Un día con el arte rebelde del pintor Miguel Alandia Pantoja

El Museo Tambo Quirquincho ofrece visitas guiadas a través de una exposición con 155 obras inéditas del pintor, que explican su recorrido personal y profesional.
domingo, 15 de marzo de 2020 · 00:04

Paz Monasterios  / La Paz

Tuvieron que pasar 45 años de la muerte de Miguel Alandia Pantoja para que el pintor potosino reciba un justo homenaje por su legado artístico y social. Casi cinco décadas en las que muchas de sus obras fueron ocultadas o destruidas por los sucesivos gobiernos militares, en un intento por enterrar su carrera y memoria.

Pero Bolivia no dejó que fuera olvidado y ahora el Museo Tambo Quirquincho alberga una muestra de 155 obras inéditas del artista,  que recorre gran parte de su trayectoria  y deja ver cómo los sucesos en su vida impactaron su obra pictórica.

“Muchas de las personas no conocen quién ha sido o lo que ha hecho el señor Alandia Pantoja y por eso queremos rescatarlo desde un punto de vista artístico y humano”, detalló Vania Coronado, jefa de la Unidad de Museos Municipales. “Estamos tratando de reivindicar su memoria,  porque es un referente de la historia del arte nacional”, agregó. 

Nacido el 27 de marzo de 1914 en el centro minero de Catavi, en el norte de Potosí, Alandia Pantoja mostró un interés por el arte desde muy joven. Imposibilitado de asistir a una escuela especializada, el potosino fue un artista autodidacta que mezcló la pintura con materiales inusuales, como arena y aserrín, para crear sus propias técnicas. Esta exhibición muestra tanto sus diferencias en materiales y técnicas  como las cuatro facetas  por las que atravesó su carrera.

Bocetos  de los murales pintados por Alandia Pantoja.
Fotos: Marco Aguilar /Pagina Siete

La Guerra del Chaco

El conflicto bélico entre Bolivia y Paraguay (1932 - 1935) supuso un fuerte revés para el pintor, quien no solo perdió a su hermano Edmundo, sino que tuvo que pasar por la experiencia de ser prisionero. Si bien Alandia Pantoja pudo sobrevivir a ambos sucesos, la tristeza que lo embargaba era palpable en las obras que realizó poco después. 

“Su trabajo artístico durante la posguerra fue importante para que el pintor refleje sus ideales a través del color, el uso exagerado del negro, los altos contrastes y las imágenes dantescas (de espanto) como se denotan en parte de su experiencia sobre la guerra”, explicó Javier del Carpio, del colectivo artístico Cementerio de Elefantes.   

Parte de la exposición  en el Museo Tambo Quirquincho.

Etapa indigenista

Influenciado por los abusos que sufría la población indígena, Alandia Pantoja pasó por una etapa en la que retrataba paisajes del altiplano y personajes andinos. A su vez, su militancia en el Partido Obrero Revolucionario lo llevó a visitar varias minas, algo que también reflejó en su pintura. 

Fue en este periodo en el que pintó  Dictadura capitalista y último acto,  una obra que a lo largo de ocho metros cuadrados  expone diferentes escenarios de la realidad social de la época.

Son 155  las obras inéditas que se exhiben en la muestra.

Muralismo rebelde

El periodo entre los años 1952 a 1966 se caracteriza por la fuerte influencia que tuvo el muralismo mexicano sobre el artista potosino. De ahí  la vena social y la rebeldía estética del arte de Alandia.

Entre sus obras más destacadas se encuentran Historia del parlamento, mural ubicado en el Palacio Legislativo; Historia de la medicina, en el Hospital Obrero de la ciudad de La Paz;   y Lucha del pueblo por su liberación, reforma educativa y voto universal, en el Museo de la Revolución Nacional, en la plaza Villarroel. Allí,  desde el pasado jueves, descansan también   los restos del pintor.

Después que Alandia terminó ese mural, en 1964,  René Barrientos realizó un golpe de Estado, lo que forzó al artista a pedir asilo, primero en Chile y después en Perú. Nunca dejó de pintar.  

En sus últimos trabajos se pueden apreciar tanto personajes del Carnaval boliviano, como figuras de personas esqueléticas, que suponen una denuncia sobre la situación social del país. 

Pero quizás la parte más llamativa de la muestra es la recreación del taller del artista. Un pequeño cuarto, en el que reinan pinceles y pinturas, junto a  sus piezas inacabadas. En la parte de atrás se reconocen bocetos de  murales, al igual que prendas de vestir que el potosino utilizaba durante sus sesiones de pintura. Un escenario presentado bajo la mirada del propio Alandia Pantoja, quien a través de una sombra  hace sentir su presencia.

Hoy es el último día de las visitas guiadas  (de 9:00 a 13:00), pero la exposición estará en el Tambo Quirquincho durante  un mes.

Miguel Alandia Pantoja retratado en su  juventud.

Alandia  Pantoja

  • Vida Miguel Alandia Pantoja nació el 27 de marzo de 1914 en el centro minero de Catavi, en el norte de Potosí. Falleció el  2 de octubre de 1975, en Lima, Perú. 
  • Estudios  Fue autodidacta y creó su propia técnica de pintura. 
  • Especialidad  El artista es especialmente conocido por sus murales. 
  • Militancia  Fue parte del Partido Obrero Revolucionario.
6
1