Elvira Espejo: «Veo necesaria la expansión del museo a otros departamentos del país»

La directora del Musef identifica a la digitalización y la revalorización del espacio como “un lugar vivo”, entre sus principales desafíos para la gestión.
jueves, 8 de abril de 2021 · 05:04

Página Siete  / La Paz

La tejedora y escritora Elvira Espejo (Oruro, 1981) asume nuevamente el reto de encabezar el Museo Nacional de Etnografía y Folklore (Musef) menos de un año después de su salida del puesto. La digitalización de las muestras museográficas y la expansión del repositorio hacia Santa Cruz y Cochabamba son algunas de las propuestas que pone la artista sobre la mesa y que detalla por escrito en respuesta a un cuestionario de Página Siete. 

¿Qué significa para usted volver a estar a cargo del Musef?

Volver al Musef significa asumir un compromiso con las culturas de nuestro país. Es, desde luego, una gran responsabilidad que asumo con la convicción de tener una propuesta a largo plazo y con el sueño de poder contribuir al desarrollo de nuestro país. 

Del mismo modo, agradezco la confianza depositada en mi persona por parte de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia encabezada por nuestro presidente, el maestro Luis Oporto. 

¿Qué lecciones aprendidas rescata de su pasada gestión para la actual? ¿Habrá cambios de personal? 

Durante la gestión de  2013 a  2018 se trabajó la línea referida a la “Rebelión de los objetos”,   que se nutrió de las colecciones propias del Musef: textiles, cerámica, plumas, metales, líticos, madera y cestería. 

Esta nueva gestión se basa en este camino andando para abordar la vida social de los objetos, bajo el lema “Expresiones”. Esta línea que se inició en 2019 continúa ahora con el afán de conocer la relación de los objetos con el diario vivir de nuestras culturas, interiorizar en estas dinámicas y, para ello, tenemos una proyección de seis años con temas diversos y necesarios. 

Esperamos contar con un personal altamente calificado y comprometido para poder llevar adelante este cometido. 

¿Cuáles son sus principales planes para el Musef en el corto y mediano plazo? 

Tomando en cuenta que tenemos una proyección de seis años, actualmente se trabaja en base a estos planes anuales. Las temáticas propuestas son: Lenguajes y poéticas (2021), alimentación, cerámica y comida (2022), música, instrumentos musicales (2023), manejo del agua (2024) espiritualidad y corporalidad (2025) y  el espacio social y territorio (2026). 

Evidentemente, se afronta el reto de digitalizar y hacer accesible al público todas las muestras museográficas y los productos académicos que se lleven a cabo durante estos años; por ello, adentrarnos en las nuevas tecnologías es también un desafío para el Musef. 

A largo plazo, veo necesaria la expansión del Museo a otros departamentos del país. Considero sumamente importante el poder contar con sedes en Santa Cruz y Cochabamba para, de este modo, poder articular las tierras bajas y los valles con las tierras altas, en un proceso de entendimiento y crecimiento mutuo dentro de nuestro país.

Elvira Espejo, directora del Musef. Foto: Archivo Musef

Vuelve al Musef en situaciones adversas por el recorte presupuestario y la pandemia. ¿Cómo afrontará la nueva situación del repositorio? 

Afrontamos los retos con mucha energía;  el recorte presupuestario y las limitaciones de la pandemia nos proponen evidentemente muchos desafíos;  sin embargo, tenemos una proyección y un compromiso fuerte como equipo de dar lo mejor de nosotros en cada momento. El salto hacia lo digital es también parte clave dentro de este proceso. 

¿Cree que los reconocimientos que ha recibido en el último tiempo (Medalla Goethe, por ejemplo) puedan ayudar a atraer atención al Musef? ¿Quizás, incluso, financiamiento? 

Esperamos contar con alianzas y apoyos externos;  sin embargo,  es claro que la crisis económica ha afectado a nivel mundial. 

En pleno siglo XXI, ¿cuál es el papel de un museo de arqueología y antropología? ¿Cómo acercar a la población al repositorio? 

El Musef es más que un museo de arqueología y antropología, y es justamente ése el desafió que tenemos, revalorizar nuestro espacio como un lugar vivo, donde se analiza la relación entre los objetos y nuestras culturas, donde se conoce la complejidad de la producción de un tejido o de una cerámica. 

Nos planteamos el desafío de dar a conocer a través de nuestros bienes culturales y documentales cómo se desarrolla la ciencia y la tecnología, puesto que éstos nos dan la apertura de entendernos como un país pluri y multicultural. 

Creemos que con la línea que planteamos podemos generar esa reflexión en nuestro público y hacerlo replantearse la idea de un museo. Además,  el Musef Portátil, por ejemplo, rompe las paredes tradicionales de un museo y viaja a diferentes partes del país con ese mismo afán. 

¿Cuál es su ideal para el Musef? 

Que sea un referente a nivel nacional e internacional, como actualmente ya lo es. Marcando líneas novedosas de estudio, investigación y museografía, cuestionándose constantemente pero, sobre todo, reconociendo el valor de nuestras culturas. 

Paralelamente al Musef, ¿en qué otros proyectos está trabajando? 

Tengo varios proyectos personales, tanto a nivel de artista plástica, poeta y cantante;  por el momento, muchos de ellos están en proceso de creación.

 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

4
4