Hasta Bs 12.000 para llegar a los pies de la “mamita Candila”

Un traje de Ñaupa Chola cuesta 10.000 bolivianos y el de un caporal en San Simón, 2.980.
lunes, 17 de febrero de 2020 · 00:04

Madeleyne Aguilar A / La Paz

“El año pasado la hija de una amiga entró como figura y el traje le costó 10.000 bolivianos. Era todo hecho de lana  de alpaca y se veía muy lindo”, cuenta Zulema Téllez, que baila como  Ñaupa Chola  en la Morenada Cocanis, hace 26 años. 

Ella paga un precio similar cada año para renovar su traje. Además, las cuotas para participar  en el Carnaval y las fiestas van  de 2.000 a 3.500 bolivianos.

El pago por el  traje, los accesorios, las cuotas y  transporte  dan un total de más de  12.000 bolivianos.   La  morenada es una de las danzas más costosas del Carnaval de Oruro.  

Hay trajes más económicos y   algunos fraternos prefieren rentar. Eso no pasa  en el   grupo Whipala, del que Téllez es parte. Ellas “jamás rentan”. 

Es más, complementan el traje con mantas de vicuña de 3.000 bolivianos y auténticas joyas que cuestan más de 1.000 bolivianos. 

El motivo para invertir ese dinero es la devoción, confiesa Téllez  y cuenta  que cada año, a pesar de las adversidades personales, ella siempre logró bailar. 

Otra danza que demanda una fuerte inversión es el caporal. Freddy Oporto, coordinador general de los Caporales Enaf de La Paz, explica que para ser parte del grupo los interesados deben postularse y dar un examen.

“Quienes mejor de desenvuelven entran al conjunto. A partir de ese momento comienza su preparación para el Carnaval”, comenta Oporto. El pago para   postular es 200 bolivianos,  pero no asegura que los acepten. 

Bailarinas  de la fila Wiphala de la Morenada Cocanis
Foto: Cortesía de Zulema Tellez

Si aprueban la evaluación, deben pagar otra cuota que cubre el costo de la banda. En el caso de Enaf es Pendex. Los contratan para el primer y segundo convite, el Carnaval y tres fiestas. Hay otros músicos para los ensayos. 

Ese pago también incluye los viajes al primer y segundo convite y el hospedaje para esas ocasiones. Sin embargo, no incluye los días de Carnaval. Entonces, cada persona debe prever cómo llegar a la Capital del folklore. 

Enaf, el bloque de La Paz tiene  260 bailarines. Los nuevos integrantes tienen un gasto adicional de 300 bolivianos, por la polera de postulante.

Todo esos montos suben los costos por participar. Sin embargo, Oporto asegura que otras fraternidades de caporal son más caras. “En San Simón cobran 500 bolivianos para el examen y los nuevos  deben pagar 7.000 bolivianos de cuota”, señala.

Página Siete consultó al encargado de hacienda  de San Simón, pero no quiso dar detalles económicos. Un bailarín que reside en La Paz señaló que  “el traje le costó 2.500 bolivianos y las botas, 480”. La cuota que pagó por participar fue de 6.500 bolivianos.

Esta fraternidad  también acepta grupos  del exterior. Ellos pagan 50 dólares   por la membresía (350 bolivianos), o más, dependiendo del bloque.

“Los trajes varían cada año, pero es entre 300 a 380 dólares (2.660 bolivianos). Después, para bailar la cuota está entre  400 y 500 dólares (3.500 bolivianos). Incluye acceso a las fiestas”, explicó  Yesenia Jaimes. 

Ella vive en Estados Unidos y pertenece en la Filial New England del Bloque Cochabamba. 

Para  los participantes hay  dos tipos de motivación:  la adoración a la  Virgen del Socavón y  el gusto por bailar en un grupo.

“Formé mi familia al interior de este grupo. Ahí conocí a mi esposa. Me casé y tuvimos hijos. Este año ellos ya se casaron”, cuenta Oporto, que ya baila por 33 años seguidos.

Además de las cuotas de baile, los que visitan Oruro deben invertir en hospedaje, comida y transporte. Si desean descansar en un hotel de cinco estrellas , el costo puede superar los 1.000 dólares (7.000 bolivianos) por las tres noches de festividad. 

Sin embargo, la gran parte de los participantes del Carnaval buscan opciones más económicas. Rentan  un departamento o un cuarto y lo comparten. Duermen sobre colchones.

 María Chávez luce con elegancia el traje de llamerada.
Foto: Cortesía Llameros San Andrés

El requisito para bailar, la devoción

En fraternidades como la Diablada Ferroviaria y los Llameros San Andrés la devoción es el principal requisito para participar. Eso motiva  el esfuerzo  económico, físico y de tiempo.

“Deben ser fieles devotos de la Virgen del Socavón. Todo es por fe”, recalca Emilio Castillo, responsable de redes sociales y comunicación de la Diablada Ferroviaria. Él bailó 15 años motivado por su fe en la “Mamita del Carnaval”.

Esa fe hace que decenas de nuevos bailarines ensayen desde noviembre. Luego, en Carnaval, en tres días de bailes, demuestran lo aprendido. Los  Llameros San Andrés enseñan los pasos gratis. “Luego se ve si han aprendido, si saben las canciones. Porque se debe cantar y hay una entrevista”, detalla Víctor Téllez,  presidente de ese grupo.

Asegura que evalúan el entusiasmo, motivado por la devoción. La etapa de preparación también se inicia en noviembre. Sin embargo, en 2019 se retrasó por los conflictos sociales.

Un diablo  imponente danza en la festividad orureña.
Foto: Emilio Huascar

Traje de diablo cuesta Bs 5.000 y de llamero, 1.500

Los trajes de diablada cuestan entre 3.500 y 4.000 bolivianos, lo que incluye la pechera, pañuelos, peluca, el polerón, las botas y otros artefactos para el cuerpo. La careta se vende aparte, a  1.000  o 1.500.

Algunas personas prefieren alquilar. Los costos por renta  van  de  600 a 800 bolivianos. Así se visten para la fiesta los más de 500 bailarines.

Para la diablada también se debe comprar ropa de ensayo, que cuesta aproximadamente 200 bolivianos. A eso se agrega la cuota principal.

“El monto depende   del bloque. En la tropa mayor de diablos se paga entre 1.600 y 1.800 bolivianos”, detalla el coordinador, Emilio Castillo.

En el caso de la llamerada, la cuota para varones es de 1.500 bolivianos, mientras que de las mujeres es  2.000.

“La pollera, la blusa bordada, los aretes incrementan el costo”, detalla Téllez.

El presidente de la  Llamarada San Andrés recalca que la cuota, además del traje, cubre los costos de banda. Este año participarán con la “Espectacular 5mentarios”, especialista en llameradas.

Invierte Bs 3 MM 

  • Presupuesto En la Secretaría Municipal de Cultura, la unidad de Gestión de Carnaval destina tres millones de bolivinos para mejorar la infraestructura, accesos, elementos culturales, decoración, mantenimiento y promoción.
  • Sin auspiciadores La secretaria de Cultura, Sobeida Peredo, resaltó que el gobierno municipal de Oruro “no tiene auspiciadores del Carnaval”,  tampoco los tuvo en años anteriores . Señaló que el apoyo de la Cervecería es para la Asociación de Conjuntos del Folklore.
4
45