Yoggatón, el género de perreo espiritual creado por una boliviana

La bailarina chuquisaqueña Maque Pereyra combina el yoga con el movimiento pélvico para combatir el pesimismo creado por la pandemia.
sábado, 30 de enero de 2021 · 05:04

EFE  / Berlín

Perreo espiritual, “desculonización”, activismo del placer y meditación desde la pelvis son algunas de las características del yoggatón, una combinación de yoga y perreo gracias al que, según su creadora, se puede combatir el pesimismo creado por la pandemia.

“El movimiento pélvico es tan poderoso e intenso que hace salir todos esos demonios que te están habitando y, ahora con la Covid-19, tendemos a estar mucho en la cabeza y ver lo malo”, explicó la chuquisaqueña Maque Pereyra, que se reivindica como su creadora en Berlín.

A diferencia de la práctica del yoga ordinario, esta técnica ofrece, según Pereyra, un espacio donde la sanación está ligada a la diversión y al “perreo intenso”. En las clases de yoggatón, los asanas —posturas— de yoga se combinan con la música de Bad Bunny y Maluma.

“Ese sudar, sentirse sensual, tocarse, exhalar fuerte, ir con el beat del perreo y combinarlo al mismo tiempo con una meditación a través de la respiración bastante profunda, es lo que ofrece yoggatón a diferencia de las otras prácticas de yoga”.

La chuquisaqueña comentó que, el reguetón, al nutrirse de las danzas tradicionales latinas —basadas en la repetición de movimientos que golpean el suelo con las piernas— ayuda a conectar con la tierra, con el ahora y “bajar” de lo mental.

Esto, sumado a las técnicas y movimientos del yoga tradicional —cuyos beneficios están avalados por instituciones como la Escuela de Medicina de Hardvard— puede contribuir a alejarnos de los pensamientos tóxicos provocados por la situación de la pandemia, aseguró la bailarina.

El yoggatón nació en el año 2016 en Berlín, capital de la diversidad, el techno y el ocio nocturno. La creadora explicó que el nacimiento de esta disciplina ha sido “un continuo”: la suma de sus conocimientos académicos junto con la experiencia de la cultura urbana en la que se mueve.

Cuenta que lo “descubrió” un día que volvía de fiesta y sentía que necesitaba estirar. “Dije, me pongo reguetón, porque tengo todavía el sentimiento de la fiesta dentro, pero necesito estirar sí o sí porque, si no, de esta no sobrevivo”, comentó.

“Entonces me puse a hacer yoga y empecé a permitirme mover el culo y perrear mientras lo hacía. A partir de eso vi, guau, que esto tenía algo super hipnotizante”, señaló Pereyra, quien añadió que no recuerda cuántas horas le dedicó esa primera vez.

“Solo sé que fueron horas que estuve diciendo ‘qué rico se siente’: perro bocabajo, volver, respirar, inhalar, saludo al sol, otra vez, perrear. Ese fue el acercamiento y todo ese 'continuo' se condensó en ese momento”, contó.

Formación e innovación

Pero en la construcción del yoggatón como fenómeno completo, influyeron también los conocimientos teóricos y académicos de su creadora.

Pereyra estudió danza clásica  en Bolivia y en 2016 se trasladó a Berlín —donde reside desde entonces— para estudiar un máster de danza en el Centro Interuniversitario de Danza de la Universidad de las Artes de Berlín.

Explicó que, como parte de esta formación, estaba trabajando sobre estéticas queer, descoloniales, la no binariedad del pensamiento, la otredad y sobre ser migrante, por lo que todos esos conocimientos contribuyeron a crear la filosofía del yoggatón.

Una de las aristas que forman la identidad del yoggatón es la “desculonización”.

Según explicó Pereyra, se trata de una metodología creada por la artista brasileña ReKebra que trabaja con la idea de localizar la colonización en el cuerpo.

“Para Yoggatón tiene que ver con procesos de sanación integrales donde lo social también es corporal y, así como el Sur, por regla general, es relegado y sigue siendo saqueado, el culo es todavía una parte de nuestro cuerpo sobre la que no se habla con suficiente apertura y que a nivel emocional contiene herencias coloniales de vergüenza, miedo y culpa”, señaló Pereyra.

Además, explicó que esta disciplina también acoge el activismo espiritual, una práctica creada por Gloria E. Anzaldúa, una académica estadounidense de la teoría cultural chicana, la teoría feminista y la teoría queer, que considera la curación como un acto colectivo y por lo tanto político.

El activismo del placer consiste, según explica Maque Pereyra, en estar completamente en el presente y crear espacios para sentir, reflexionar y celebrar el placer.

“A partir de la concentración en la respiración, de sentir la piel, el sudor y la postura, el yoggatón permite que tomemos una mayor conciencia de nuestro propio cuerpo y, así, de darnos tiempo a nosotros mismos, lo que tiene mucho que ver con la sensualidad y el placer”, agregó la bailarina. 
 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

9
16