Ministerio, el logro cultural que se borra tras 11 años de desatinos

"Era necesario reconducir el Ministerio de Culturas, no eliminarlo”, coinciden actores culturales que lucharon por la institucionalidad del sector desde hace décadas.
domingo, 7 de junio de 2020 · 00:04

Liliana Carrillo V. / La Paz

El Ministerio de Culturas fue creado en 2009 tras  décadas de lucha de artistas y gestores. En los siguientes 11 años hubo seis ministros y desatinos. El pasado  jueves, el gobierno transitorio determinó el desmembramiento de la cartera de Estado. “Era necesario reconducir el ministerio, no eliminarlo dando la señal de que el sector es  prescindible”, coinciden actores culturales.

“Eliminar el Ministerio de Culturas y Turismo es un gran retroceso. Peor aún cuando se califica al sector de gasto inútil. Lo malo es que la decisión revela una gran ignorancia respecto al rol de la cultura y el turismo en la economía naranja”, sostuvo el historiador Fernando Cajías.

“El Ministerio de Culturas y Turismo, es una conquista histórica de muchos sectores sociales y culturales, indígenas, pueblo afroboliviano, gestores culturales, gestores del patrimonio cultural material e inmaterial, cineastas, artistas de las distintas disciplinas, artesanos/as, académicos/as, músicos, y otros más... descuartizarlo (...) de esta manera tiene mensajes más que claros”, manifestó el activista David Aruquipa.

La larga lucha y el ministerio

Ya en la década de los 90 cobró fuerza el pedido de la creación de un Ministerio de Cultura. Hasta entonces, el sector contaba con un viceministerio que, como ahora, dependía del Ministerio de Educación, y antes aún se articulaba oficialmente mediante el Instituto Boliviano de Cultura (IBC).

En marzo de 1997, bajo la consigna Para seguir sembrando, para seguir soñando, un colectivo de artistas, creadores y gestores lanzó un Manifiesto  interpelador sobre las tareas  incumplidas por el Estado en cuanto a patrimonio,   diversidad,   diálogo intercultural,   identidad nacional y  papel de las culturas y las artes en la construcción de una sociedad de “inclusión,  igualdad y  democracia participativa”.

El manifiesto planteaba: la creación del Ministerio de Culturas y Comunicación Social,  creación del Fondo de Fomento a la Creatividad y las Culturas y del Consejo Nacional de Culturas, formación de un cuerpo legal, reglamentación de medidas prácticas de respaldo a los actores culturales y diseño de un plan integral de difusión de la producción cultural.

En la década del 2000, con movilizaciones artísticas, grupos como El tiempo del Guerrero alado, Agora, entre otros, también exigieron una instancia ministerial para la cultura.

“El Ministerio de Culturas fue el resultado de la incansable pelea de varias generaciones de artistas y fue un movimiento desde la sociedad civil. Innumerables trabajos en proyectos justificando su importancia social, toneladas de manifiestos, acciones , interpelaciones, articulaciones, alianzas, toma creativa del Palacio Legislativo... y mil acciones más, dieron origen a esta institución que ha muerto”, recalcó la artista Claribel Arandia.

Seis ministros 

Mediante el Decreto Supremo 29894 de Estructura Organizativa del Poder Ejecutivo, de febrero de 2009, el gobierno de Evo Morales oficializó la creación del Ministerio de Culturas. El primer titular de la cartera fue Pablo Groux.

“La  creación de un Ministerio de Culturas, no se constituirá en un instrumento burocrático que impida alcanzar los objetivos que nos hemos propuesto como gobierno nacional. Tendrá dos Viceministerios:  Descolonización e Interculturalidad”, explicaba entonces Groux, quien tuvo dos gestiones; 2007-2010 y  2012-2015.

Fue destituido  repentinamente y con reprimendas: “El ministro de Culturas comete errores, una vez lo he perdonado, la segunda vez también y la tercera hay que sacarlo o (aplicar) sanciones”, dijo Morales en enero de 2015.

Groux creó los premios Abaroa, organizó el Dakar y varios espectáculos masivos para el Gobierno. Después de dejar el cargo, abrió  una empresa de eventos, Kronopios, que firmó un contrato de 11 millones de bolivianos por la apertura y clausura de los juegos Odesur 2018.

Durante los 14 años del MAS en el poder fueron ministros de cultura: la cantante Zulma Yugar (2010-2011), la comunicadora Elizabeth Salguero (2011-2012), que luego fue nombrada embajadora, el economista Marko Machicao (2015-2016) y la comunicadora  Wilma Alanoca (2016-2019).

En la gestión de Alanoca se entregó el Museo de Orinoca, que costó más de 7 millones de dólares. Sobre la ahora exministra  pesa una orden de aprehensión  por la fabricación de bombas molotov en el ministerio durante los conflictos  de octubre.   

Con el gobierno transitorio, en 2019, asumió el cargo Martha Yujra, dirigente alteña. Su gestión empezó con denuncias sobre la supuesta impresión de su imagen en frazadas  y siguió con reclamos de artistas por la entrega de víveres miserables en la cuarentena. 

El Ministerio adeuda pagos de premios Nacionales y fondos de apoyo. Yujra recibió además críticas por la falta de políticas de ayuda a los artistas en la crisis.

“Si bien se puede estar de acuerdo que hasta al momento este Ministerio no cumplió a cabalidad el rol por el que fue creado y no logró atender adecuadamente a las necesidades del sector, no constituye ningún argumento válido para eliminarlo, porque si no muchos ministerios en la actualidad deberían correr con la misma suerte”, sostuvo  Andrés  Zaratti.

Su opinión, que expresa la de muchos, abre el debate sobre la necesidad de políticas estatales urgentes para las Culturas.

Las  reacciones

  • Ahorro  El Decreto Supremo 4257 dispone la eliminación de los ministerios de  Comunicación, Deportes y Culturas para ahorrar recursos y destinarlos a  la lucha contra el coronavirus. Las tres carteras juntas tenían un presupuesto de 283 millones de bolivianos, de los cuales 101 millones correspondían a Culturas (menos de 1%).}
  • Culturas  El ministerio  de Culturas fue desmembrado:  los viceministerios de Interculturalidad, Turismo y Descolonización pasaron a depender de los ministerios de Educación, Desarrollo Productivo y Justicia, respectivamente.  
  • Añez  La Presidenta aseguró que  “se impulsará arte y cultura desde el Ministerio de Educación. Además, seguiremos con los programas vigentes y abriremos nuevos para sostener arte y cultura en la pandemia”. Sin embargo, la ola de indignación fue en aumento.
  • #Yonosoygasto   La campaña en redes impulsada por artistas rechaza la eliminación del Ministerio de Culturas  y el menosprecio del gobierno al sector. Al mismo tiempo otra corriente sostiene que la cartera nunca hizo nada por los creadores y que su desaparición no cambiará nada.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

72
4