Amigos, familia y músicos dieron el último adiós al maestro Ernesto Cavour

Músicos tocaron por más de una hora y luego enterraron al charanguista en el Cementerio General.

Cultura
Por 
La Paz - martes, 09 de agosto de 2022 - 14:51

“Adiós maestro de maestros”, con esas palabras fue despedido esta mañana el maestro del charango Ernesto Cavour. Músicos, amigos y familia le dieron el último adiós a quien fue considerado como el “referente más grande” de la música boliviana y de este pequeño instrumento de cuerdas.

A las 10:00 comenzó la misa de cuerpo presente. Estuvieron presentes músicos como Donato Espinoza, el director de Música de Maestros, Rolando Encinas, el guitarrista del grupo Altiplano, Édgar Bustillos, y los integrantes de Kalamarka, Hugo Gutiérrez y Rodolfo Choque, entre otros.

Los Pajarillos Bullangueros, conjunto de niños que conformó Cavour para tocar chuntunquis (música tradicional boliviana de navidad), lo despidieron con este ritmo musical cuando su cuerpo era trasladado del Museo de Instrumentos Musicales al Cementerio General.

María Antonieta, la viuda de Cavour, comentó que cuando hablaban del momento de su partida, él le pidió que lo entierren en un cerro alto o debajo de un “sauce alegre”. Es por esa razón que fue sepultado debajo de un árbol, del camposanto de la zona norte de la ciudad.

Músicos tocaron por más de una hora para despedir al charanguista, con música tradicional boliviana; temas de la época del denominado neofolklore que comenzó en 1966, con la agrupación Los Jairas, de cual fue fundador.

Cavour falleció el 6 de agosto a las 20:00, a los 82 años. La noticia se dio a conocer el 7 de agosto y su cuerpo fue velado desde esa fecha hasta este martes.

Vida

Ernesto Cavour nació en La Paz el 6 de abril de 1940. La música lo llamó desde niño, en especial el charango. A los 10 años, recordó Cavour cuando estaba con vida, que en el Día de la Madre tenía un dinero ahorrado para obsequiarle un presente a su progenitor, pero al pasar por el Chapi Cato no pudo resistir y se compró un charango.

Su carrera como solista empezó a los 17 años; en 1960 integró el Ballet Nacional. Fue bailarín de danza española y folklórica y multiinstrumentista. Tocaba la quena y la guitarra para su elenco. Cavour señaló en varias entrevistas que era tímido, pero que gracias a la música y la danza podía expresarse mejor.

Conformó varios conjuntos: Los Jairas (1966), con los cuales viajó a Europa en 1969, con un pasaje sólo de ida, pero decidió volver en 1971 por el amor que le tuvo a Bolivia y a emprender su proyecto como solita.

Desde muy joven, Cavour también se dedicó a la investigación, elaboración de métodos y a la recolección de instrumentos para crear en lo que en un futuro no tan lejano sería El Museo de Instrumentos Musicales. Antes de su viaje a Europa publicó “El ABC del charango” y a su retorno difundió una serie de texto para la enseñanza de la quena, zampona, guitarra y concertina y el libro El charango, su vida, costumbre y desventuras.

El 1973, la Dirección de Actividades Socioculturales de la Universidad Mexicana lo declaró “El mejor charanguista de mundo”. El 1981, la urbe de Gamagori (Japón) le entregó la Llave de Oro de la Ciudad por incentivar a la juventud japonesa. El 2004, recibió el denominativo de El genio del charango, por la Internacional Press de Tokyo.

El Estado Plurinacional de Bolivia, en 2013, le otorgó Cóndor de Los Andes, en el grado de Caballero, que es el máximo reconocimiento que puede recibir una personalidad en el país. En 2017, fue reconocido con el Premio Nacional de Culturas.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen.
Para más información puede contactarnos

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS