Todas las propuestas se realizarán de forma colaborativa

Un festival convierte a La Paz y Sucre en sedes para el cine

Esta semana comienza la primera etapa del evento, que consiste en la elaboración y pulido de los guiones de seis proyectos que se filmarán en 10 días el siguiente año.

Cultura
Por 
La Paz - jueves, 15 de septiembre de 2022 - 5:00

La quinta versión del Festival Internacional de Realización Audiovisual (FIRA) convertirá a La Paz y Sucre en mecas del cine. Seis producciones, entre nacionales y latinoamericanas, se filmarán en esas ciudades el siguiente año.

“Hacer cine no es fácil, especialmente si estás solo. Pero existen opciones y una que nosotros apreciamos mucho es la del cine colaborativo, en la que los realizadores establecemos redes para poder llevar a la pantalla proyectos que, de otra forma, no lo harían o costaría mucho”, explicó el realizador Mauricio Jefferson Martínez, uno de los responsables de la iniciativa.

Martínez es parte del Clúster Audiovisual de Sucre, parte de la red internacional que dio origen al festival en 2018 en Argentina. La versión que comenzó esta semana es la quinta.

El FIRA es un festival totalmente autogestionado. Está concebido a partir del cooperativismo y el trabajo comunitario. Recibe apoyo de diversas índoles, como organizaciones que funcionan bajo los mismos principios, instituciones académicas, municipios y entes privados.

Los objetivos son el desarrollo artístico y técnico audiovisual. Esto se logra a partir del intercambio de saberes, equipos, trabajo y el ejercicio constante. Asimismo, se busca que el trabajo en las obras audiovisuales atienda a las innovaciones tecnológicas y de producción.

Para esta versión el evento se dividió en dos partes. Esta decisión se tomó para evitar problemas a causa de la saliente pandemia de Covid-19.

La primera parte, que se inauguró ayer, se centra en laboratorio de guion. Expertos, como el argentino José Celestino Campusano y el chileno Juan Carlos Megue, asesorarán a los cineastas en la elaboración y conclusión de sus guiones.

“Tendremos talleres, charlas magistrales y otro tipo de sesiones en La Paz y Sucre. La idea es que cuando concluya esta etapa -el 21 de septiembre- se tengan las seis historias listas para iniciar el rodaje”, indicó Martínez.

Son seis los proyectos que se beneficiarán de esta capacitación. Son un documental y cinco largometrajes de ficción.

Los organizadores indicaron que a principios de este año se lanzó una convocatoria. Se recibieron 32 postulaciones de todos los países con clústers asociados. Tras un proceso de evaluación se eligieron seis.

Así se tienen guiones de realizadores argentinos y mexicanos, además de los bolivianos. Uno de los requisitos es que los autores debían ser conscientes de que las futuras películas se filmarán en Bolivia y que debe ser posible realizar el rodaje entero en 10 días.

“Buscamos el ‘cine posible’; es decir, el poder hacer películas de calidad en plazos y a costos razonables”, dijo Martínez.

Respecto a las locaciones, como otra parte de esta etapa del festival, se programaron recorridos turísticos por las ciudades de La Paz y Sucre. “Es un objetivo medio obvio, pero el festival permite a las ciudades sede poder mostrar las ventajas que tienen como posibles lugares para la producción internacional”, indicó.

En lo que resta del año se trabajará en un proceso de preproducción para las seis iniciativas.

La filmación de las piezas, tres en La Paz y tres en Sucre, aún no tiene fecha establecida, pero se realizará en 2023.

Los organizadores adelantaron que el cronograma de trabajo se cumplirá, ya que los proyectos compartirán sus recursos a la hora de filmar. Desde los equipos -una de las partes más costosas de la producción- hasta la capacidad de los técnicos, este intercambio garantiza la llegada a buen puerto.

Lo que no está fijo es cuándo las películas llegarán a las pantallas grandes. Los realizadores deberán buscar acuerdos de coproducción para la etapa final, normalmente internacionales. Eso sí, se espera que las primeras se vean en 2024.


Mensaje de Página Siete

El periodismo independiente es uno de los pilares de la democracia porque al fiscalizar a los poderes del Estado se logra una Bolivia más justa.

Suscríbete a Página Siete, es una buena causa.

 

Hacer click

 

NOTICIAS PARA TI

OTRAS NOTICIAS