La inactividad del Repositorio Nacional perjudica a las publicaciones bolivianas

La entidad cumple más de dos meses sin actividades regulares, lo que impide que las editoriales tramiten el depósito legal, necesario para obtener el ISBN.
martes, 25 de agosto de 2020 · 00:04

Paz Monasterios  / La Paz

Un par de días después del desmembramiento del Ministerio de Culturas y Turismo el pasado junio, el Repositorio Nacional cesó toda actividad regular. Una medida que no sólo crea dudas sobre el futuro del patrimonio literario, sino que a su vez perjudica de forma directa al sector editorial. 

“Afecta porque el mayor interés de un escritor es llegar a ver publicada su obra y uno de los requisitos es contar con un número de depósito legal”, explicó Ana María Justiniano de Artigas, presidente de la Cámara Boliviana del Libro. “Autores, editoriales, imprentas y librerías son los afectados con el cierre o paralización de dicha institución. (...) Realmente estamos muy preocupados”, sostuvo.

De acuerdo a la carta enviada por la institución al ministro Víctor Hugo Cárdenas la pasada semana —que aún no obtuvo respuesta—, la paralización de funciones regulares en el repositorio impide que las editoriales puedan realizar el trámite de depósito legal, el cual es indispensable para publicar un libro

Según explicaron algunas cabezas del sector, la falta de este trámite tiene dos consecuencias directas: impide la otorgación del ISBN —número que permite la comercialización en el exterior— y evita que el repositorio reciba los cinco ejemplares que deben formar parte del registro nacional.  

Respecto al primero, la Cámara Departamental de La Paz,   entidad encargada de emitir el ISBN, determinó que por las circunstancias especiales se emita este código sin el depósito legal. 

“Desde el 8 de junio el Repositorio Nacional no está emitiendo números de depósito legal y para no perjudicar el trámite de las editoriales hemos levantado el requisito y les hemos pedido que ni bien el repositorio vuelva a funcionar, tramiten y nos hagan llegar la copia. Es una excepción, pero es temporal. Espero”, indicó Ernesto Martínez, presidente del directorio de la Cámara Departamental del Libro de La Paz. 

Una salida que si bien supone una solución temporal para las publicaciones, no evita que las obras no sean parte del patrimonio archivado. 

“La carta que hemos enviado es una carta de preocupación, no solo porque es un requisito obligatorio, al final es un trámite, pero el riesgo más grande es que efectivamente libros o publicaciones que deberían quedar guardadas como patrimonio para el futuro, de repente, por esto que no está funcionando, no van a quedar ahí”, insistió Martínez. “El depósito legal es un trámite, pero el Repositorio Nacional controla y protege el patrimonio bibliográfico boliviano. Eso es lo que estamos perdiendo ahorita y eso es lo más grave”, recalcó. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

44
49

Otras Noticias