El ocaso de dos décadas de arte y rock en La Obertura

El centro cultural paceño cierra sus puertas, golpeado por la pandemia. Los fundadores apuestan por las actividades virtuales en este nuevo capítulo.
domingo, 10 de enero de 2021 · 00:04

Paz Monasterios  / La Paz

La Obertura Café Arte Rock emanaba pasión musical desde el primer ingreso. Las figuras en blanco y negro que cubrían paredes, techo y alguno que otro rincón del suelo, traspasaban el hormigón para narrar a todo volumen la historia del género que marcó el mundo. 

Un domingo como hoy, el espacio cultural paceño todavía palparía las emociones del día anterior. Una persona agitando la cabeza al ritmo de la música, el primer brindis de la noche, el olor a café en el aire... una imagen que parece ya lejana después de meses de una emergencia sanitaria, que forzó a los promotores a cerrar las puertas de forma definitiva, la pasada semana. 

Afiches  y discos, en las gradas del centro cultural.

“Fue una sumatoria de adversidades que culminaron con la pandemia y los efectos que esto tuvo en los pequeños emprendimientos y en los emprendimientos culturales”, explicó Patricia Flores, fundadora de La Obertura junto con  Sergio Calero.  “La pandemia afectó los ingresos, que a su vez afectan el cumplimiento de responsabilidades. (...) Lamentablemente todas estas adversidades hicieron imposible la continuidad”, agregó.  

El centro cultural abrió sus puertas en el año 2000 y rápidamente se convirtió en una de las paradas de la bohemia paceña. En compañía de discos y carteles de grandes como David Bowie, Elton John y The Beatles, el espacio se presentó como un refugio para todos los amantes del rock.

En sus primeros años de actividad, los parlantes potenciaron la música de artistas como Javier Saldías, Piraí Vaca, Jenny Cárdenas y Grillo Villegas. Poco después el centro se amplió con proyecciones y una galería de arte que tuvo la presencia de figuras como Antonio Eguino, Paolo Agazzi y Jorge Sanjinés. Todo un entrelazado de arte y cultura que llenó el ambiente paceño con música, cine y literatura. 

Cierre de jornada  previo a la pandemia. 

“A lo largo de estos años (el centro) ha sido muy importante en la medida en que nos permitió difundir el arte y la cultura vinculada a la juventud, y obviamente a esta vertiente cultural, que fue muy importante en el siglo XX y que tiene su resonancia hasta el día de hoy, como es el movimiento cultural que generó el mundo del rock”, apuntó la productora. 

Al igual que muchos pequeños emprendimientos, La Obertura intentó capear los primeros meses de pandemia. Primero con optimismo y luego con innovación, los fundadores dieron rienda suelta a sus ideas con propuestas como el delivery de cócteles y conciertos virtuales, pero no pudieron evitar el desenlace.  

“Es un capítulo enormemente doloroso, pero uno a lo largo de la vida aprende que hay que cerrar ciclos y si todas las condiciones a lo largo de este último año y medio han sido tan adversas, quizás las circunstancias nos están obligando a que cerremos este ciclo”, apuntó Flores. “Para nosotros, (el abrir el café) ha sido enormemente grato, muy sacrificado, sin duda, pero enormemente satisfactorio”. 

Una exposición  que formó parte de la galería. 

Los siguientes pasos aún están en una  nebulosa para los fundadores. Por lo pronto, continuarán con sus respectivos programas en Radio Deseo y en un futuro no muy lejano planean retomar algunos conversatorios y exposiciones de forma virtual. 

“La oferta del centro cultural La Obertura se va a trasladar al mundo virtual. Hemos cerrado un capítulo con el Café Arte y el centro cultural en físico, pero estamos abriendo la posibilidad de dar continuidad a lo que siempre hemos hecho a través del mundo digital”, adelantó la comunicadora. “Mientras tengamos vida, seguiremos llevando adelante esta pasión por la música, por el arte, por la historia y por la cultura”, manifestó. 

Así, tras 20 años de rock, La Obertura da paso al silencio y apaga la luz. Las paredes del local en el pasaje Medinacelli (Sopocachi) volverán poco a poco a su blanco original y los discos serán guardados en algún armario de la urbe paceña. Todo, a la espera de un —posible— retorno en el futuro. “No cerramos la puerta a ninguna opción”, concluyeron.  
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Más de
2
7