Crítica

REC o el placer incómodo

Redacción Diario Página Siete
Cultura
Redacción Diario Página Siete
Por 
La Paz - sábado, 23 de abril de 2016 - 0:00

Isabel Mercado
Periodista
 
Para quien -por alguna razón- lo privado es casi un dogma, ponerse la piel del fisgón puede resultar insufrible. Para otro será degustar el "pecaminoso” placer del voyeurismo.
 
Entrar en la vida ajena sin ser visto puede ser estimulante, incómodo o aleccionador; puede detonar los impulsos del justiciero que se contiene de intervenir; o del crítico que juzga desde su faro; o del analítico que elabora una conclusión sobre lo que presencia.
 
Cualquiera sea la reacción, lo cierto es que el contacto con lo que el otro o los otros muestran de sí mismos cuando están en la intimidad de su propia introspección o habitación, no es un hecho irrelevante. Lo demuestra, para quien no lo haya vivido en otros ámbitos, la pieza teatral que el director Fernando Arze ha puesto nuevamente en escena en estos días: REC.
 
Esteban y Dido, dos amigos de infancia y escuela que compartieron lo que se suele compartir en estas épocas –aventuras, amores y desamores- , se encuentran después de 10 años en una habitación de hotel y, sin pretenderlo le toman examen al destino. No es un examen cualquiera; en medio del cariño fraterno hay una rendición de cuentas que, al final, no es solamente de uno con el otro, sino de cada uno consigo mismo.
 
El amor, si se puede llamar amor a la presencia impertinente de un recuerdo, detona una crisis de culpas que es el centro de un diálogo implacable. Sarah, una relación furtiva para uno a pesar de haberla violado impunemente, es el primer amor del otro. El uno, ha pasado por alto el incidente para diseñar una vida políticamente correcta con la que se siente orgulloso, además de haber logrado convertirse en cineasta debutante. El otro, en cambio, no se ha preocupado de diseñar sino desdibujar su itinerante trayecto: vive una vida de dealer de drogas y ocasional bombero.
 
El choque de realidades, luego el de reproches, para aterrizar en el violento despertar del odio por sí mismos, es sazonado por la aparición de ella, quien luego de intentar ver el lado amable del encuentro con excompañeros, se percata de que no quiere volver a lo que alguna vez compartió con ellos.
 
Mucho más allá de la historia poco trivial, pero no del todo sorprendente, de los rumbos que naturalmente toma la vida de quienes algunas vez la compartieron -para bien o para mal-, la obra expone al espectador a un obligado testimonio, que bien puede ser el propio.
 

Esto, además de la innovación de la puesta en escena en una pieza de hotel (producción de Guillermo Sainz) y de la impecable actuación de los artistas (Leonel Fransezze, Mauricio Toledo y Mariana Vargas) hace de  REC  una excelente propuesta teatral que amerita un aplauso. Un aplauso que, por lo demás, el espectador debe contener cuando los artistas abandonan el cuarto dejando al público con la responsabilidad de apagar la luz.

 

Esta noticia es de acceso restringido.

Para seguir leyendo, suscribete o accede a tu cuenta:

SUBSCRIBETE INICIAR SESIÓN


Mensaje de Raúl Garáfulic, presidente de Página Siete

 

Estimado amigo lector:

Me dirijo a usted para agradecerle por su preferencia hacia Página Siete, que nos ha convertido en uno de los medios de comunicación más influyentes del país. 

En esta ocasión, necesito pedir su apoyo, mediante la contratación de una suscripción a Página Siete Digital. La evolución hacia un modelo de negocios de suscripciones digitales es una tendencia entre los diarios más importantes del mundo.   

Por un costo cercano a $us 5 al mes, los suscriptores recibirán acceso a contenidos premium de nuestro portal www.paginasiete.bo, como el periódico impreso digital (ePaper), varios “newsletters” temáticos, podcasts, más de 12 años de archivo digital (hemeroteca), y otros productos especiales.

Si bien el servicio que le ofrecemos es sustancial para mantenerlo bien informado, lo más importante es que usted ayudará a preservar la libertad de expresión, al permitirnos alcanzar el equilibrio financiero que todo periodismo independiente necesita. 

Durante los últimos tres años, los ingresos de los periódicos del país se redujeron dramáticamente. Primero, por la pandemia, que afectó la venta de periódicos impresos y, luego, por la caída de anuncios publicitarios, causada por la crisis económica actual.

En nuestro caso, la situación se complicó aún más, por el permanente acoso al que nos sometió el Gobierno, mediante agresivas auditorías y multas de varias instituciones del Estado, que, por supuesto, no se aplican a nuestros competidores.

También hubo presión directa contra algunos clientes, como la que provino de aquel funcionario que, con argumentos infundados, “sugirió” a algunos anunciadores que no publiquen en Página Siete, lo que, por cierto, es ilegal.

Adicionalmente, recibimos frecuentes ataques verbales y/o amenazas de líderes del partido oficialista, como Evo Morales, Juan Ramón Quintana, el Procurador General del Estado, y hasta de operadores judiciales, como el ex presidente del Consejo de la Magistratura y otros más. 

Para cerrar la brecha entre ingresos y egresos contamos con el profesionalismo, creatividad y capacidad de trabajo de nuestro comprometido equipo de profesionales, pero también necesitamos su apoyo. 

Defender la libertad de expresión es una buena causa porque nos permitirá seguir fiscalizando a los poderes del Estado, controlados, casi en su totalidad, por un mismo partido, para lograr una Bolivia más justa. 

Nuestro propósito es alcanzar 10,000 suscriptores, con el apoyo de quienes valoran nuestro trabajo. El objetivo es razonable, considerando que Página Siete tiene dos millones de lectores únicos por mes, según Google Analytics, de los cuales, 75% están distribuidos en todo el país y 25% son bolivianos que residen en el extranjero.

Suscribirse a Página Siete Digital es fácil con nuestro nuevo sistema “online”, que acepta pagos por QR, tarjetas de crédito/débito y otros, solo tiene que hacer clic en el botón al final de esta nota y seguir las instrucciones.

Su apoyo puede marcar la diferencia, muchas gracias.

Raúl Garáfulic Lehm
Presidente de Página Siete

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS