Bong Joon-ho, de ser vetado en Surcorea a conquistar el Óscar

Con varios éxitos de crítica y taquilla a sus espaldas, como Memories of Murder y The Host, el cineasta de 50 años es una de las caras más conocidas de su país.
martes, 11 de febrero de 2020 · 00:04

 Agencias  / La Paz

El cineasta surcoreano Bong Joon-ho, quien fue vetado por la expresidente de su país, llegó a la cumbre de su carrera el domingo al llevarse el Óscar a Mejor Película por Parásitos, con lo que marca un antes y un después en la historia de los Premios de la Academia que por primera vez entrega el mayor reconocimiento a una cinta en un idioma diferente del inglés.

Con varios éxitos de crítica y taquilla a sus espaldas, Bong, de 50 años, es una de las caras más conocidas de Corea del Sur, se ha hecho acreedor de múltiples premios en casa y  las cuatro estatuillas del domingo le aseguran un lugar único en la historia cinematográfica mundial.

Parásitos ganó también los Oscar a mejor director, Mejor Película Internacional y Mejor Guion Original, después de alzar la Palma de Oro en Cannes y un Globo de Oro también a Mejor Película Extranjera. La cinta se estrena el jueves en salas de cine de Bolivia.

  Élite artística

Bong nació en Seúl en una elitesca familia vinculada al arte. Su abuelo materno fue un novelista de renombre, mientras que su padre, ya fallecido, y todos sus hermanos son profesores universitarios en campos como la moda y las bellas artes. Estudió sociología en la prestigiosa Universidad Yonsei.

Una vez comparado por Quentin Tarantino con “Steven Spielberg en su mejor momento”, Bong perteneció a una de las primeras oleadas de cineastas surcoreanos en florecer después de la democratización total del país a fines de la década de 1980, que abrió la puerta a un renacimiento cultural, según publicó AFP.

A lo largo de su carrera, a menudo ha abordado temas oscuros y difíciles, incluidos el crimen violento, la opresión sistemática y la crisis climática.

Sus opiniones políticas le llevaron a estar incluido en la lista secreta de artistas vetados por el anterior gobierno conservador de Corea del Sur, presidido por la ahora destituida Park Geun-hye. “Me gusta enterrar mis comentarios políticos y sociales aquí y allá dentro de un filme”, dijo, citado por  el sitio especializado IMDb.

Según informaciones de prensa, participó en protestas callejeras como estudiante de Yonsei durante el movimiento prodemocrático del país en la década de 1980.

Su Memories of Murder, una cinta de 2003 que trata de asesinatos en serie de la vida real que sacudieron al país en la década de 1980, fue vista como una metáfora de una sociedad represiva producto del gobierno militar, de acuerdo al reporte de AFP.

Le siguió el rotundo éxito de taquilla de 2006, The Host, en el que retrata a un gobierno incompetente que se ve indefenso tras un desastre. En 2014, se trazaron paralelismos entre este filme y el hundimiento del ferry de Seúl en el que murieron 300 personas, en su mayoría escolares.

 Su película Snowpiercer (2013) describió un futuro distópico en el que los últimos humanos en la Tierra, que sobrevivieron a un intento fallido de detener el calentamiento global, viajan sin parar en un tren separado según la clase, y las revueltas que estallan en los vagones de la clase baja.

Tilda Swinton, que actuó en Snowpiercer, también protagonizó su aventura de ciencia ficción Okja (2017), producida por Netflix, sobre una chica de campo que intenta salvar a una bestia genéticamente modificada de una codiciosa empresa multinacional. La cinta no pudo aspirar a  Cannes, pero suscitó importantes debates sobre la cría industrial y la explotación animal.

 

Phoenix: un pedido de cambio y el recuerdo de su hermano

Joaquin Phoenix se llevó  el  domingo el Óscar a mejor actor por su aclamado papel como el villano Joker, con el que arrasó durante toda la temporada de premios. Ofreció el discurso más reivindicativo y comprometido de la noche. 

“Estoy tan lleno de gratitud en este momento y no me siento por encima de ninguno de mis compañeros nominados o de nadie en esta sala, porque compartimos el mismo amor, el amor por el cine y esta forma de expresión me ha dado la vida más extraordinaria, no sé qué sería de mí sin ella”, dijo al recibir la estatuilla.

“Al  hablar de desigualdad de género, de racismo, de derechos para el colectivo LGBT, de los derechos de los indígenas, de los derechos de los animales, estamos hablando de la lucha contra la injusticia”, agregó.

“Los seres humanos en nuestros mejores momentos podemos ser creativos e imaginativos, podemos desarrollar y fomentar sistemas de cambio que beneficien a todos y al medio ambiente”, dijo y finalizó  citando a su hermano, el fallecido River Phoenix.

 

 

13

Otras Noticias