Bernardo Arancibia toma la posta de la organización del Fitaz

Maritza Wilde, creadora del encuentro bienal de teatro, continuará involucrada como asesora.
jueves, 29 de abril de 2021 · 05:04

Paz Monasterios  / La Paz

Tras más de dos décadas a la cabeza de la organización del Festival Internacional de Teatro de La Paz (Fitaz), Maritza Wilde da un paso al costado y entrega las riendas a Bernardo Arancibia, actor e integrante de Teatro Grito. La maniobra se produce meses después de que la XII edición del encuentro artístico fuera cancelada por la llegada de la Covid-19 al país. 

“Hace rato que pensé hacerlo porque ya son 20 años. 20 años es mucho tiempo. Voy a seguir escribiendo, voy a seguir con otras cosas, pero  he decidido no volver a la escena como actriz ni como directora”, explicó Wilde. “He recomendado a Bernardo Arancibia  porque es un hombre de teatro joven —hay que dar paso a la gente más joven—, pero con experiencia y, sobre todo, con mucha seriedad y responsabilidad en su trabajo”, destacó. 

 El Teatro  de Los Andes con la obra En Un Sol Amarillo. 
Foto:Facebook (Fitaz)

De esta forma, toda la parte operativa del festival recae en el director paceño, mientras que la actriz y dramaturga permanecerá en un papel de asesora y, quizás, de presidenta vitalicia. 

“Maritza ha confiado en mí y en mi equipo de trabajo para que podamos realizar la versión 2022. A invitación de ella es que obviamente yo  he aceptado este reto, que más allá de ser un desafío a nivel de organización, para mí también es un honor y una responsabilidad con el teatro, con la actividad que yo hago”, apuntó Arancibia. 

“Ella me deja toda la responsabilidad, pero  voy a procurar que no se desmarque del todo. Estoy en constante comunicación con Maritza para comentarle lo que estamos haciendo,  porque me parece que ella tiene mucho por aportar. (...) La idea no es empezar de cero, inventar la pólvora, sino más bien que ella esté dentro del concepto, pero decisiones de programación, de dinámica del festival, están ya en mis manos”.

 La obra  Las  Tremendas Aventuras De La Capitana Gazpacho. 
Foto:Facebook (Fitaz)

El Fitaz fue creado en 1999 con motivo del primer nombramiento de la ciudad de La Paz como Capital Iberoamericana de las Culturas. Las primeras dos versiones se llevaron a cabo en años consecutivos, pero a partir de 2002 el encuentro teatral se produjo de forma bienal. 

A través de los años, su presencia y prestigio se fue incrementando hasta que en 2018 el festival fue declarado Patrimonio Cultural de la ciudad de La Paz.  En  2020 se perfilaba cargado de arte con la presencia de grandes elencos nacionales como Teatro de los Andes y Mondacca Teatro, pero la pandemia forzó la cancelación de esta última versión organizada por Wilde. 

“No he sentido pena, he sentido que he cumplido con lo que tenía que hacer a lo largo del tiempo con el proyecto que yo elaboré. Estoy muy agradecida a todos los que han colaborado a lo largo del tiempo dentro de la organización”, afirmó la dramaturga. “Esta pasada de posta es buena. Estoy segura de que Bernardo lo hará  bien. Este momento que vivimos, que no creo que se pase el 2022, las formas de llegar hacia el público van a cambiar, pero felizmente la tecnología existe. El teatro siempre encuentra formas de salir adelante”, recalcó. 

Un futuro más virtual

Cuando falta un año para la próxima versión del Fitaz, Arancibia puso manos a la obra en la organización. Si bien la emergencia sanitaria impide las certezas, el  productor  ya prevé una mayor presencia del formato virtual, sin que eso asegure una edición netamente en ese formato. 

“Es pronto, pero yo siento que ya es mañana. ¿Qué puedo adelantar? Que lo vamos a hacer con full ganas”, aseguró el productor. “Le vamos a dar un mayor protagonismo a lo virtual. No sabemos qué va a pasar con la pandemia todavía y ante esta incertidumbre sabemos que la virtualidad va a seguir, no sólo por la pandemia, sino porque se ha instalado ya en nuestro cotidiano vivir”. 

También se dará mayor énfasis al teatro infantil y  al callejero. Este último con la idea de incentivar presentaciones en espacios abiertos, tanto por la emergencia sanitaria, como para permitir que “la ciudad se apropie del festival”. 

“Dependerá mucho de la pandemia, de quienes se sumen a esta nueva versión, pero vamos por ahí, con estas ideas iniciales”, señaló. “Espero que hasta octubre pueda ya tener la figura clara de presupuesto y grupos que puedan estar a nivel internacional en el festival, no sólo en presentaciones sino también en actividades formativas. Queremos hacer actividades complementarias, charlas y demás. Yo creo que hasta fin de año tendremos todo el festival más estructurado y programación nacional”, manifestó.  

Para el futuro a mediano plazo, Arancibia plantea acrecentar las actividades secundarias, para que el festival no sea algo que sólo ocurre  cada dos años.

“Es un patrimonio que tenemos que pensarlo para el 2022, 2024 y así, que se siga realizando. Y si es posible, también, que no sea cada dos años como ahora, sino que tenga continuidad, que haya actividades del Fitaz o relacionadas al festival también en el 2023, para que no se pierda este vínculo. Creemos que  la ciudad tiene que apropiarse de este patrimonio para que no sea sólo mi iniciativa o la de mi equipo, o como era sólo de Maritza, sino que La Paz reclame siempre el Fitaz”, reiteró el actor. “Espero realmente que Maritza quede contenta con este paso de posta, que podamos hacer un 2022  con el que ella, nosotros y la ciudad de La Paz estemos felices”, concluyó. 

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

45
48