La obra volverá al escenario del Auditorio Illimani el jueves 17 de noviembre

All That Jazz explora el dolor de la separación y la alegría de El Regreso

Tras años de trabajo el equipo de la compañía descubrió en la migración la temática ideal para producir su primer musical 100% boliviano, con las composiciones de los más grandes autores y grupos nacionales.

Cultura
Por 
La Paz - domingo, 13 de noviembre de 2022 - 5:00

Patty es una de tantas bolivianas que viajó a otro país en busca de una vida mejor. Dejó a su familia y amigos. Por diversas razones se ve obligada a volver a su tierra, donde se reencontrará con su primer amor y sus recuerdos. Así comienza El Regreso, el primer musical 100% nacional que la compañía All That Jazz presentará a partir del jueves 17 de noviembre.

La pieza es el resultado de años de trabajo de un equipo multidisciplinario, dirigido por Erika Ayala y Ana Espinoza. El objetivo era crear una obra de gran calidad que explorará diferentes emociones mediante la actuación, la danza y la música.

“Durante mucho tiempo hemos explorado diferentes ideas para crear la puesta en escena. Todas giraban en torno a lo que significa ser boliviano, a sentimientos como el amor en todos sus expresiones: romántico, filial y patriótico. Y todo acompañado por la música nacional”, explicó Espinoza.

$!Cantando se exponen los sentimientos de los personajes.

No fue una tarea fácil, pese la experiencias que Espinoza y Ayala tienen en el área. Antes de iniciar el proyecto ya habían llevado a los escenarios diversas puestas en escena musicales, desde fragmentos de otras obras, hasta piezas completas.

El detalle es que todas ellas eran creación del exterior. Cuando All That Jazz comenzó con ofrecer en los escenarios algunas de las canciones más emblemáticas de los musicales de Broadway y, con el tiempo, comenzaron a adaptar obras de larga duración, como El Jorobado de Nuestra Señora, entre otras.

$!Reencuentro de Patty con uno de sus amigos al regresar.

Buscando el musical nacional

“Si bien no es fácil producir un espectáculo musical, especialmente si es una obra completa, es más fácil adaptar algo ya estrenado. Crear uno desde cero multiplica las dificultades. Tienes que hallar la historia adecuada, elegir bien la música y elaborar las coreografías exactas, ya que son tan importantes como el texto”, reconoció Ayala.

Después de muchas discusiones las gestoras y su equipo determinaron trabajar sobre la migración. “Nos dimos cuenta que es muy raro que un boliviano no tenga, o conozca a alguien, un pariente que vive en el exterior. Es algo universal y que genera nostalgia, añoranza, además de la alegría del reencuentro”, recordó Espinoza.

El guion fue escrito por Bernardo Ayala. “Cuenta una historia de jóvenes con la vitalidad e ilusiones propias de los 20 años, con sueños sin límites, pero atrapados en sus circunstancias; de amor y desamores; de migración desgarradora y de regreso al país años más tarde, contada magistralmente con una selección de hermosos temas de autores bolivianos, desde rock hasta folklore, pasando por la música pop”, describió Espinoza.

$!Amigos reunidos, un momento de los nuevos ensayos.

Como es un musical enteramente boliviano, las canciones tenían que ser del mismo origen. Las productoras y codirectoras analizaron miles de composiciones de artistas nacionales, encontrando aquellas que se ensamblaban correctamente con la historia a contarse.

Así se eligieron 31 piezas de cantautoras de música popular de la talla de Matilde Casazola, Nilo Soruco, Manuel El Papirri Monroy Chazarreta, Willy Claure, Carlos Suárez, Gilberto Rojas, Milton Cortez y Toto Vaca. También se cuenta con obras de los grupos Octavia (y de su etapa como Coda 3), H3O, Los Kjarkas, Tupay, Loukass, Dixi, Ivia, Wara, y el Dúo Negro y Blanco.

Andrés Martínez fue el responsable de diseñar el sonido, mientras que Mauricio Clavijo se hizo responsable de la dirección vocal, Luis García de la musical, Marcos Arandia condujo a los actores y Alejandra Rojas fue la codirectora escénica.

$!Patty regresa a Bolivia, en una de las escenas de la obra.

De esta forma El Regreso se estrenó a finales de 2018 en el Auditorio Illimani del Campo Ferial Chuquiago Marka y en el Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez. Fue todo un éxito, con volteo de taquillas en las dos funciones, llegando a registrarse, de acuerdo a los datos de All That Jazz, a 4.500 espectadores.

Sin embargo, los siguientes años no fueron propicios para reprizar la obra. Primero los conflictos políticos y sociales de 2019, seguidos de la pandemia de Covid-19 en 2020 y 2021 interrumpieron la actividad de la compañía y, ni que se diga, el pensar en volver a llevar a los escenarios la puesta en escena de El Regreso.

“En algunos momentos nos pudimos desanimar, ya que hay muchos factores en juego. Uno de los más importantes es la disponibilidad de los espacios adecuados para la presentación, porque tenemos orquesta en vivo, bailarines y actores. Otro es la expectativa si quienes ya vieron la pieza cuando se estrenó quisieran verla de nuevo”, comentó Ayala.

Su compañera agregó: “Pero los sueños no mueren y, ya ven, volvemos a presentarnos en un hermoso teatro”. “Ahora les ofreceremos una obra más madura, mejorada gracias al intercambio con el público llena de risas, lágrimas y mucha música”, prometió.

“Tienes que hallar la historia adecuada, elegir bien la música y elaborar las coreografías exactas”.
Erika Ayala
90
obras
Produjeron y dirigieron Ayala y Espinoza en 25 años de trabajo.

Una temporada de tres días

La nueva temporada de El Regreso se realizará en el Auditorio Illimani, en el Bloque Verde del Campo Ferial Chuquiago Marka (Bajo Següencoma). Con capacidad para 800 personas, fue calificado por las codirectoras como “un espacio ideal parar presentar la puesta en escena”.

Las funciones, que comenzarán a las 20:00, están programadas para los días jueves 17, viernes 18 y sábado 19 de noviembre.

Las entradas cuestan 180 bolivianos en Súper VIP, 150 en VIP, 120 en preferencia y 90 en general. Se pueden adquirir mediante la plataforma Súper Ticket.

“Por el momento es la única temporada programada, esperamos que el siguiente año podamos volver a los escenarios en más fechas”, consideró la directora y productora de la obra, Ana Espinoza.

Su compañera Erika Ayala indicó que se ve la posibilidad de llevar el espectáculo a otra de las ciudades del país.


La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS