Encuentra muchas similitudes con su personaje en la película

Santos Choque, el gran curioso que ahora gana premios internacionales

El protagonista más joven de “Utama” comenzó a actuar tras pasar un curso en la universidad. Con el paso del tiempo fue puliendo su técnica, trabajando en varias obras y, desde 2018, en el cine con los Loayza.

Cultura
Por 
La Paz - domingo, 25 de septiembre de 2022 - 5:00

Fue la curiosidad la que llevó a Santos Choque primero a las tablas y, este año, a recibir un galardón en Pekín. Sin esa característica, que el considera central de su personalidad, es muy posible que las pantallas se perdieran su talento.

“En realidad yo no quería ser actor. No estaba interesado. Pero una docente en la universidad , Patricia García, nos invitó a su clase. Me mordió la curiosidad, ya que ella era diferente a otros profesores que tenía. Así que fui a una sesión... y me quedé dos años”, comenta con una carcajada.

Lo que le llamó la atención fue la libertad que manifestaba García al expresarse y su forma d ver el mundo. “Este tipo de personas siempre llaman la atención, aunque sea para descubrir que las hace diferente”, agrega.

Esa es una historia que se repite muy a menudo en la vida de Choque. De hecho su inicio en el cine tiene un origen similar: no era algo que le llamara mucho la atención, hasta que se presentó una oportunidad y, para ver de que se trataba, terminó atrapando al actor.

Y experimentar es uno de los pasos importantes para el actor. Puede desconfiar o ilusionares con una iniciativa, pero no la acepta o rechaza sin haber investigado antes y experimentado en carne propia los beneficios y los perjuicios existentes.

Así fue como terminó actuando. “Me encontré con una manera muy especial de comunicar ideas. Era, además, un proceso muy completo que no se limitaba a contar la historia, sino que involucraba a uno en la construcción de los personajes, en modificar el texto para adecuarse a las características de la persona que uno encarna y como esta puede llegar mejor a la gente”.

Santos Choque nació el 29 de enero de 1996 en la ciudad de El Alto. Como muchos niños tenía varias ideas que caminos seguiría una vez que dejara el colegio. En su caso era formar parte de las fuerzas armadas.

“Cuando estaba a punto de graduarme pensaba ser militar. Era algo que me atraía mucho... antes de pasar por el cuartel para hacer el servicio militar”, recordó el artista alteño.

Pronto se encontró con una dificultad insuperable: la subordinación ciega. El problema es que ese obstáculo es central a la formación militar.

“No es que tenga un problema con recibir órdenes. Eso lo hago en el trabajo, en el estudio y en la misma actuación. Sin embargo en lo civil puedo tener participación, cuestionar las instrucciones si no estoy de acuerdo con ellas o dialogar con los jefes para conseguir un mejor resultado. En el mundo militar no hay opciones, no te queda otra que seguir ciegamente las instrucciones recibidas, incluso cuando sabes que puede resultar ven algo malo”, consideró.

La experiencia en el cuartel hizo que buscara otro camino profesional. “En ese momento lo único que quería era no tener que obedecer órdenes”.

Así que comenzó la ardua tarea de revisar la oferta académica en su ciudad. Visitó diferentes casas de estudios antes de terminar en la Universidad Franz Tamayo, sede El Alto.

Allí encontró que la carrera de Administración de empresas presentaba interesantes posibilidades y retos para el futuro. “De todas las opciones que encontré, esta era la que más se ajustaba con mi personalidad”.

Santos es muy analítico. Incluso cuando le carcomen la curiosidad, analiza cuidadosamente el siguiente paso a tomar. Pero una vez que se ha decidió, la acción es rápida.

Así fue como decidió ir a trabajar a la mina San Miguel de Thapi, en el municipio de Pelechuco, como barranquillero. Recibió la oferta de una amigo, analizó su situación económica, afectada por la pandemia de Covid-19 y realizó el traslado pese a que no tenía idea de cómo funcionaba el trabajo ni qué haría exactamente, pero tenía curiosidad por descubrirlo.

Una vez dentro del nuevo proyecto, Choque le dedica todo su empeño, tal y como sucedió cuando comenzó a presentarse en las tablas.

Estuvo dos años trabajando con García, participando en diversas puestas en escena. Siempre fue exigente con los papeles que interpreta, no acepta cualquiera.

“Es uno de los aspectos importantes de la actuación: no solo entretiene, sino que es un importante vehículo de educación y puede ayudar a cambiar la sociedad con su mensaje. Por eso hay que escoger bien”.

Tras un tiempo llegó una nueva oportunidad: el hacer el salto de los escenarios a la gran pantalla.

Claro que la transición no fue sencilla, al igual que lo que ocurrió cuando inició su carrera en el teatro, al principio la idea de ser parte del séptimo arte ni se le pasó por la cabeza.

“No tenía ni el menor interés de buscar audiciones para actúan en el cine. Simplemente no era algo que me interesase antes”, rebela.

Nuevamente fue García quien dio el impulso inicial y despertó ese gusanillo constante de la curiosidad. La artista informó al grupo que se habilitaron audiciones para una nueva película y animó a Santos y algunos de sus amigos a presentarse.

Después de reflexionar, nuestro protagonista aceptó el reto, aunque sea solo para ver de que se trataba y como funcionaba el proceso de selección.

Ayudó que no era un papel grande. De ser elegidos los postulantes darían vida al mejor amigo del personaje principal y rápidamente saldrían de escena.

Fue elegido y en 2018 sorprendería a amigos y familiares cuando lo vieron en la cinta Averno, dirigida por Marcos Loayza. Allí interpreta a un lustrabotas que da consejos a Tupah (Paolo Vargas), quien busca a su tío perdido en la noche paceña.

Así un nuevo mundo se abrió. Uno que le gusta mucho más que el teatro.

“Debo reconocer que prefiero el cine., Es mucho más fluido y natural. No necesito forzar mi voz y el trabajo entre director y actor es distinto”, dijo.

Así se estableció el contacto con Alma Films. Contacto que le ayudaría a ganar el protagonismo en la premiada Utama, dirigida por el hijo de Marcos, Alejandro. Encarna a Clever, el nieto citadino del matrimonio de Sisa y Virginio, interpretados por Luisa Quispe y José Calcina. El joven visita a sus abuelos y trata de convencerlos para que se muden a la ciudad con él.

“Ahora que lo pienso, creo que si me hubiera topado con Clever, al principio no nos llevaríamos muy bien. Pero con el paso del tiempo, y con las experiencias que él vive a lo largo de la historia, nos hubiéramos convertido en buenos amigos”, considera.

Lo interesante para Choque es que el personaje que interpreta es uno que, curiosamente, comparte varias características de personalidad, crianza y origen con el actor.

Ambos viven en la ciudad, pero tienen sus raíces en el área rural del altiplano. Los dos visitaron a sus abuelos después de un largo tiempo y terminaron cambiados por compartir con sus mayores.

“Un punto importante de la cinta es como la educación va pasando de una generación a la otra y como, aunque no parezca, los valores que los abuelos pasan a los padres si son traspasadas a los nietos. Notarán que el padre de Clever tiene un gran peso, pese a no aparecer”, destacó el actor.

“Ese es uno de los grandes aciertos de la película: todo es real. Muchos van a poder identificarse con Clever”, agrega.

Y está el añadido de los premios. Utama es una de las cintas más premiadas de la industria nacional y uno de los galardones fue para Santis, mostrando un futuro especial.

“(El proceso) no se limitaba a contar la historia, sino que involucraba la construcción de los personajes,
Santos Choque
“Con el paso del tiempo (Clever y yo) nos hubiéramos convertido en buenos amigos
Santos Choque

Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS