Expansión o retiro: la batalla de librerías en pospandemia

Las cadenas nacionales actualmente tienen tiendas en dos o tres ciudades del país. Sin embargo hay planes para continuar conquistando territorios.
domingo, 5 de septiembre de 2021 · 05:00

Jorge Soruco  / La Paz

El 27 de agosto la librería Plural de Cochabamba cerró sus puertas. Las causas fueron la crisis política de 2019,  la pandemia de  covid y una fallida negociación con la Universidad Mayor de San Simón (UMSS);  pero  el director de Plural Editores, José Antonio Quiroga, considera que ésta es una retirada temporal.

“Se volverá a abrir. Será en otro espacio y más adelante, pero está en los planes el regresar a Cochabamba”, adelantó el editor.

Es que el negocio de las librerías en Bolivia consiste en una serie de conquistas y retiradas estratégicas Las principales cadenas del país han logrado en determinados momentos ampliar su red a otros departamentos, al tiempo  que también se vieron obligadas a cerrar las sucursales, incluso aquellas que tenían en la misma ciudad.

“Si bien nuestro mercado es todavía muy pequeño, las librerías, en general, han tenido crecimiento en los últimos años. Claro, se han dado cambios en la forma de hacer ventas, especialmente por la pandemia, pero hay futuro para este tipo de tiendas”, aseguró Carla María Berdegué, directora de Lectura.

Sin embargo, Berdegué es una de las primeras en reconocer que es un negocio con muchos vaivenes. Lectura llegó a tener hasta seis tiendas en diferentes regiones del país y ahora sólo tiene sucursales grandes  en La Paz y Santa Cruz, con algunos puntos de venta distribuidos en las urbes.

Sede de Lectura, desde allí distribuyen libros a todo el país. 
Foto: Archivo Página Siete

Es que el término cadena se aplica de forma diferente en Bolivia que en otras naciones. Mientras que en  Lima y Buenos Aires hay  empresas que tienen varios  locales en una misma ciudad, además de otras, en el país se refiere a las que poseen espacios en, al menos, dos urbes del eje, con muy pocas que puedan sostener más de uno en la misma región  urbana.

El Ateneo de Santa Cruz es una de las pocas que lo hacen, al igual que Gisbert en La Paz. En la sede de Gobierno Decus, La Viñeteca, Yachaiwasi, Lectura y Los Amigos del Libro llegaron a contarse entre estos negocios.

“No siempre es rentable”, contó Vidal Márquez, socio gerente de Yachaiwasi. “Nosotros llegamos a tener, además de nuestra librería principal en el centro, otra más pequeña en San Miguel, empero las ventas no  justificaron mantener la segunda”.

Una opción para poder acomodar los textos es la de puntos de venta. Consiste en pequeños espacios en instalaciones distintas, como supermercados.

Otra modalidad que se utiliza en el país es la de franquicia, que era la naturaleza de la librería Plural de Cochabamba. “Operaba bajo el nombre de Plural Editores, pero jurídicamente y administrativamente era de mi hermano Bernardo Quiroga. Si bien el socio de la empresa, la tienda tenía una administración autónoma”, explicó Quiroga.

Anteriormente se tenía un local en Sucre, que no duró mucho. También mencionó que se estudió la posibilidad de abrir una sucursal en  Santa Cruz, aunque el proyecto aún no se materializa.

El cierre de Plural de Cochabamba fue resultado de la acumulación de factores. La  crisis que experimenta el país desde octubre de   2019 es uno de ellos.

“El local se encontraba a media cuadra de la plaza 14 de Septiembre, por lo que cuando estallaron los conflictos de ese año se vio obligado a permanecer cerrado. Todos los días había  manifestaciones y peleas que ponían en riesgo a trabajadores y compradores”, recordó el director.

Ya  superada esa etapa, llegó la covid al país y con ella la cuarentena rígida. La venta se detuvo casi por completo.

El golpe final vino de parte de la UMSS. Durante varios meses se trató de renegociar el costo del alquiler, pero las charlas fracasaron a tal punto que la casa de estudios superiores sólo dio un plazo de una semana para que la librería abandone el espacio.

“Con la premura no nos dio tiempo de buscar una alternativa”, lamentó el editor.

Sin embargo,  el cierre no es visto como una mala señal por parte de otras empresas. Márquez destacó que Plural es una institución que demostró solidez y que logró establecer una buena posición en poco tiempo tras su creación en 1999.

Por su parte Berdegué indicó que pese a este contratiempo, se tienen noticias de iniciativas que van prosperando. Y también transformándose de acuerdo con  las necesidades del mercado.

Uno de los principales cambios fue el fortalecimiento del comercio por  internet. En el caso de Lectura,  su poco utilizada plataforma de venta cobró importancia debido a la cuarentena y continúa fuerte actualmente.

“Estamos llevando libros a todo el país. No es fácil, la inexistencia de un sistema eficiente de correos nacional hace que el transporte sea caro y la llegada algo lenta, pero mediante flotas estamos cumpliendo con nuestros clientes”, contó.

Curiosamente, aunque hubo un incremento, la venta de ebooks nacionales no es tan elevada como la de los ejemplares físicos. Quiroga, sin revelar números, advirtió que este tipo de formato sigue representando un porcentaje muy bajo del total de  textos distribuidos.

“En Bolivia las librerías tienen aún vida. No hay reemplazo para el espacio físico”, aseguró.

De la misma opinión son Berdegué y Márquez. El gerente de Yachaiwasi destacó, además, que esto se da en un país en el que la piratería de libros  es un problema mayor.

“Hay interés del lector en obras originales, de buena edición. Esto es bastante importante,  ya que las fotocopias han hecho que las copias ilegales abunden. También tenemos que recordar que Perú logró superar tanto la piratería masiva y logró establecer grandes cadenas”, comentó el librero.

Ahora la estrategia de algunas de las empresas se enfoca en conquistar nuevos territorios. Para las paceñas como La Viñeteca, Lectura y Yachaiwasi el objetivo es Santa Cruz.

“Es un mercado muy interesante. Hace una década nuestra prioridad era, en orden, Cochabamba y Santa Cruz. Hoy es al revés. La Feria Internacional del Libro cruceña demuestra cada año su potencial”, manifestó Márquez, quien reveló como primera táctica el nuevo ataque de su editorial al oriente.

 

“En Bolivia las librerías tienen aún vida. No hay reemplazo para el espacio físico en la venta de textos”. 

Juan Antonio Quiroga

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

Otras Noticias