Una feria para calentar el ambiente

Novedades de editoriales nacionales, literatura clásica y cómics son algunas de las ofertas que estuvieron presentes en la Jisk’a Feria del Libro.
martes, 4 de mayo de 2021 · 05:04

Jorge Manuel Soruco Ruiz 

Muchos transeúntes se llevaron una sorpresa cuando, al ir al trabajo o volver a casa, se encontraron con que frente al Monoblock de la Universidad Mayor San Andrés, librerías, editoriales y centros culturales exponían sus textos con diferentes ofertas: desde enciclopedias hasta ensayos, pasando por literatura, cómics y tomos académicos. Durante una semana el céntrico punto paceño se convirtió en la sede de la Jisk’a (pequeña) Feria del Libro.

“Esto es sorprendente y genial”, manifestó Shaeli Lantarón (25 años), quien recorrió los pasillos formados por los stands. “Llegué por casualidad, ya que estaba pasando por aquí y me quedé para ver qué se ofrece”. 

Como ella, entre el 19 y 24 de abril muchas personas aminoraron su paso al llegar a la plataforma, para curiosear, aprovechar la oportunidad de buscar el texto tan necesitado o simplemente saber de qué se trataba la exposición. Gracias a eso, varios deambularon entre los puestos de librerías como El baúl del libro y La Viñeteca, o editoriales nacionales.

Lantarón agregó que es una ventaja que la feria se realice en un espacio tan céntrico: “A muchos de nosotros se nos hace difícil hallar dónde se encuentran la mayor parte de las librerías. Tenerlas al paso es una gran oportunidad para conocerlas y saber sus especialidades”. 

Juan Alberto Mamani (de 27 años), otro visitante, opinó que las ferias debieran ser regulares para fomentar la lectura en la sociedad “no muy acostumbrada a ello”. “Hay que ser honesto: el boliviano no lee mucho y tampoco está muy enterado de lo que puede encontrar”.

“Esta feria es muy útil para quienes estamos en el área académica, seamos profesores o estudiantes. Estoy buscando un libro que necesito para dictar mis clases de sociología y otros textos que necesito para actualizarme. Lo mejor es que hay ofertas que nos permiten el lujo”, comentó Eliseo Liborio Miranda, un sociólogo de 55 años.

Desde las diez de la mañana los transeúntes podían ver ofertas en distintos géneros y de distintos orígenes. Para el amante de la literatura nacional estaban las editoriales El Cuervo, Plural y 3.600 con novedades y ofertas. La literatura clásica universal tenía su lugar con ediciones rústicas y de lujo de títulos como Los Miserables de Víctor Hugo o El Quijote de Cervantes Saavedra; los escalofríos corrían de parte de H. P. Lovecraft con colecciones completas, al igual que Edgar Allan Poe y Stephen King.

El stand  de La Viñeteca, frente al Monoblock de la UMSA. 
Foto:Facebook (La Paz Culturas)

El cómic tuvo un lugar privilegiado. No solo hubo dos puestos dedicados al noveno arte —La Viñeteca de La Paz y la tienda de Pablo Cíldoz de Cochabamba— sino que otras librerías, como El baúl del libro y Gigantes del libro, tenían ofertas de este material. 

Si bien los puestos tuvieron cliente durante todo el día —la ubicación de la Plaza del Bicentenario así lo garantizó— fue en las tardes cuando más interesados se registraron, aunque su número exacto aún no se dio a conocer. 

Esta es una iniciativa de la Cámara Departamental del Libro de La Paz (CDL), una institución que pretende organizar dos versiones más del evento, una a mediados de año y la última a finales. “Hay varias razones detrás de la organización del evento. Una de ellas es apoyar tanto a lectores como libreros, ambos afectados por la crisis y la pandemia”, explicó el gerente de la CDL, Juan Pablo Chumacero.

“Debido a la emergencia sanitaria la gente ha dejado de acudir a las librerías. Eso, obviamente, afectó al sector y eventos como la Jisk’a Feria ayudan a que los proveedores puedan llegar al público de una forma más fácil”, agregó.

Chumacero indicó que las otras dos versiones del año también se realizarán en la Plaza del Bicentenario, debido a la afluencia de personas. 

El evento también destaca porque forma parte del programa La Paz Lee, una iniciativa que la Alcaldía paceña lleva realizando desde 2017 y que se realiza en el marco de los festejos por el Día del Libro (23 de abril) y del Día del Libro Paceño (28 de febrero, en conmemoración del nacimiento de Franz Tamayo).

Asimismo, marca el regreso a las actividades presenciales relacionadas con el libro. De hecho, está también pensada como un anticipo de la Feria Internacional del Libro de La Paz (FIL), que este año cumple sus bodas de plata y no se pudo llevar adelante el año pasado debido a la emergencia sanitaria.

Dos visitantes  en la Jisk’a Feria del Libro. 
Foto:Facebook (La Paz Culturas)

Es por ello que el programa de la Jisk’a Feria no se limitó a la exposición de libros, sino que también se realizaron charlas virtuales sobre distintos temas relacionados con la literatura, por ejemplo, obras de teatro con tema de pandemias en la ficción. Según una evaluación inicial de la Cámara, cada evento, trasmitido mediante las redes sociales, contó con entre 2.000 y 3.000 participantes.

Este tipo de actividades también habrá en las otras Jisk’a Ferias y en la FIL, la cual está programada para la segunda quincena de septiembre, donde, entre otras temáticas estará el centenario del nacimiento de Jaime Sáenz. Se hablará de su vida y su obra, además de rendirle un homenaje. Toda una promesa para los numerosos admiradores de este emblemático escritor paceño.

 


 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

3
1