Satori recupera su pasión en Para no olvidar el camino

El fotógrafo se estrena en el Espacio Patiño con su exposición más grande y personal.
viernes, 28 de febrero de 2020 · 00:04

Paz Monasterios  / La Paz

Cuando un artista empieza a resaltar en su oficio, no puede evitar sentir la presión. Poco a poco el trabajo y la rutina pueden desequilibrar la balanza y debilitar la emoción inicial. Eso es lo que le pasó a Wilfredo Limachi Mamani, el fotógrafo paceño, mejor conocido como Satori Gigie, que después de publicar una fotografía en 2014, en la que retrató a su madre “llevando” al Illimani en su carretilla, inició una carrera artística que le cambió la vida.

  En la imagen, Te protegen siempre, se ve a una señora que observa el paisaje desde un mirador.

“En ese momento pensaba que había una barrera en La Paz. Me sentía limitado a ingresar a algunos espacios de la ciudad, como cafés o restaurantes, porque sentía que no pertenecía a ese mundo”, recordó el artista de 32 años. “La experiencia desde que publiqué esa foto me ayudó a romper con esas estructuras mentales que tenía  por la discriminación y el racismo que veo a diario. La fotografía me abrió un mundo”, apuntó. 

Durante algunos años Satori ejerció como fotógrafo profesional, pero el desgaste de la rutina le supuso un dilema. “Llegué a cansarme. Salía a la calle y me encontraba pensando encuadres para todas las personas; subía fotos a las redes sociales por el simple hecho de publicar, y todo eso me preocupó”, admitió Satori.

El retrato de  Valentina Mamani es la foto que lanzó la carrera del artista,  en 2014.

Desde 2017 el paceño decidió alejarse de la fotografía como  “oficio” y recuperarla  como su “pasión”. Por eso, este  5 de marzo presentará una muestra de más de 30 obras en  el Espacio Simón I. Patiño. “Es mi exposición más grande y es la primera en un espacio artístico consolidado. Es el golpe final contra mis estructuras mentales”, insistió.  

La propuesta se llama Para no olvidar el camino y cuenta con la actriz  y productora de teatro Marta Monzón como curadora. “Mis fotografías siempre representan al barrio, a la gente que trabaja ahí, los paisajes, los animales con los que me topo a diario. Todo lo que forma parte de mi vida y mi personalidad”, describió. “Intento captar momentos positivos, porque creo que si un joven de la zona Sur puede apreciar a una mujer de pollera de El Alto sonriendo, y viceversa, esas energías se fusionan, se transmiten y pueden construir”, añadió. 

  Algodones de cielo.

La exposición estará abierta  del 5 al 20 de marzo y Satori planea llevarla a los barrios de La Paz. “Quiero que los jóvenes  se den cuenta de que las cosas son posibles si uno pone empeño. (...)  Creo que mi trabajo puede inspirarlos a romper sus propios esquemas”, finalizó.

 Tunkuña corriendo hasta la casa, muestra a dos jóvenes jugando en la calle.

 

12
1