Mariaca: Los últimos años hubo manejo ideológico y hasta partidista de la FCBCB

El vocero de la FCBCB habla de la reestructuración de la institución. Ante las críticas por el cambio de los directores del Musef y del MNA, dice que allí hubo problemas administrativos y anuncia auditorías.
lunes, 29 de junio de 2020 · 00:04

Liliana Carrillo V.  / La Paz

La Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia lleva adelante una reestructuración que incluye cambio de directores de repositorios. “Porque hubo algunos problemas administrativos, habrá que iniciar procesos  o realizar auditorías especiales a quienes resultaran responsables de aquello (aún si tramitan cartas de apoyo con las que intentan encubrir sus deslices)”, sostiene el presidente de la FCBCB, Guillermo Mariaca.

La decisión de relevar de sus cargos a tres directores de repositorios ha levantado críticas de algunos sectores a la nueva gestión de la FCBCB, posesionada en abril pasado. Circulan cartas de apoyo y peticiones  para la ratificación de Elvira Espejo, que dirigió el Museo de Etnografía y Folklore (Musef) durante siete años, y para Max Hinderer, que estuvo a la cabeza del Museo Nacional de Arte (MNA) por poco más de un año. 

Sobre esos cuestionamientos y la reestructuración de la entidad que custodia los repositorios , Página Siete envió al presidente de la  FCBCB un cuestionario con las siguientes preguntas: 1. Ha oficializado una reestructuración de la FCBCB que incluye  nuevo organigrama,  cambio de directores e incluso de nombres de los repositorios por Casas de las Artes, ¿qué  otras modificaciones están en marcha? 

2. El anuncio de la salida de Elvira Espejo de la dirección del Musef y de Max Hinderer del MNA ha levantado críticas e incluso solicitudes para su permanencia. ¿Cuáles son las razones de su cambio?

 3. Hay críticas en torno a un supuesto retorno a cánones tradicionales de la Cultura (hay intelectuales pero no tejedores en el Consejo, por ejemplo). ¿Cuáles son los parámetros para nombrar a los directores de repositorios? 

 4. ¿Su gestión y la de su Consejo -nombrado durante el Gobierno transitorio- es también transitoria? ¿La reestructuración  será sostenible a futuro?

 5. Uno de los cuestionamientos fue la dependencia de la FCBCB al Gobierno de turno. Esta gestión tres consejeros - usted, Gabriel Chávez y Leonardo Mamani Siñani- fueron nombrados por la exministra Martha Yujra. ¿Deben representar al ministerio en la FCBCB?  

6. El Gobierno ha eliminado el Ministerio de Culturas cuando artistas de todo el país piden apoyo ante la crisis  y no reciben respuestas. ¿Qué posición tiene la FCBCB al respecto? 

7. Hay instituciones culturales como la Biblioteca del Bicentenario (BBB) o el Programa de Intervenciones Urbanas (PIU) que dependen de otras instancias de Gobierno. ¿Considera la reestructuración de la FCBCB concentrar esas unidades?

 8. La gestión de Cergio Prudencio tuvo una serie de denuncias, desde adjudicaciones irregulares hasta mal uso de instalaciones de repositorio. ¿Se está auditando la gestión pasada?

La respuesta de Guillerno Mariaca es un texto extenso que aborda varios de los puntos del cuestionario pero no todos. No es explícita, por ejemplo, en las razones de los relevamientos de los directores del Musef y del MNA.

La respuesta de Mariaca

“En primer lugar, es importante recordar que la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia no es una repartición gubernamental. Nació como una institución de Estado, gracias a la visión de Gunnar Mendoza y Armando Alba, y sus actuales consejeros estamos comprometidos con la recuperación de esa cualidad, que se diluyó en los últimos años por un manejo ideológico e incluso partidista de algunos aspectos de la vida institucional. Es cuando menos paradójico que algunas voces nos asignen un lugar transitorio confesando, de esta manera, que conciben a la FC como una institución dependiente de un partido porque para ellos eso era natural y debería seguir siendo así. Felizmente, no es así y no será así. La FC, reitero, es una institución de Estado, no de gobierno y menos partidaria.

Precisamente por esta razón, esta gestión no caerá en una actitud ni en una conducta mezquina con los aportes acumulados durante los 25 años de existencia de la FC. Aquello que debe reconocerse, deberá continuarse. Aquello que se hizo de manera insuficiente habrá que completarlo. Aquello que se hizo mal habrá que corregirlo. Finalmente, porque hubo algunos problemas administrativos, habrá que iniciar procesos administrativos o realizar auditorías especiales a quienes resultaren responsables de aquello (aún si tramitan cartas de apoyo con las que intentan encubrir sus deslices).

En el contexto antes señalado, estamos construyendo una visión estratégica que recupere la esencia y propósito originales de la Fundación, proyectándolos a la vez hacia el Bicentenario desde la realidad actual de las culturas en el país.  Ello no sólo es necesario sino que además corresponde al actual Consejo y consiste en una de sus dos responsabilidades fundamentales: preparar y aprobar el Plan Estratégico Institucional (PEI) 2020-2025.

El PEI anterior, elaborado hace más de un lustro, tenía aspectos positivos aunque también condicionamientos ideológicos evidentes. La vigencia de ese plan quinquenal concluyó y la institución venía funcionando desde mediados del año pasado solamente con algunos lineamientos estratégicos, pero no con un horizonte definido. 

Mariaca   en una reunión con la ahora exministra Yujra.

Una mirada de largo alcance, entonces, resulta indispensable, puesto que el país necesita políticas culturales que vayan más allá de la circunstancia, aunque en este preciso momento, en paralelo, nuestra otra prioridad, además de garantizar la institucionalidad de la Fundación, sus repositorios y centros, es fortalecer y dinamizar las intervenciones culturales de éstos, más necesarios que nunca en la emergencia sanitaria, considerando sus repercusiones en la economía y en la propia existencia del sector artístico.

Complementariamente, por ejemplo, consideramos adecuado que iniciativas de importancia como la BBB o el PIU pasen a ser administradas por la FC porque forman parte de nuestra vocación. La publicación de nuestro patrimonio intelectual o la promoción y fomento de las artes son componentes sustantivos de esta institución cultural.

En adelante, creemos que además de custodiar la memoria nacional en nuestros repositorios, que es nuestra primera vocación, la Fundación debe asumir una segunda vocación, que es la de gestionar e impulsar la cultura viva del país en nuestras Casas de las Artes, como se llamarán los centros culturales de La Paz, Santa Cruz y Sucre (y que ojalá también existan más adelante en otras ciudades), siempre con miras al Bicentenario, considerado como un horizonte de nuestra labor en los próximos años. En las Casas de las Artes radicará nuestro enlace de fondo con las culturas vivas y las artes y, por consiguiente, nuestra respuesta a los actores culturales y artísticos de nuestro país.

Por ello, estamos trabajando en los nuevos Estatutos de la Fundación, que al igual que el nuevo organigrama y otras nuevas normas internas de la institución y sus repositorios, aspiran a darle relevancia al área sustantiva: la gestión cultural y patrimonial, que apoyada por el área administrativa, debe estar al servicio de la cultura y no viceversa, como venía sucediendo. 

En todo caso, el actual Consejo está conformado por personas del ámbito de la cultura con una amplia trayectoria, con una visión amplia, pluralista y sin filiación partidaria, designadas por un quinquenio y con perspectiva de Estado, ya que las personas podemos llegar y pasar, pero no se puede hacer estrategias y políticas culturales de largo alcance en función a individuos, partidos o ideologías. En este Consejo no caben las perspectivas elitistas, dogmáticas o populistas, como sucedió en varios momentos del pasado. Tampoco los complejos generados por anacrónicos traumas de culpas que habría que purgar. El Consejo hará su trabajo orientado por el mejor interés de nuestro patrimonio y de nuestra cultura viva y serán los resultados los que probarán nuestro compromiso.

Finalmente, estamos conversando con destacadas personalidades de la historia, el arte, la academia y la gestión cultural para invitarlas a integrar el equipo de directores, valorando su trayectoria y su experiencia. Esperamos poder anunciar pronto estas designaciones, junto a la contratación de dinámicos gestores culturales en nuestras Casas de las Artes y la propia Fundación, una vez que nuestros nuevos Estatutos estén aprobados”.

 

 Hinderer: “Íbamos bien en el Museo”

Max Hinderer fue relevado la dirección del Museo Nacional Arte. En  apoyo a su ratificación, como a la de Elvira Espejo en el Musef, hay cartas y peticiones.

“El nuevo Consejo Administrativo, con Guillermo Mariaca ahora como presidente, tuvo muy poco tiempo para poder mostrar en qué dirección se desarrollará (...) Un resultado es que se me destituye como director del MNA. Íbamos bastante bien, tenía muchos planes aún”, dijo Hinderer en entrevista con Página Siete.

  Este medio también buscó a Elvira Espejo, quien se excusó  de una entrevista sobre su destitución de la dirección del Musef.

 

Punto de vista

Juan Espinoza,  gestor cultural
FC, alejada de la dinámica cultural

La crisis de institucionalidad en la gestión cultural que vive nuestro país, no deja exenta a la FCBCB, la que en los últimos años ha estado, podríamos decir, alejada de las necesidades y dinámica de la vida cultural, de creadores y consumidores. 

Su estructuración a veces hermética o desconocida y la ausencia de estrategias de comunicación pública efectivas, hicieron que no haya una real apropiación de su potencial incidencia y de su programación en las audiencias en las ciudades donde cuenta con espacios patrimoniales y de exhibición artística y cultural. Situación que por supuesto tuvo evidentes excepciones que si fueron reconocidas, pero en mi lectura, no fue una constante institucional y fueron más fruto de las lógicas de la actividad en si misma, caso Siart. 

Otro hecho, que ejemplifica esta distancia, fue el que hace ya unos años, se dispuso de la reserva de un importante fondo, destinado a la promoción artística y cultural, la que no pudo efectivizarse por ausencia y falta de la gestión que posibilitara la normativa requerida, privando así al sector cultural de un fondo de dinamización tan demandado permanentemente. 

En otro caso, desde las articulaciones culturales demandamos que bienes inmuebles en desuso fueran destinados a espacios culturales, los que bajo concurso fueran otorgados para su administración y gestión, en calidad de comodato, a colectivos culturales. Esta gestión podría ser una acción en la que la Fundación podría tomar partido, pues hay un proyecto, espero aún vigente, de recuperación de inmuebles patrimoniales que restaurados puedan cumplir esta función, ejemplo “casa de la democracia” en La Paz.

Los cambios actuales en las direcciones y el quehacer en la Fundación creo son realizados en el momento menos adecuado, marcado por el contexto del absurdo cierre del Ministerio de Culturas y la cercanía de la transición democrática, que con certeza derivarán en modificar los rumbos institucionales del país.

 

Punto de vista

Martha monzón,  actriz, productora y gestora cultural
¿Cuál será la visión de la Fundación?

Me causa extrañeza la cantidad de medidas que se están realizando en el periodo del actual Gobierno de transición en temas relacionados a culturas y sus sectores. Un primer indicio fue en el 2019 con el desmantelamiento del PIU -Programa de Intervenciones Urbanas- y el retraso del pago a proyectos ganadores; sucedió lo mismo con los Premios Eduardo Abaroa y la no presentación de las Convocatorias 2020. En este año resaltan la eliminación del rango de Ministerio a Culturas y las recientes medidas asumidas por la Fundación del BCB. 

El caso del Ministerio de Culturas y Turismo es el más significativo, ya que un proceso tan complejo como la subversión de un ministerio a viceministerio conlleva varios meses de organización, preparación, logística y modificación legal. 

En el caso de las medidas adoptadas por la Fundación Cultural del BCB, en entrevista con Página Siete (18/06/20) el presidente de la Fundación  Guillermo Mariaca Iturri  hace referencia a estas modificaciones y cabe preguntarse: ¿por qué se destituye a tres directores de repositorios antes de haber realizado los nuevos estatutos y el PEI (Plan Estratégico Institucional) para la gestión 2020/2025? Alude también a “sin contaminación partidaria” por deducción se infiere que los directores no renovados ¿sí las tienen? ¿Cómo se explica dicha contaminación? La otra que realiza es… “le darán mayor relevancia al área sustantiva… por sobre el área administrativa… como venía sucediendo”. ¿Qué significa o implica esto? 

El Artículo 81° de la Ley N° 1670 expresa: “Créase la  Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia como persona colectiva estatal de derecho público, bajo tuición del BCB, con personalidad jurídica y patrimonio propios, con competencia administrativa, técnica y financiera, cuyo funcionamiento se regirá por las políticas culturales que emita el Poder Ejecutivo y por sus estatutos que serán aprobados por el directorio del BCB”.

Si el funcionamiento de la FCBCB se rige entre otros por las políticas culturales que emite el Poder Ejecutivo, y el Poder Ejecutivo actual ha suprimido el rango de Ministerio a Culturas, habría que preguntarse, cuál será la visión que determine la Fundación en su nueva organización, ya que podría también estar teñida de la visión política partidaria del Gobierno de transición con respecto al rol y lugar que ocupan las artes y culturas en el país. 

    
 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

24
4