Fernández, el gran cantante que se coronó en el trono de las rancheras

Conocido como “el Sinatra de las rancheras”, el mexicano se convirtió en una institución latinoamericana gracias a su destacada interpretación musical. Su vida privada trajo sombras a su carrera.
lunes, 13 de diciembre de 2021 · 05:00

Agencias  / México DF

Fue un comentario cuasi jocoso que se convirtió en profecía: “El día en que me estén sepultando, El rey la va a cantar todo mundo, en televisión o donde quiera que estén”. Años después, estas  palabras  se hicieron realidad, ya que ahora  en todo el  mundo se  corea “llorar y llorar” mientras despiden al llamado  El Rey de las rancheras: Vicente Fernández.

Y, cuando se dice todo el mundo, no se exagera, como lo demuestran los comunicados emitidos por el gobierno de Colombia y la larga lista de artistas hispanoamericanos. Estos se suman a los distintos mensajes de las autoridades mexicanas y de sus colegas.

Fernández, o Don Chente como lo conocían sus amigos, era más que un cantante. Con el paso de los años se convirtió en una institución mexicana y en uno de los  símbolos de la cultura de Latinoamérica.

Una muestra de eso es la cinta estadounidense El hombre que estrechó la mano de Vicente Fernández (2012). El filme –en el que actuaron Carla Ortiz y Reynaldo Pacheco– cuenta cómo un anciano se convierte en una celebridad entre el personal latino del hospital en el que estaba sólo porque, una vez, conoció y habló con el ídolo.

Fernández fue uno de los máximos exponentes de la música ranchera. En  55 años de carrera publicó  alrededor de 100 álbumes y logró que más  de 75 millones de discos se vendieran por todo el mundo, además de una gran trayectoria en el cine.

Padre del también reconocido cantante Alejandro Fernández, interpretó como pocos la ranchera El rey, al punto que se la asocia con él por antonomasia. Contó, entre otros galardones, con dos premios Grammy y ocho Grammy Latinos.

Todo eso también se traduce en número grande, ya que “el Sinatra de las rancheras” dejó una empresa lucrativa. De acuerdo con Celebrity Net Worth, el cantante mexicano acumulaba una fortuna de cerca de 25 millones de dólares.

Su legado económico llegó gracias a los más de 100 álbumes que produjo y a su aparición en más de 30 películas, dentro de las que se destacan títulos como El Tahúr, Acorralado y  El diablo, el santo y el tonto.

Asimismo, era dueño de Stars Productions, compañía que representa a Alejandro Fernández y otros artistas. Y, dentro de la misma industria, tenía un centro de espectáculos llamado Arena VFG (por Vicente Fernández Gómez).

Sin embargo, su fortuna también es producto de varios negocios que van más allá del arte. Don Chente  criaba caballos miniatura e incursionó en la industria licorera: tenía su propia marca de tequila, Los 3 Potrillos. Una botella de la edición limitada de la empresa  cuesta hasta  100 dólares.

También se destaca la compañía  de taxis aéreos El Caminante, que creó junto a su hijo Alejandro Fernández y que alquila aviones Learjets 45, principalmente a sus colegas.

Desde el fondo

Los primeros salarios del músico estaban muy lejos de las ventas que logró en su apogeo. De hecho, según lo que contaba el cantante en entrevistas, en sus primeras presentaciones sólo recibía  aproximadamente  35 pesos mexicanos.

Nació el 17 de febrero de 1940 en Huentitán el Alto, en el estado de Jalisco. Siempre se manifestó orgulloso de su país, su familia, sus seguidores y su origen humilde, que le obligó a abandonar los estudios primarios para trabajar en varios oficios con el fin de ayudar económicamente a sus padres.

En su adolescencia, Fernández trabajó como granjero, limpiabotas, albañil, pintor y cuidador de caballos.  Pero su inquietud musical, que le viene desde que con ocho años empezó a tocar la guitarra, le llevó a vivir a Ciudad de México, donde conoció al Mariachi Amanecer, de Pepe Mendoza, con quien trabajó por un tiempo. También colaboró en esa época con el Mariachi Águila y Felipe Arriaga, quien terminaría convirtiéndose en su mentor artístico.

En 1968 grabó su primer álbum, La voz que usted esperaba. Cuatro años después obtuvo uno de sus grandes éxitos: Volver, volver, incluido en el álbum Arriba Huentitán.

Fue un cantante arriesgado, pues con su estilo ranchero entonó valses mexicanos como Alejandra, Viva mi desgracia o Sobre las olas. Y su público los adoró y obedeció a las palabras que  Fernández decía en cada concierto: “Mientras ustedes no dejen de aplaudir, yo no dejo de cantar”, lo que prolongaba su actuación varias horas.

El mexicano, ganador en 2002 del Grammy al mejor disco ranchero (Más con el número uno) y en 2010 por Necesito de ti, interpretó también canciones del cubano Pablo Milanés, de los argentinos Ariel Pérez y Alberto Cortez o de la chilena Violeta Parra. Lo hizo en el álbum Vicente Fernández le canta a América Latina, que incluye legendarios temas como Yolanda, Alfonsina y el mar, Mi árbol y yo y Gracias a la vida.

En 2012, el cantante, que también poseía el premio Lo Nuestro a la Excelencia, se despidió con una gira mundial. El 16 de abril de 2016 fue cuando anunció que se retiraba y realizó su último concierto en el estadio Azteca. “Me retiré porque quise dejar un lugar muy bonito sin tener que morirme”, dijo.

Pero no dejó la música y en 2020, con motivo de su 80º cumpleaños, lanzó el álbum A mis 80, con el que celebró la vida y demostró su vigencia y enorme capacidad vocal.

Escribió muy pocas de sus canciones, consideradas himnos mexicanos.  “Siempre he dicho que no hay grandes compositores, sino grandes canciones… Y nunca he dicho que soy compositor”, confesó.

Los temas que lo encumbraron fueron obras de Fernando Z. Maldonado (Volver, volver; Hermoso cariño), Martín Urieta (Mujeres divinas, Acá entre nos, Qué de raro tiene), José Alfredo Jiménez (El rey) y Javier Solís (Sombras nada más). 

Escena de Tacos al carbón, primera cinta en la que actuó.
Foto: Youtube

Fernández, quien en 1998 recibió su estrella en Hollywood, participó en cerca de 30 películas. Debutó como actor en Tacos al carbón (1971), de Alejandro Galindo, mientras que su última película fue la dirigida por Rafael Villaseñor Kuri, Mi querido viejo (1991), en la que debutó su hijo Alejandro, a quien también conocen  como El Potrillo.

Escena de Tacos al carbón. Gracias al cine Fernández se convirtió en ideal de masculinidad.
Foto: People 

En las dos últimas décadas, el cantante superó varios males, como un cáncer de próstata en 2004, varias operaciones en Estados Unidos y, en agosto de 2013, ingresó en un hospital de Guadalajara (México) por una trombosis pulmonar.

En julio de este año,  fue hospitalizado de emergencia en la ciudad de Guadalajara debido a una posible infección y se descartó el coronavirus. Pero sus problemas de salud continuaron en los siguientes meses. En ese periodo las redes se llenaron de anuncios falsos de su fallecimiento, lo que molestó a su familia.

A inicios de diciembre  se reconoció la gravedad de su situación. El 12, día  de la fiesta de la patrona de México, la Virgen de Guadalupe, falleció el llamado “Sinatra de las rancheras”.

Hacía poco que se acaba de publicar una biografía no autorizada que fue escrita por Olga Wornat. Titulada  El último rey,  describe su clan familiar y además repasa la industria musical y la historia de México.

Vida personal

Vicente Fernández se casó en 1963 con María del Refugio Abarca Villaseñor. La pareja tuvo   tres hijos, los llamados “tres potrillos”:  Vicente, Gerardo y Alejandro. Posteriormente, también adoptaron a una niña, Alejandra.

Entre 1977 y 1987 tuvo una relación amorosa extramatrimonial con la actriz mexicana Patricia Rivera. Se conocieron durante  el rodaje de El Arracadas. Rivera es  madre de su supuesto hijo, Pablo Rodrigo Fernández, ya que fue reconocido por él. Pero una  prueba de paternidad, realizada mucho tiempo después, arrojó datos negativos al respecto.

Algunos de sus nietos han seguido sus pasos: Álex Fernández busca continuar la dinastía en el ámbito del mariachi y Camila Fernández explora el pop y el rhythm and blues.

Seguidores de Fernández rodena el hospital donde falleció.
Foto: EFE

Ahora sus seguidores acampan cerca del hospital y de  su rancho Los 3 Potrillos, cerca a la ciudad de Guadalajara, donde se anunció que se  llevará adelante el funeral.

Llantos y cantos en las afueras del rancho Los 3 portillos
Foto: EFE

Paralelamente,  las academias de la grabación –que entregan los Grammy–  dieron, en  un comunicado, su “gratitud” a Fernández por “su enorme contribución a la música latina”.

Hoja  de vida

  • Nacimiento El 17 de febrero de 1940 en Huentitán el Alto.
  • Inicio  En 1968 grabó su primer álbum, La voz que usted esperaba.
  • Temas El rey, Volver, volver, Cruz de olvido, De qué manera te olvido, Las llaves de mi alma, El Arracadas, La muerte de un gallero, Hermoso cariño, La ley del monte y Por tu maldito amor.
  • Películas  Debutó en Tacos al carbón en 1971. También actuó en El Tahúr, Acorralado, El diablo, el santo y el tonto. Su última producción fue en Mi querido viejo en 1991.
  • Familia  Se casó en 1963 con María del Refugio Abarca Villaseñor, con la que tuvo tres hijos, Vicente, Gerardo y Alejandro, que son conocidos como “los tres potrillos”, además de adoptar a una niña, Alejandra.

Transmito mi pésame a familiares de Vicente Fernández,  reconocido en México y en el extranjero 

Andrés  López Obrador

Estoy con el corazón roto. Don Chente conmigo fue un ángel toda la vida. Él me quiso mucho y yo a él

Ricky Martin

Fernández fue un verdadero genio del folclor y la música de nuestra región

Iván Duque

Seguirás siendo El Rey. Un abrazo lleno de fuerza a su familia que tanto quiero

Maluma

Con el alma entristecida  lamentamos la partida de la institución más grande de la música

Yuri

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos