Adiós a Diana Rigg, la entrañable Emma Peel de Los Vengadores

Con su muerte, a partir de hoy la actriz se transforma definitivamente en leyenda.
viernes, 11 de septiembre de 2020 · 00:04

La Nación / Buenos Aires 

  Era imposible distraer la vista frente a esa figura perfecta que se movía con arrojo, dispuesta a desafiar con sus acrobáticos movimientos la ley de gravedad, en medio de las situaciones más peligrosas. Tenía una puntería infalible, jamás perdía una pelea cuerpo a cuerpo y al final siempre encontraba, hasta en los lugares más inverosímiles, un momento para brindar con una copa de champán junto a su eterno compañero de aventuras.

En aquellos felices tiempos de la década de los años 60 para la televisión, Diana Rigg llevó más lejos la idea de la aventura y el heroísmo con sello británico y rostro de mujer. Bella y distinguida, de facciones delicadas y un cuerpo bellísimo que se lucía todavía más cuando vestía ese catsuit negro adherido al cuerpo que era como una segunda piel, Rigg convirtió a Emma Peel en uno de los personajes femeninos más extraordinarios y disfrutables de toda la historia de las series.

Con su muerte, a los 82 años, toda la admirable historia de sofisticación e ingenio representada en Los Vengadores (The Avengers), que desde hace muchos años ya era objeto de un culto devoto y fiel por parte de miles de admiradores en todo el mundo, a partir de hoy se transforma definitivamente en leyenda. La serie completa está disponible en la plataforma Amazon Prime Video.

Pero esa imagen de chica audaz y seductora que parecía volar en las escenas de acción no se agota en los inolvidables rasgos de Emma Peel. Rigg también quedará en el recuerdo como una actriz consumada, de exquisita formación clásica, que cultivaba con disciplina y convicción todo el repertorio de Shakespeare en los escenarios teatrales.

La carrera de Rigg también quedará marcada por dos momentos extraordinarios. En 1969, un año después de haber dejado Los vengadores, se convirtió en Tracy Di Vincenzo, la desafortunada esposa de James Bond en la menos valorada de las grandes apariciones de 007 en el cine, Al servicio secreto de su Majestad, la única protagonizada por el australiano George Lazenby. 

Y en los últimos años recuperó el fervor y la admiración del público (ganando a la vez la atención de nuevas generaciones) interpretando a la intrigante Lady Oleanna Tyrell, la Reina de las Espinas, en Game of Thrones (Juego de Tronos).

Rigg siempre se sintió halagada por los reconocimientos, que en su carrera fueron muchos: Emmy, Tony, premios de la Academia Británica (los Bafta). Muy a su pesar también fue consagrada por la revista Tv Guide como la actriz más sexy de la historia. 

“Me desconcertó ese halago. Nunca me vi de esa manera”, confesó años después. Con el tiempo terminó aceptando que el público, y sobre todo los admiradores incondicionales de Los Vengadores la habían colocado en ese pedestal.

Sin el personaje al que Rigg le entregó a puro talento sus rasgos definitivos, Los Vengadores no hubiese llegado tan lejos.

 

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Valorar noticia