Ismael Serrano: «Si hay algo que detesto es la romantización de la pandemia»

El cantautor español presenta un nuevo disco en el que toca temáticas que quedaron “congeladas” por el confinamiento.
domingo, 16 de mayo de 2021 · 05:04

Paz Monasterios  / La Paz

Después de celebrar dos décadas de carrera artística y presentar dos discos en vivo, Ismael Serrano  (Madrid, 1974) se inspira en los sucesos de los últimos meses para lanzar su primer álbum inédito en siete años, "Seremos". Un proyecto que cuenta con su característica voz mientras se adentra en el feminismo y la introspección, y comparte micrófono con artistas de la talla de Pablo Alborán, Clara Alvarado, Ede, Litus y Jimena Ruiz Echazú.

En medio de la promoción de este nuevo material y cuando faltan unas semanas para que retorne a los escenarios, el cantautor madrileño conversa con Página Siete sobre el golpe que supuso la pandemia, su visión del futuro y su recuerdo de Bolivia. 

Es un disco compuesto en pandemia, pero no toca directamente el tema. ¿Por qué?

Porque no fui capaz, porque me veía tan inmerso en todo, en la tragedia. Ha  habido compañeros y compañeras que han compuesto canciones preciosas, que me han conmovido, pero yo no he sido capaz. 

Si hay algo que detesto es la romantización de la pandemia. Hay gente o escritores que hablan de ella como “yo ni me enteré, fue maravilloso, porque me ayudó a escribir un libro y una novela”. A mí todo eso me parece horrible. A esa gente habría que dejarla encerrada de por vida (ríe).   

Yo creo que ha sido una experiencia traumática para el común de los mortales, que nos ha obligado a estar lejos de la gente a la que queremos y, en esas circunstancias, a mí me apetecía más hablar de la vida que había quedado congelada, detenida en el tiempo, y que recuperaremos más pronto que tarde. 

Me apetecía hablar de las cuentas pendientes con las mujeres en quienes recae de manera injusta la tarea de los cuidados —injusta, digo, porque no se reparte bien—. Hablar de la lucha de las mujeres que están construyendo un futuro mejor para mi hija. Hacer introspección, ponerme en mi sitio y decirme: “No eres el cantautor que vino a ordenar la vida de nadie, bájate del pedestal”. Me apetecía escribir una canción de desamor que no estuviese llena de rencor, que tratase de dejar un mensaje. 

Me apetecía cantar desde otro lugar y sobre todo haciendo una llamada a levantar la mirada y mirar hacia el futuro. 

Precisamente la palabra “seremos” implica una visión del futuro. ¿Cómo ve usted el mundo después de este año de confinamiento?

No lo veo, en el sentido de que, creo que estamos tan atravesados por el trauma de la pandemia, que es difícil tener una visión de futuro que no esté un tanto distorsionada, como que nos falta aún perspectiva. 

Pero quiero pensar que nos ha dejado una cierta enseñanza y a poner en valor ciertas cosas, a poner en valor el bien común, la necesidad de crear comunidad. Aprender, en definitiva, que de ésta o salimos juntos o difícilmente vamos a salir. 

Ahora que estamos aquí en Occidente y se avanza a velocidad de crucero con esto de la vacunación, difícilmente se van a solucionar los problemas a nivel global si nuestros vecinos en Marruecos, por ejemplo, no se vacunan también. Todo eso yo creo que lo aprenderemos con el tiempo, espero que no sea a golpe de sufrimiento y de sacrificio, pero aprenderemos que la perspectiva tiene que cambiar y que hay que generar otro tipo de vínculos.

Se acerca a los 25 años de carrera. ¿Cómo ha sido el camino?

Yo creo que soy afortunado y no siempre me permito disfrutarlo. Yo tengo la sensación de que cada disco es una reválida, una vuelta a empezar, un nuevo comienzo donde, de alguna manera, te examinas a ti mismo y también te sometes al juicio de los demás y cada vez creo que me presento ante ese juicio más frágil, más susceptible. Cada vez me da más miedo y cada vez me dan menos ganas de someterme a ese juicio. 

Me apetece mucho cantar y compartir, pero cada vez tengo mi mandíbula más frágil. Pero, por otro lado, trato de relativizar y entender que la música es algo muy importante en mi vida, que me sirve como terapia, que me ayuda, pero no es lo más importante. Los afectos, los amigos, eso es más importante que cualquier otra cosa. 

La última vez que estuvo en Bolivia fue en 2012. ¿Qué recuerdo guarda de Bolivia y su público?

La primera vez que estuve en Bolivia fui invitado para participar en una peli que se llamaba "El corazón de Jesús", del maravilloso director Marcos Loayza, con el que tengo esa deuda de esa primera experiencia de conocer un país en el que apenas se conocía mi música. 

Luego he tenido la posibilidad de volver y siempre ha sido una sorpresa. Convengamos que mi música no es la más radiada o no se escucha en las radiofórmulas habituales, pero de repente hay un público que conoce las canciones y que comparte esta propuesta musical. 

No hemos ido tanto como quisiéramos y siempre está en nuestros planes volver. Cuando empieza la pandemia nosotros teníamos viajes pendientes a Latinoamérica. Íbamos a volver a México, Chile, Colombia, Ecuador y en nuestros planes estaba también Bolivia. Ojalá se puedan definir esos planes el año que viene.

En el último tiempo publicó un cuento infantil, un libro de relatos y una obra teatral. ¿Cuál es su próximo proyecto literario?

Quiero editar un cancionero. Hasta ahora no he sido capaz de editar un cancionero con toda mi obra musical, todas mis canciones. Con toda la obra musical que he escrito yo y otra de la que no soy autor, pero que de alguna manera he cantado. 

Me apetece volver a escribir un libro de poemas. Tengo una propuesta y una idea para hacer una novela...planes hay muchos, lo que no sé es si a mis días les faltan horas y no sé cuándo voy a encontrar el momento, pero si me apetece volver a escribir. 

Me gusta mucho contar historias y escribir desde el relato, desde la novela. Te permite otro tipo de mirada, otro tipo de ritmo, que le da un matiz diferente a la historia. Es un reto muy bonito y es un reto al que me apetece volver a enfrentarme. 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Más de
47
49