Tras 45 años, el país salda su deuda con Alandia Pantoja

Los restos del pintor potosino yacen desde ayer en el Museo de la Revolución       Nacional (Miraflores), junto a dos de los murales más icónicos de su carrera.
viernes, 13 de marzo de 2020 · 00:04

Paz Monasterios  / La Paz

Bajo las figuras de colores que un día plasmó en un mural y rodeado de fotos familiares monocromáticas y réplicas de trabajos que resumen su carrera, los restos de Miguel Alandia Pantoja (1914-1975)  fueron homenajeados    ayer en el Museo de la Revolución Nacional. Sin lágrimas esta vez, sino con la abrumadora seguridad de que su mortalidad no acabó con su arte, sino que al contrario, está más vivo que nunca. 

 “Creemos que había una deuda histórica para darle un justo reconocimiento”, afirmó Andrés Zaratti, secretario municipal de Culturas. “Estamos contentos de  que sus restos estén en un espacio que haga honor a todo lo que él significó,  no sólo en lo  artístico, sino también en lo  político,  social y personal”, añadió.

Y es que el lugar  elegido para cobijar su memoria es especialmente significativo para la historia del pintor, ya que alberga el  mural que realizó en 1964,   Lucha del pueblo por su liberación, reforma educativa y voto universal.

El ingreso  al Museo de la Revolución, en la plaza Villarroel.
Fotos: Carlos Sánchez / Página Siete

 “Son los murales más grandes y emblemáticos de Alandia Pantoja”, apuntó  el investigador Carlos Cordero, quien lleva más de 30 años estudiando la vida y trabajo del artista. “Mientras unos reivindicaban la violencia y la revolución, él era un visionario que, en los años  60, reivindicaba a la mujer, al conocimiento, la paz y la fraternidad”, explicó.

 Gustavo Viscarra, sobrino y representante del pintor, fue de los pocos familiares que pudieron asistir a la ceremonia. “Me siento completamente orgulloso, en nombre de toda la familia porque recién estamos cumpliendo con un justo reconocimiento y homenaje a Alandia Pantoja”, manifestó Viscarra, quien además hizo mucho énfasis en la necesidad de un espacio público  donde puedan exponerse todas las obras del artista  en conjunto, consciente de que el pintor no hizo sus obras para una galería o un coleccionista, sino para la gente.

  “Las obras no están en venta, han sido ofrecidas a instituciones que se comprometan a mantener la obra junta, porque lo que menos quiere su hijo, Miguel, es que su legado se disperse y desaparezca de la historia de Bolivia”, sostuvo Viscarra. “El costo no es significativo, pero el valor es inmenso”, agregó.

Orlando  Gutiérrez, secretario ejecutivo de FSTMB.

Paralelamente a este acto de homenaje, anoche se llevó a cabo la inauguración de una exposición en el Museo Tambo Quirquincho. En total se presentan  155 obras inéditas del potosino que estarán disponibles para el público durante un mes.

Además, en  los primeros tres días de exposición (desde hoy hasta el domingo)  se llevará a cabo la jornada “Un día con Miguel Alandia Pantoja”, la cual incluirá visitas guiadas a través de la exhibición para entender los elementos artísticos y los simbolismos del trabajo del pintor.

 

82
11