Carmen Salinas, la actriz mexicana que con su arte se volvió universal

Comenzó cantando y realizando imitaciones de famosos en la televisión en los años 50. En menos de una década, saltó a la fama en todo el continente con las telenovelas y las películas, de las cuales hizo 110.
sábado, 11 de diciembre de 2021 · 05:00

Jorge Soruco  / La Paz

“Qué lindo es sentir que la gente te quiere, las señoras se ven identificadas con esta vieja, como me ven chaparrita igual a ellas. Parezco cholita yo también”, fue lo que dijo la legendaria Carmen Salinas cuando llegó a La Paz en 2015. La actriz, productora, gestora y política mexicana visitó el país para promocionar  el filme nacional Norte estrecho, en el que ella tenía un papel.

“Ella compartió con nosotros su profesionalismo y talento. Alentándonos a seguir cuando las cosas se ponían difíciles en la producción de nuestra película”, recordó el director de la cinta Omar Villarroel, al enterarse del fallecimiento de Salinas.

La mexicana muró el jueves. “Con profundo dolor, hacemos de su conocimiento que la primera actriz Carmen Salinas ha fallecido el día de hoy, 9 de diciembre del 2021”, señaló en la noche su familia,  en un mensaje en las redes sociales.

Salinas tenía  82 años cuando pasó a mejor vida. Estaba internada, desde  hace un mes, en un hospital de Ciudad de México debido a una hemorragia cerebral, causada por hipertensión, que la mantuvo desde entonces en coma.

Cuando se reportó su hospitalización, su ahijado, el periodista mexicano Jorge Nieto informó que el diagnóstico  no era positivo.   “El derrame tiene daños irreversibles, efectivamente fue en el tallo cerebral, lamentablemente lo que es la función del organismo del cuerpo del despertar es la más afectada. (…) Ya no va a despertar, es lo que nos están informando”, dijo a sus colegas.

Pese a que el público estaba  sobre aviso, su fallecimiento igual sorprendió a toda Latinoamérica. Las expresiones de pésame se multiplicaron rápidamente por toda la región. La familia  agradeció los mensajes de apoyo y las muestras de “cariño y respeto” expresadas a la actriz por sus colegas y el público.

Capilla ardiente   que se levantó en Ciudad de México para despedir a la legendaria actriz. 
 Foto: EFE
Seguidores de Salinas  acuden al velorio con sus fotografías. 
Foto: EFE

El comediante Eugenio Derbez no dudó en utilizar sus redes sociales para despedirse de la actriz. Anteriormente, cuando se dio su crisis,  se había comunicado con su sobrino, Gustavo Briones, para ponerse a sus órdenes y expresar su apoyo en lo que pudiera ofrecerse derivado de su complicado estado de salud.

“Hoy nos toca despedirnos con profunda tristeza de una mujer que hizo historia en la televisión y cine en México. Su carisma llenaba de luz cualquier lugar donde estaba y así voy a recordarla. A su familia le expreso mis más sentidas condolencias. Q. D. E. P. Carmen Salinas”, dijo a través de sus redes sociales.

Lucero se expresó con admiración sobre su colega, con la que pudo compartir algunos momentos. “Siento tanto la partida de nuestra admirada y adorada Carmen Salinas. El cielo está de fiesta recibiéndote, Carmelita. Que tu viaje sea lleno de luz, desde aquí te recordamos y aplaudimos siempre”.

Por su parte, Maribel Guardia agradeció las divertidas pláticas, las historias, las lágrimas y las risas. “Gracias por defenderme y por apoyarme. Te quedas en nuestros corazones”.

Es que Latinoamérica perdió a una de sus figuras más queridas. Sí, Salinas nació en México, pero su trabajo la convirtió en una figura universal de la región.

Para muchos de sus colegas y admiradores, era una de las comediantes emblemáticas de las décadas de  1970 y 1980. Con numerosas intervenciones en filmes como Bellas de noche, entre otras, compartió escenas con importantes figuras de la talla de  Sasha Montenegro y Jorge Rivero. Sin embargo, el cariño que generó no se limitaba sólo a sus trabajos artísticos.

 Fue una interesada en el bienestar público. Como tal, no dudó en meterse al pantanoso mundo de la política mexicana, llegando a ganar puestos en la administración pública.

Una vida de película

Carmen Salinas Lozano nació el 5 de octubre de 1939 en Torreón, ciudad donde una calle lleva su nombre. En varias entrevistas manifestó que estaba  fascinada desde niña por la música y el cine. Por ello  comenzó a participar en concursos para aficionados, además de cantar junto a su hermana Josefina en las radios de su localidad.

“Casi” debuta  en la pantalla grande cuando era adolescente: era una extra adolescente en Feliz año, amor mío (1953), una comedia protagonizada por Marga López y Arturo de Córdova. Era una parte pequeña, que aparecía sólo al final.

Grande sería su “chasco”, como ella contaba, al descubrir que su parte  había sido cortada de la película. Fue frustrante, pero no minó con los ánimos de la aspirante a intérprete. Es más, la motivó a seguir trabajando, pese a que no terminó el colegio.

Ese mismo año viajó a la capital mexicana y fue parte de un  programa de variedades. Cantaba temas de cri-crí y comenzó a hacer imitaciones. Esto la catapultó  al  éxito y la convirtió en  celebridad de la televisión y  radio.

La Cuca,  el  primer personaje de telenovela que interpretó. 
Foto: Facebook

Todo el mundo la sintonizaba para escuchar –y ver– sus impresiones de los grandes de la época:   Lucha Villa, Libertad Lamarque, Olga Guillot, Gloria Lasso, Angélica María, Julissa, Queta Garay o Flor Silvestre.

Paralelamente, estudiaba actuación para ampliar sus fronteras artísticas y trabajaba en elencos que se presentaban en locales nocturnos. Fue en uno de ellos donde conoció al productor Ernesto Alonso, quien la introdujo a las telenovelas.

La Vecindad (1964) fue su primer culebrón. Fue una etapa feliz, ya que siempre dijo que le gustaba mucho encarnar a personajes dramáticos, aunque nunca se alejó  del humor.

Según Univisión, su paso por la pantalla chica dejó como resultado 22 telenovelas. Entre ellas, están María Mercedes (1992) y María la del Barrio (1995-1996), en las que trabajó  junto a Thalía.

También participó en Mi pequeña traviesa (1997-1998), Abrázame muy fuerte (2000-2001) y Hasta que el dinero nos separe (2009-2010),    protagonizada por Itatí Cantoral y Pedro Fernández.

En 1969 intenta nuevamente entrar al cine. Lo logró con La vida inútil de Pito Pérez, dirigida por Roberto Gavaldón. Fue el inicio de una larga y prolífica carrera en la que participó en más de 110 películas, tanto en su país natal como en el exterior.

Entre las más destacadas en las que participó la actriz se encuentran las del denominado  Cine de Ficheras, un género exclusivo de la industria mexicana que   se nutría de la comedia erótica italiana y del viejo cine de rumberas.

Entre las películas que trabajó están Noche de carnaval, Fin de semana en Garibaldi, Danzón, Ciudad de ciegos, Entre ficheras anda el diablo, Albures mexicanos y otras.

También estuvo en producciones de  corte político y policial, como Corrupción, Olor a muerte, La chica de la piscina y Mexicano, tú puedes, que le valió ser  seleccionada como una de las mejores actrices del año en el Festival Internacional de Cine de Moscú en 1985.

En 1972 comenzó una nueva etapa: se divorció y sola sacó adelante a sus hijos y se convirtió en estrella de cine. A lo largo de la década, trabajó con todos los grandes comediantes de la época: Joaquín García Borolas, Alfonso Zayas, Rafael Inclán, Mauricio Garcés y Pedro Weber Chatanooga.

Durante esta etapa, creó uno de sus personajes más conocidos y queridos: La Corcholata, una “borrachita” a quien interpretó en la cinta Bellas de Noche de 1975.

 La Corchalata, uno de los personajes  famosos de Salinas. 
Foto: De10 

Todos sus compañeros destacaron su buen humor y ánimos para trabajar, actitud que siempre mantuvo en su vida profesional. “Ella siempre estaba dispuesta a compartir con todos luego de las largas jornadas de producción. Además, jamás le negaba una firma o una fotografía a la gente que se le acercaba al reconocerla”, aseguró ayer  Villarroel. 

No se volvió a casar. Según recuerdan los medios locales, en más de una ocasión Salinas aseguró que no lo hizo porque “no quise y nunca anduve con nadie del medio”. Así “hice de mi vida un papalote (cometa)”.

Su carrera sufrió un repentino alto en 1993 cuando su hijo, el compositor Pedro Plascencia Salinas, falleció a los  36 años. El golpe fue tal que anunció su retiro. Fueron sus amigos quienes lograron que se animara a volver a las tablas, en las que recibió muchos reconocimientos.

En esta etapa fue productora de la exitosa y longeva obra Aventurera. La pieza contó como protagonistas con actrices de gran trayectoria como la fallecida Edith González, Itatí Cantoral, Niurka Marcos y Patricia Navidad. La puesta en escena estuvo en cartelera durante 20 años y  recorrió todo  México y algunas partes de Estados Unidos.

Además de la actuación y la atención a su familia, Salinas tenía siempre tiempo para el fútbol. Era una furibunda seguidora del equipo  Chivas Rayadas del Guadalajara y en numerosas ocasiones hizo, de forma pública, apuestas con Manuel Loco Valdez, quien apoyaba a  las Águilas del Club América.

Y también se dedicó a la política. Se afilió al  Partido Revolucionario Institucional y fue  diputada en 2015. Esta faceta de su vida no fue  dulce como la artística: recibió muchas críticas.

Salinas  muestra su credencial de diputada por el Partido Revolucionario Institucional, 2015. 
Foto: Telemundo

Ahora ese periodo es una anécdota que se pierde entre las lágrimas. “Para mí, su perdida es lamentable, sé que la extrañaremos los que pudimos trabajar con ella y aún más su público”, finaliza Villarroel.

Hoja  de vida

  • Nacimiento El 5 de octubre de 1933 en la  ciudad de Torreón, en el norte del estado mexicano de Coahuila.
  • Estudios  Cursó la primaria en la escuela Alfonso Rodríguez, donde despertó su interés por el arte. No llegó a terminar la secundaria debido a la separación de sus padres. Posteriormente, siguió cursos con actores para pulir su técnica.
  • Inicios  Debutó en televisión en 1953 en un programa en el cual cantaba y realizaba imitaciones de los famosos de su época.
  • Telenovelas  En 1964 se integra al elenco de La vecindad, la primera de 22 telenovelas que realizó en su carrera.
  • Cine  En 1969, participó en La vida inútil, de Pito Pérez, dirigida por Roberto Gavaldón. Trabajó en más de 110 cintas, incluyendo la boliviana Norte estrecho, que se estrenó en 2015 y que promocionó en Bolivia.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos