Después de 70 años de formación, el instituto Eva Perón cierra sus puertas

El centro educativo cae víctima de la pandemia y cesa su funcionamiento.
jueves, 4 de marzo de 2021 · 05:04

Paz Monasterios  / La Paz

Ana apresura el paso porque ya va tarde para la clase de dactilografía. Se quedó hasta altas horas de la noche practicando su formación en inglés y no escuchó el despertador. Entra en silencio, ya empezó la clase. Coge su asiento, se acomoda frente a la máquina de escribir Royal y posiciona sus dedos en el amplio espectro de las teclas. 

Este escenario ficticio retrata una realidad vivida durante más de 70 años en el Instituto Técnico Eva Perón. Un centro de formación, que en más de medio siglo preparó a miles de jóvenes en La Paz y que este 2021 cierra definitivamente  sus puertas.

“Con mucha pena, después de 70 años de un trabajo hermoso que ha hecho mi papá enseñando y teniendo el instituto, hemos decidido cerrarlo por esta situación de la pandemia”, anunció María Isabel Aguilar, hija del fallecido fundador, Carlos Lucas Aguilar, y directora del centro educativo en los últimos 20 años.

Transcurría el año 1948 cuando se fundó este centro educativo. Benemérito de la Guerra del Chaco y taquígrafo del Senado de la Nación, Aguilar apostó por la formación de las y los secretarios, en un momento en el que la profesión se encontraba en su apogeo. 

“(A él) le gustaba mucho la dactilografía, la taquigrafía, que hace tiempo ya no se enseña en los institutos. Le gustaba impartir sus conocimientos, enseñar y de esa manera se le ocurrió iniciar el instituto Eva Perón”, apuntó la directora.   

El profesional lideró el instituto durante décadas con cursos completos de secretariado ejecutivo, que incluían clases de taquigrafía, dactilografía, inglés y contabilidad. Las máquinas de escribir formaban parte del mundo laboral de la época, pero no dejó de ser protagonista en el Instituto Eva Perón hasta 2019, porque se la consideraba una valorada herramienta de enseñanza. 

“Mi papá decía: ‘Escribir a máquina al tacto, fuera de ser una profesión,  es un arte”, recordó la docente. “Nosotros enseñábamos en las máquinas manuales y posteriormente pasábamos a las computadoras para hacer un poquito de Word y Excel o dactilografía computarizada”, agregó. 

Fue precisamente esta metodología presencial la que golpeó al centro educativo durante la pandemia de Covid-19. Tras un año imposibilitados de dictar clases en sus aulas, la familia Aguilar tomó la decisión de cerrar definitivamente sus puertas, en vistas de que el 2021 no presenta un mejor escenario.  

“Hace un año que no hemos tenido actividad. Yo sé que en algunos institutos están pasando (de forma virtual), pero nuestras materias son presenciales. No puedes controlar mediante video. La enseñanza tiene que ser presencial, tiene que estar uno controlando la posición de los dedos, cómo maneja”, sostuvo.  

En total fueron 71 años de un negocio familiar que pasó por tres sedes paceñas y que albergó a cientos de mujeres y hombres que buscaban perfeccionar sus habilidades. 

“(El mayor legado) es la satisfacción que tenemos de haber hecho algo por Bolivia, por la juventud. Enseñar, dejar un granito de arena, para que la gente trabaje y aproveche todo su aprendizaje”. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

6
22