Las mujeres redefinen el tablero y reclaman su lugar en el cine boliviano

La presencia femenina se va incrementando en los puestos de toma de decisión del audiovisual nacional, mientras una investigación busca rescatar los aportes que hicieron en décadas pasadas.
domingo, 7 de marzo de 2021 · 05:04

Página Siete  / La Paz

Desde vestuaristas, maquilladoras y productoras, hasta,  recientemente, directoras, guionistas y sonidistas, la presencia femenina detrás de cámaras se viene incrementando en los últimos años, en el audiovisual boliviano. Una evolución que lleva a las mujeres a querer continuar con el trabajo para equilibrar la balanza, a la vez que buscan reivindicar el papel de compañeras, cuyos aportes pueden haber sido pasados por alto en el pasado.  
 
Precisamente este vacío en el discurso histórico del cine nacional es lo que intenta sanar la investigación Mujeres/cine: Bolivia 1966-2020, realizado por el Festival de Cine Radical, Imagen Docs y el apoyo del Centro Cultural de España en La Paz. Una apuesta que busca rescatar las contribuciones femeninas y brindar luz a personas que quizás no figuran en los libros de historia, pero sin quienes muchos clásicos nacionales no hubieran sido posibles. 
 
“(Queremos) contribuir a la visibilización de las mujeres en distintas áreas del audiovisual a través de una acción concreta que consiste en rastrear justamente sus nombres, sus colaboraciones, sus aportes concretos en películas, pero no solamente en ese ámbito de la producción sino también en otros como la gestión cultural y la crítica”, afirmó Mary Carmen Molina, co-coordinadora de esta investigación.  

La investigadora explicó que el que se hayan  pasado por alto sus aportes no es tanto por el hecho de ser mujeres, sino porque históricamente fueron relegadas a roles que no suelen ser reconocidos públicamente.   

“No es sólo un problema de Bolivia. El discurso histórico del cine muchas veces privilegia al autor, es decir, al director de una pieza o máximo al guionista y al director de fotografía. Históricamente, esos puestos han sido encarnados por hombres porque la división sexual del trabajo también se puede encontrar en el cine. El tipo de tareas que las mujeres han desarrollado durante muchas décadas en el siglo XX en el cine han sido labores vinculadas con la organización —por eso hay tantas mujeres en la producción— y con labores que muchas veces emparentan al trabajo doméstico, de organizar, administrar, gestionar ciertas cosas”, explicó Molina. 

“Entonces, sí han sido eclipsadas, pero por un enfoque concreto. No se trata de encontrar que este eclipsamiento es algo personal, sino que proviene de un enfoque teórico y de una metodología de trabajo concreta que tiene sus consecuencias y entre sus consecuencias es que se invisibiliza el trabajo de las mujeres, por el tipo de trabajo que es éste”, añadió. 

Durante años fueron escasas las mujeres que ocupaban puestos de decisión en el cine nacional  y quienes estaban en el camino de ocuparlos, se encontraban con trabas propias de un ambiente machista. Sobre este tipo de dificultades, la directora y guionista Denisse Arancibia tiene mucha  experiencia.  

“Sí, he sentido discriminación, sí he sentido que había como muy poca fe de muchos colegas hombres por el hecho de ser mujer cuando trataba de hacer mis pelis, mis proyectos”, admitió la cineasta. “Por ejemplo, yo tenía un catedrático que nos dijo a todas las estudiantes de cine que no íbamos a poder hacer películas porque nos íbamos a embarazar. Desde que estás estudiando te ponen un montón de trabas machistas y haces no más un doble trabajo: no sólo tienes que aprender a hacer cine sino que tienes que aprender a combatir el micromachismo que está implícito”, añadió. 

Situaciones similares enfrentó Viviana Saavedra, directora, productora y fundadora de Bolivia Lab, quien agregó que mucho depende “del contexto” en el que una se desenvuelve. 

“En la televisión de los años en los que yo empecé no había mujeres en roles técnicos, la mayoría de las mujeres eran conductoras de televisión. En ese momento era terrible, había un rechazo terrible hacia la mujer y sí he sentido mucho prejuicio al género, a  la capacidad. (...) En determinados momentos había  cosas bien feas como el decir ‘que las mujeres no toquen los equipos porque eran kenchas y los iban a arruinar’ o cosas así”, señaló la realizadora.  “Con el tiempo me he ido dando cuenta de que depende mucho del contexto en el que te desarrollas y el grupo con el que te toca trabajar. Hay compañeros que evidentemente van a valorar tu trabajo y van a darte un trato distinto —en el buen sentido— o que van a ser compañeros de verdad y van a aportar a reconocer tu trabajo”. 

 

Un futuro prometedor

Pese a las dificultades, las cosas parecen estar cambiando. Todavía el número de mujeres en el audiovisual boliviano es limitado en comparación a los hombres, pero poco a poco se abren  espacio y preparan el camino para un futuro más igualitario. 

“Creo que hay una apertura; sin embargo,  seguimos necesitando generar protocolos. Por ejemplo, de seguridad en el sentido de acoso, que es algo que nos preocupa mucho porque ha  habido varias denuncias y ha  habido denuncias silenciosas también;  es decir que se han contenido, porque no hay la protección para hacer estas mismas y que esto  llegue a un buen fin”, apuntó Saavedra.  

“Asumiendo que realmente hacer cine en Bolivia es  para gente,  no sé si valiente o desquiciada, yo quiero creer que la presencia de la mujer en el cine va a ir mejorando, porque siento que recién nos estamos organizando, nos estamos conociendo, estamos aprendiendo a trabajar entre nosotras; estamos aprendiendo a dejar esa competitividad que el machismo nos impone”, señaló, por su parte, Arancibia. “Ahorita, estoy en un momento en mi carrera donde sólo quiero trabajar con mujeres y recién vamos a empezar a igualar la balanza. Tenemos que darnos la oportunidad que el medio como tal no nos lo va a dar”, sostuvo.  
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

2
2

Otras Noticias