El filme es una de las obras nacionales más premiadas

El regreso triunfal de Alejandro Loayza, cargado de premios por Utama

Después de un mes de ausencia, Alejandro Loayza regresó al país para el estreno de “Utama” en las salas nacionales. Hoy se proyectará en Chuvica, Potosí.

Cultura
Por 
La Paz - sábado, 24 de septiembre de 2022 - 0:00

Pasó un mes desde la última vez que Alejandro Loayza durmió en su cama de La Paz. Una ausencia corta en comparación a otras del año, ya que el cineasta acompañó a su ópera prima, Utama, por varios festivales del mundo.

Ahora le llegó el turno de verla a los bolivianos. Hoy se presentará, en una función especial, en la localidad de Santiago de Chuvica, donde se rodó la cinta y el lugar de origen de Luisa Quispe y José Calcina, dos de los protagonistas. En el resto del país el estreno es el jueves.

¿Desde cuándo que está en Bolivia?

Esta vez fue más corto, más o menos un mes. Mi anterior visita fue después de casi un año.

¿Cómo evalúa este frenético año de presentación de Utama?

Fue hermoso, un recorrido muy lindo. La experiencia de compartir la película, de mostrar un pedacito de Bolivia a diferentes públicos del mundo, fue muy gratificante. Pude, además, conocer mucha gente.

Pero lo más importante es que esas audiencias pudieran empatizar con personajes aparentemente muy distintos. Ya ahora estamos llegando al punto importante de este viaje: mostrar al público objetivo original, que es el boliviano.

A pocas horas del estreno estamos todos con una mezcla de emociones, entre anticipación, ansiedad, alivio... Queremos ver cómo la gente recibe la cinta.

¿Qué expectativas tiene respecto a la respuesta del público?

Con el estreno de Utama espero que el público se reencuentre con el cine nacional.

Anteriormente la gente amaba ir a ver películas nacionales. Eso cambió en los últimos 20 años, pero creo que cada estreno representa una nueva oportunidad de que la gente se vuelva a enamorar de nuestra industria, como ocurrió con Chuquiago y Cuestión de fe.

Queremos que la gente se nutra de sus propias historias. Que tenga sus propios referentes culturales actuales.

¿Qué representa la casi treintena de premios internacionales que ganó su ópera prima?

Es un gran motivo de orgullo. Es el fruto de años de trabajo en Alma Films y de lo que aprendimos de Marcos Loayza. Eso me permitió llegar a los festivales y a las salas con una pequeña ventaja gracias a la experiencia de mi padre.

Pero, al mismo tiempo, es una gran responsabilidad: tenemos que ser agentes de cambio para la cultura boliviana para que vuelva a tener vida y sea destacada en el resto del mundo.

Ya hemos mostrado que podemos hacer buenas cosas y debemos mostrar que podemos hacerlo nuevamente.

¿Cómo afectó este año de promoción a su trabajo? ¿Tiene nuevos proyectos?

Tenemos en ciernes una cinta, llamada Los abrazos, de mi padre (Marcos Loayza), que es la que está lista para que rodemos el siguiente año. También estamos con otras cintas que están en proceso de escritura.

Evidentemente el acompañar Utama a los festivales y otros países a detenido un poco otras iniciativas. Pero también trajo muchas otras cosas positivas.

He terminado de comprender que la promoción es una etapa tan importante en la vida de las cintas, como las otras, que no debe ser descuidada. Sí, exige mucho, pero ayuda el conocer diferentes jurados, distribuidores y público.

Además, las películas necesitan su tiempo para reposar antes de llevarlas a cabo. Y los viajes me permitieron conocer otras formas de pensar y ver cómo es el estado del cine en otras latitudes.

Además, surgieron nuevas ideas en Alma Films para el futuro.

¿Qué le animó a trabajar con actores naturales, que es una apuesta arriesgada?

Sí, es muy arriesgada. Pero todo el cine es una apuesta.

Fue un trabajo muy difícil, ya que tienes que enseñar a las personas a actuar en un periodo corto de tiempo. Pero ellos respondieron idealmente.

En eso fue importante la experiencia de Santos Choque (otro de los protagonistas) y de Freddy Chipana, quien enseñó las técnicas de actuación y me acompañaba en los ensayos para mostrar cómo es el trabajo.

También para nosotros era importante que los actores tuvieran relación con la historia, actividades y tradiciones del lugar, para que se vea más natural.

¿De dónde nace la historia de Utama?

Nace como una historia de amor que tiene que resistir los embates del tiempo. De cómo solo se necesitan el uno del otro y cómo se preparan para cuando llegue la despedida.

Creía que contarla en el campo permitiría mostrar mejor eso, por el aislamiento. Y al viajar por todo el país con la serie Planeta Bolivia me permitió conocer varias zonas del país, lo que me permitió ajustar los elementos de la historia.

¿Qué viene para Utama después del estreno en Bolivia?

Tenemos un par de festivales, entre ellos el Festival de Cine de Londres, del American Film Institute de Washington, el de Busan (Corea), otro en Bélgica.

Además, tenemos los estrenos comerciales en salas de Alemania, España, Estados Unidos, Italia, República Checa, Reino Unido, entre otros. Eso nos tiene muy emocionados, ya que ha pasado mucho tiempo desde que una cinta boliviana llegó comercialmente a estos países.

¿Cómo define Utama, ahora?

Terminó siendo un homenaje a un lugar de Bolivia con el que yo me encariñé mucho y que representa la magnificencia del altiplano. Es también un homenaje a una cultura. Es una cinta que puede tocar las fibras de los bolivianos y que invita a establecer diálogos entre nosotros.

HOJA
DE V ID A
Alejandro Loayza Grisi
Nació el 10 de octubre de 1985 en La Paz.

La libertad no tiene precio.

El periodismo independiente defiende las libertades y los derechos otorgados por la Constitución. Suscríbase a Página Siete, ayúdenos a realizar esa importante labor.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS