Boliviano por decisión, Bacardit murió junto al pueblo que cuidó

El sacerdote nacido en España vivió 65 años en Bolivia dedicado a los más vulnerables. En 2016 recibió el Cóndor de los Andes por su aporte a la democracia.
jueves, 21 de mayo de 2020 · 00:58

Página Siete/  La Paz 

Los habitantes de Charagua lo recuerdan aflable y sereno en las tardes calurosas de la plaza, pero el padre Mauricio Bacardit Busquet fue   un luchador incansable por los derechos de los campesinos y sectores vulnerables. Fue además un filósofo y teólogo galardonado con el Cóndor de los Andes que dejó un importante legado espiritual y académico al país que tanto quiso. 

 El padre Mauricio Bacardit Busquet S.J. falleció ayer martes 20 de mayo en la ciudad de Santa Cruz a causa de un ataque cardico. Tenía 84 años, 65 de los cuales los dedicó  a Bolivia.  

“Fue considerado como servidor de la gente por su compromiso en la lucha por el reconocimiento de los derechos de los movimientos sociales más excluidos”, dice el comunicado de la  Compañía de Jesús en Bolivia que oficializó la triste noticia.

Nacido en la ciudad española de Manresa, en Barcelona,  en 1936,  Busquet llegó a Bolivia en 1955. Tenía 19 años, estudios en humanidades y filosofía y la decisión de ingresar a la Compañía de Jesús, que ya tenía  vínculos estrechos con las organizaciones obreras y campesinas.

Se ordenó sacerdote en junio de 1968 y comenzó a trabajar como profesor de secundaria en el colegio Sagrado Corazón de Sucre. Allí vivió 27 años, en contacto permanente con comunidades campesinas de Chuquisaca.


 En la década del 70 se especializó en el método psicosicoal de Paulo Freire para la educación de adultos, en Santiago de Chile. En esa época se concentró en el trabajo con el campesinado  desde el Instituto de Promoción Campesina de ACLO donde aportó con innovadores programas de alfabetización y educación popular, refiere un comunicado de la Arquidiosesis de Santa Cruz.

“Desde ese escenario se sumó a la resistencia a las dictaduras y contribuyó en las luchas populares por la recuperación de la democracia desde un perfil bajo, pero con gran  incidencia en los círculos del poder”, añade.

También trabajó en la Pastoral Social Cáritas de Santa Cruz, fue secretario de la Pastoral Social en La Paz hasta 2009 y fue  durante una década  sacerdote de la parroquia  San Miguel Arcángel   de Charagua. Los últimos dos años fue  Vicario  de la Parroquia,  El Sagrario “La Merced” de Santa Cruz. 

Todo ese tiempo estuvo dedicado a la actividad académica, la educación y el compromiso con los pobres. En 2016, el padre Bacardit recibió la máxima condecoración del país, la medalla del Cóndor de Los Andes, por su compromiso con la democracia. 

Entonces se definió como un “servidor de la gente pobre”: “Por el bien de nuestras mayoría postergadas y marginadas esta condecoración no creo que tiene que ser para mí, tiene que ser para toda la gente pobre de nuestra querida Bolivia”, dijo.

El año pasado, en el 65 aniversario de su ordenación como sacerdote, ratificó su vocación:  “ Quiero agradecer a Dios que me ha llevado por este camino, un camino no para ganar dineros, sino para servir a la gente pobre - sostuvo- Espero dejar mis huesos aquí, por esta Bolivia que espera mejores días”.

Los restos  del padre Mauricio Bacardit serán enterrados en el mausoleo de los Jesuitas en el Cementerio General de Santa Cruz. Ese fue su deseo.

 

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

120