Cholitas, llega el filme sobre las bolivianas en la cima del mundo

“Es importante que Bolivia vea la película, muestra que querer es poder” dice Lidia, una de las escaladoras que conquistaron el Aconcagua (VIDEO).
miércoles, 29 de septiembre de 2021 · 05:03

Jorge Soruco / La Paz

En 2019, el grupo Cholitas escaladoras de Bolivia se lanzó a conquistar el Aconcagua, la montaña de mayor altitud de América. Llegaron a la cumbre el 23 de enero, ataviadas con polleras y cargando aguayos. Esa hazaña fue registrada por la productora española Arena Comunicación Audiovisual,  en un premiado documental que mañana se estrenará en Bolivia.

La cinta, de una hora y 23 minutos, lleva como título Cholitas. Se proyectará en el centro multisalas Cinebol (calle Alfredo Sanjinés 500, Ciudad Satélite). La Federación Boliviana de Ski y Andinismo (Febsa), que apoya el estreno, informó que la producción estará en la cartelera durante una semana y después  pasará a las salas del Multicine y el Megacenter de La Paz.

“Es muy importante para nosotras que Bolivia vea esta película. Estuvimos en la presentación en España, y teníamos planeado viajar a otros países, pero la pandemia nos lo impidió”, contó Lidia Huayllas Estrada, una de las andinistas que conquistó el Aconcagua.

Para esta escaladora de 55 años, el documental muestra un momento muy importante de su vida y de la de sus compañeras:  el instante cuando demostraron que “querer es poder”.

Todo esto con sólo cuatro años de experiencia en alta montaña. En ese período pasaron de  “sólo” subir 5.200 metros a los 6.960,8 de la cumbre argentina,  ubicada en la provincia de Mendoza.

Antes de comenzar la carrera de andinista, Huayllas trabajaba como cocinera de altura. La verdad es que esa labor no se alejaba mucho de la que ahora cumple: era la encargada de llevar las provisiones al campamento  Campo Alto, en el Huayna Potosí. Allí preparaba la comida para los turistas y deportistas y, además, los esperaba con mate caliente para ayudarles a recuperarse del mal de altura.

Durante 23 años cumplió esa función. Pero el interés de subir los restantes 1.000 metros (el Huayna Potosí está a 6.090)  animó, a ella y a otras 10  compañeras, a pasar un curso. Y, de ahí a la conquista de las cimas del mundo.

“Nos preguntamos ¿por qué nosotras no podemos escalar? Sabíamos que sería difícil y caro -los equipos no son baratos- pero con voluntad y esfuerzo todos los sueños se consiguen”, recordó Lidia.

El grupo conquistó el Huayna Potosí, el Illimani, Acotango,  el Pomarape,  el Parinacota y el Sajama. Un video de sus escaladas llamó la atención de la productora española Arena  y de Montura,  y de  una empresa italiana de material de montaña. La última financió la expedición al Aconcagua y la primera filmó el ascenso en  Cholitas.

El reto  les tomó 22 días. “Aquí en Bolivia subíamos así no más. En Argentina nos presentaron varias medidas de seguridad previas y acciones para garantizar nuestra salud”.

Pero las bolivianas también aportaron. “Llevamos nuestras tradiciones, como pedir permiso a la montaña para que nos deje subir. Cuando llegamos había una tormenta peligrosa. Hicimos el ritual y el cielo se despejó”.

Después comenzó la escalada. La hicieron  Huayllas, Cecilia Llusco Alaña, Teodora Magueño Machaca, Analía Gonzales Magueño y Elena Quispe Tincuta, todas guiadas por el instructor Eulalio Gonzales.

Así, las cinco pudieron posar ataviadas con la ropa tradicional de la chola boliviana en la cima. “Claro que tenemos una ventaja sobre otros equipos: todas vivimos a más de 4.000 metros sobre el nivel del mar”, agregó Lidia.

Las integrantes de Cholitas escaladoras trabajaban regularmente como guías de montaña. Pero, la emergencia sanitaria interrumpió sus labores.  “Nos fregó a todas. Ya no podíamos salir y, claro, no venían los turistas. Así que algunas nos dedicamos a vender verduras y  otras, remedios andinos”.

En los últimos meses  recuperaron el ritmo. Ya han regresado a las laderas del Huayna Potosí y a sus entrenamientos.

Poco a poco esperan recuperar también sus clientes: turistas y deportistas nacionales e internacionales que necesitan   guías experimentadas.

La pandemia también frustró sus planes de perseguir nuevos retos. El principal es lograr plantar la bandera boliviana en la punta del Everest, la montaña más alta del planeta, a 8,849 metros sobre el nivel del mar.

Pero no perdieron el sueño. “Estamos buscando cómo lograr viajar, ya que es muy caro. Es posible que yo no lo haga, pero sí estoy segura que algunas de nosotras podremos hacerlo. Hemos demostrado que con esfuerzo y el apoyo de Dios nuestros sueños se hacen realidad”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias