Germán Monje: Quiero dejar al cine boliviano encaminado hacia una industria

El nuevo director de Adecine promete buscar financiamiento para el fondo de fomento que se lanzó meses atrás y poner hincapié en la formación de artistas.
martes, 26 de enero de 2021 · 05:04

Paz Monasterios  / La Paz

La semana pasada, el cineasta y montajista paceño Germán Monje fue posesionado como director de la Agencia del Desarrollo del Cine y el Audiovisual Bolivianos (Adecine). Una designación que se produce después de casi un año de sequía en el audiovisual nacional y que incluye diversos desafíos, como el pago de la deuda a Ibermedia y la ejecución de fondos de fomento lanzados meses atrás. 

Egresado de la carrera de cinematografía en la Escuela Internacional de Cine y TV San Antonio de los Baños (Cuba), Monje hizo su debut como director en "Hospital Obrero" (2009). Previo a ello trabajó con grandes nombres del cine como Jorge Sanjinés, Rodrigo Ayala  y Marcos Loayza, y ahora asume este nuevo cargo como “un honor y una responsabilidad”.
  
 ¿Cómo describe la situación actual del cine en Bolivia?

La situación actual no se aleja de la situación mundial y latinoamericana. Es una situación estancada en la que el cine no puede producir. Todo el mundo pasa por una situación sanitaria terrible y el cine no es ajeno. 

Es difícil implementar el cine virtualmente por el sencillo motivo de que el cine es un acto de sensaciones presentes. No solo la cámara, sino el director agarra una percepción in situ del actor, por ejemplo. Y ahora lamentablemente estamos parados.

¿Cómo planea reactivar el sector en este contexto?

Creo que Adecine tiene que promocionar las películas que se han hecho, las películas que se han producido recientemente con el fin de aprovechar el tiempo que mucha gente se está cuidando, para que el streaming, que se está imponiendo en el mercado, sea un medio para que el público acceda a la producción nacional. 

¿En qué situación se encuentran los fondos de fomento?

Son dos fondos. Había un fondo que es autosustentable, que está implícito en la ley (del cine). Ese fondo se sustenta en la cuota de pantalla, que es un impuesto que pagan los exhibidores al Adecine y a base de eso se hace el fondo de fomento. Ese es el que viene con la ley y tiene que tener un arreglo legislativo porque hay una doble interpretación.

El otro fondo es el que se comprometió el expresidente Morales en la promulgación de la ley y que se firmó un convenio con el Programa de Intervenciones Urbanas (PIU) del Ministerio de Planificación. En el cambio de autoridades,  el PIU cambió los reglamentos, por lo tanto, ese convenio se deshizo y pese a que ya se había lanzado la convocatoria y se eligieron ganadores, no se pudo ejecutar este fondo. 

Entonces lo que tenemos que hacer es buscar un financiamiento para este fondo, un fondo respiro, digamos, que inmediatamente pase esta segunda ola  pueda reactivar la producción para este año, mientras nos da tiempo a hacer estos arreglos legislativos para el fondo de fomento estable. 

El fondo llegó hasta el proceso de evaluación. Se han contratado jurados internacionales, se han hecho las actas de evaluaciones, se han hecho notariar y eso se ha guardado herméticamente. Está ahí, pero mientras no haya financiamiento eso está parado. No tiene sentido anunciar los ganadores, siendo que no tenemos financiamiento de momento para  ese fondo. 

Hay la voluntad de las autoridades, por supuesto, tanto de la ministra (Orellana) como del presidente (Arce). Ajustados, obviamente, a este contexto de austeridad por todos los temas sanitarios. 

¿Y la deuda a Ibermedia?

Se deben dos cuotas. Hay que cumplir este año, obviamente lo más pronto posible, para permitir el desembolso a las producciones que han sido ganadoras. Es un compromiso estatal, entonces eso más que el Ministerio de Culturas le corresponde al Ministerio de Relaciones Exteriores, que tiene que gestionar el pago mediante una gestión ante el Ministerio de Economía, tras una solicitud nuestra. 

Hay el compromiso ya de las anteriores autoridades para el cumplimiento de este pago. Nosotros a la brevedad posible estamos haciendo la gestión para poder cumplir con esa cuota. 

¿Qué otras medidas a corto plazo tiene proyectadas?

Básicamente hacer convenios con los centros de enseñanza, promocionar el tema de formación aprovechando el tema de la educación virtual. 

Tenemos que esperar a las elecciones subnacionales para hacer convenios porque es interregional el tema de producción cinematográfica y audiovisual, hacerlo en la ley y regularizar mucho el tema de la agencia del cine. 

En la medida en que la agencia del cine esté fuerte, vamos a poder generar proyectos de promoción, comisiones fílmicas que queremos hacer, que igual viene con las alcaldías, entonces tenemos que estar pendientes de la agenda política también.

¿Qué medidas propone a largo plazo?

Promocionar el cine a nivel internacional y a nivel nacional hacer arreglos con distribuidores alternativos para poder promocionar y distribuir el cine a todo el territorio nacional, hacer una representación internacional en todos los festivales para películas nacionales. 

Lamentablemente, ahora los productores van con sus guiones y sus películas bajo el brazo y no les da nadie bola, porque no les dan bola los grandes productores, las grandes empresas porque no tienen un respaldo estatal. Entonces queremos ocupar ese espacio, que es muy necesario para el cine boliviano. 

Son una serie de objetivos, (en los que se incluyen) estabilizar el fondo y hacer otro tipo de fondos. Desde fondos medioambientales, de género, etc. 

¿Cuál quisiera que sea su mayor legado como director de Adecine?

En primera instancia, que el cine esté ya encaminado hacia una industria, esto quiere decir que haya una producción estable. Que los productores de cine no sufran para conseguir financiamiento, más bien sufran para hacer proyectos buenos. 

En segunda instancia, incluir a los productores de videojuegos y de otro contenido audiovisual y con ese fin crear un mercado educativo y de entretenimiento.

Por otro lado, que en las ciudades y en el público de consumo se conozca el cine que se hace en otras regiones más rurales. Existe el Cefrec, la  Caib, organizaciones indígenas que hacen muchas producciones audiovisuales muy interesantes. Nos acerca a los habitantes urbanos hacia la población rural y viceversa.

Crear unas comisiones fílmicas, es decir que los municipios establezcan el turismo fílmico. Que vengan producciones de afuera con reglas establecidas y una estabilidad económica establecida para filmar en distintos municipios de nuestro país.  

¿En qué otros proyectos fuera de Adecine está trabajando?

Tengo un guion y estoy a punto de iniciar la edición de un largometraje, pero voy a tener que postergar todos los proyectos personales, voy a tener que ver el tiempo disponible que tengo. De momento, no creo que sea posible, esto me va a absorber mucho. 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

6
4