La eterna productora debuta en la dirección con dos cintas

Prepara su estreno como directora con un documental basado en la historia de su padre y una ficción sobre las necesidades de migración en Latinoamérica.
martes, 18 de febrero de 2020 · 00:04

Paz Monasterios  / La Paz

Tras 27 años   en el asiento de productora ejecutiva, Viviana Saavedra se lanza a la dirección con dos proyectos muy personales bajo el brazo: un documental que conmemora el trabajo de su padre en Toro Toro (Potosí) y una ficción que  refleja el dilema de muchos latinoamericanos antes de embarcarse en su emigración. “Yo nunca quise dirigir, pero en estos proyectos sentí una necesidad de hacerlo”, confesó. 

El primer germen de dirección lo vivió  en Cuando los hombres quedan solos, una cinta grabada en 2015 que tuvo un traspié cuando el director, Fernando Martínez, murió en un accidente al poco tiempo de terminar el rodaje. Fue en ese momento en el que Saavedra se puso al volante y realizó todas las tareas de montaje. “Ahí sentí que tenía la capacidad de lanzarme a la dirección, pero nunca fue mi sueño. Para mí fue todo un reto”, confesó.

Tras las huellas de un dinosaurio es el documental que prepara y nació  como homenaje al trabajo de su padre, Henry Saavedra.  “Es una historia muy personal que cuenta el descubrimiento de las primeras huellas de dinosaurios en Toro Toro, pero a la vez cuenta el reencuentro entre una hija y su padre”, adelantó. “Es mi historia y la  de mi padre, es quien descubrió Toro Toro, algo que casi nadie sabe”, resaltó. 

De hecho, su padre aún estaba vivo cuando empezó el rodaje, en 2015, una experiencia que la cineasta recuerda como “maravillosa hasta las lágrimas”. 

“La película refleja la situación de muchos  bolivianos que no son reconocidos  por su  trabajo. Pero más allá de ser un documental de denuncia es  sobre el encuentro. Espero que los  bolivianos puedan  valorar los escenarios, los lugares, las huellas, las cavernas, las pinturas. Es un encuentro entre yo y  mi padre, y entre los bolivianos con sus dinosaurios”, detalló.

En esta ocasión, Saavedra comparte el rol de directora junto con el cineasta Daniel Moya, mientras deja la producción a cargo de Rodrigo Quiroga y la empresa Tres Tribus.  

 El Rumbo, por su parte, supone su ópera prima  como directora en solitario, y su primer proyecto de ficción. “Es una película que nace a partir de los viajes y las sensaciones de migración”, reveló. “Me preocupa mucho saber por qué la gente se quiere ir, por qué ve que en Bolivia no tiene las condiciones para ejercer ni para crecer. (...) Todos nos hemos preguntado en algún momento qué sería de nuestras vidas si hubiéramos tomado la decisión de irnos o de no volver”, sostuvo. 

En concreto, la película cuenta la historia de un grupo de personas que viajan en camión desde Colombia hasta Bolivia para poder tomar esos últimos vuelos a Europa antes de que se imponga  la visa para ir a ese continente.

“La película tiene las historias de quienes tienen esa necesidad de irse y a la vez no saben qué decidir”, reveló. “Es una película sobre fijar el rumbo de sus vidas y cómo ciertas decisiones que tomamos en cierto momento transforman nuestras vidas”. 

Este proyecto nació en la mente de la propia Saavedra, que escribió el primer borrador de guion, que fue pulido, más tarde, por un guionista español. 

Actualmente, se encuentran a la espera de fondos de producción, y en caso de conseguirlos, esperan poder  empezar a rodar la cinta a fin de año. Preferentemente con un equipo mayoritariamente femenino. 

“En Bolivia tenemos gente muy talentosa, lastimosamente muy pocas son mujeres”, subrayó la cineasta. “Creo que se trata de ir dando oportunidades a gente nueva. Es un reto, pero siento que en algún momento la vida me dio una oportunidad, y yo quisiera dar  una oportunidad a otra gente”, agregó.  

Sobre la experiencia en dirección, Saavedra la describió como “una terapia permanente”. Y si bien no descarta volver a asumir ese rol  en el futuro, tiene su objetivo centrado en continuar su papel de productora. 

“Me encanta la producción y creo que no la voy a dejar nunca”, admitió. “Es lindo experimentar y el poder ejercer como realizadora fue  una forma de completarme. Son momentos y me gusta haber tenido la oportunidad de probar”, añadió.

 

La trayectoria  de Viviana   Saavedra 

  • Producen Bolivia Es una productora creada en 2000, en la que Saavedra es gerente general. Ayudó a producir varias películas y documentales bolivianos,  entre las que destacan  América Tiene Alma (2009), ¿Por qué quebró McDonald’s en Bolivia? (2011) y  Cuando los hombres quedan solos (2019).
  •  Bolivia Lab  Es un espacio de formación iberoamericano creado en 2009. Tiene como objetivo desarrollar proyectos audiovisuales de artistas emergentes y fomentar la cooperación entre países del continente. Entre las películas que han pasado por sus laboratorios se encuentran Boquerón (Bolivia, 2015), Familia por encargo (Argentina, 2016),  El despertar de las hormigas (Costa Rica, 2019) y La mala noche (Ecuador-México, 2018). Saavedra es la directora.