Estrenos e innovación, entre las expectativas de los artistas bolivianos para 2021

Después cerrarse un año cargado de incertidumbre para el sector, arranca un nuevo periodo con optimismo y esperanza.
domingo, 3 de enero de 2021 · 00:04

Página Siete  / La Paz

El cierre del 2020 implica la llegada de un nuevo año para dejar atrás los obstáculos y planes cancelados y apostar por un momento en el que la nueva normalidad deje de sentirse tan extraña. Después de una de las gestiones  de mayor incertidumbre y zozobra para los artistas bolivianos,  arranca este 2021 cargado de expectativas y deseos para el sector.

“Ha sido el año de los retos. Nos ha servido para equiparnos en casa de una buena vez, para capacitarnos y ser mucho más creativos con la forma de llegar al público. Para entender que ahora las plataformas digitales y la generación constante de contenido es vital”, destacó Joaquina Revollo, sobre la industria musical.  

En los últimos meses los ritmos nacionales experimentaron pérdidas, contagios y una gran dificultad para encontrarse cara a cara con su público. La postergación de entradas folklóricas y la prohibición de conciertos masivos llevaron a que la única música a la que tuvo acceso la población durante gran parte del año fuera a través de los dispositivos digitales. 

Similar situación experimentaron las artes plásticas, cuyos autores vieron cómo las galerías, centros culturales y demás plataformas de exposición cerraban sus puertas y perdían su tradicional fuente de contacto con sus seguidores y clientes.  

“Muchas actividades que estaban programadas para este año han sido postergadas o definitivamente canceladas y sin duda eso da lugar a que muchos artistas con mucha preocupación recurran a otras alternativas para subsistir”, apuntó el acuarelista José Rodríguez Sánchez. 

“A todo esto se suma también la falta de políticas culturales de los gobiernos de nuestro país. (...) Es una lástima que quienes vivimos en Bolivia no tengamos la posibilidad de que sus artistas puedan testimoniar lo que estamos viviendo y mostrarlo con ciertas facilidades que deberían de otorgar ya sea el Gobierno central, las gobernaciones o alcaldías”, agregó. 

Si bien el sector audiovisual experimentó un auge con las plataformas de streaming, el cierre prolongado de salas y la imposibilidad de llevar a cabo rodajes también perjudicó al sector en diferentes niveles. 

“Creo que el 2020 ha sido un año complejo para todos los sectores. Ha habido gente que ha tenido más suerte y gente que ha tenido menos suerte, dependiendo en qué momento de la etapa de producción los ha encontrado. Los que estaban cerca de rodar han tenido que postergar, lo cual es siempre un bajón anímico; los que han estado en posproducción han podido trabajar en paz, tranquilos, porque el mundo ha seguido en lo virtual y se ha facilitado la transmisión de datos y demás; y los que estaban en desarrollo y escribiendo también han tenido suerte porque ha sido un año en el que hemos podido hacer mucha introspección y tener tiempo para trabajar a pesar del estado anímico”, expresó el director Alejandro Loayza Grisi. 

Esperando un mejor 2021

Pero no todo fue negativo este 2020. Al enorme paso digital que dio el país en este año, se suman las oportunidades abiertas de participar con mayor facilidad en encuentros internacionales o acceder a lecciones con destacadas figuras globales. Avances que se espera se consoliden en 2021 y marquen un giro en la situación de los artistas nacionales.

“Lo rescatable de este año es que gracias a la creatividad de los artistas se han encontrado otros mecanismos, otras formas de llegar a la sociedad con nuestro trabajo”, expresó Rodríguez Sánchez. 

“A veces es importante detenernos para ver y salir de nuestro mundillo y definitivamente replantear algunas cosas. Yo creo que eso nos fortifica, hace que maduremos y comprendamos que la vida tiene luces y sombras”, agregó. 

En tono similar de optimismo, Loayza Grisi confió en que el 2021 va a ser un año “maravilloso” para el cine boliviano. 

“Se vienen muchos estrenos de películas importantes, muchos nuevos autores, muchos autores que estaban en su segunda o tercera película, consolidándose. Entonces creo que vamos a tener una participación importante de Bolivia en festivales y en salas”, sostuvo el cineasta. 

Revollo, por su parte, apuntó a que el desarrollo del 2021 va a depender, en gran medida, de la capacidad de adaptación de los artistas. 

“Aprovechar de estas nuevas herramientas ha sido lo mejor del año y como en todos los ámbitos, el que no se adapta, desaparece. Lo peor que nos puede pasar es la resistencia al cambio, a la modernidad y a la nueva realidad”, enfatizó la cantante.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

89
93