Afirman que hay más vehículos debido al combustible barato

En 6 años autos se duplican y se dispara subsidio a carburantes

Hace seis años, había 601.790, pero ahora son 1.206.751. El subsidio subió de 33 a 981 millones de dólares. Hay más vehículos debido al combustible barato.
miércoles, 09 de octubre de 2013 · 23:34
Lidia Mamani / La Paz
Entre 2006 y 2012, el parque automotor del país   creció en 101%; simultáneamente, la subvención estatal a los hidrocarburos se disparó en 948 millones de dólares en ese periodo o un 2.872%.   
 Dos analistas opinan  que el número de motorizados registra un constante crecimiento, debido a que el combustible es barato en el país a causa del subsidio.
 
Los autos particulares, públicos y oficiales, en 2006, sumaban 601.790, pero en 2012 llegaron a 1.206.751, es decir,  un crecimiento de 100,5% (ver infografía).

Paralelamente, los recursos estatales para la importación de combustibles ascendió de 33 millones de dólares a 981 millones, entre  2006-2012. Para este año, el Gobierno presupuestó 1.060 millones de dólares.
 
"El incremento del parque automotor  se explica porque los  precio de la gasolina y del diésel están subsidiados en el país, lo cual  hace que cada vez sea más barato tener un automóvil; los sueldos y los salarios de las personas suben, pero el precio de los carburantes no”, opinó  el exministro de Hidrocarburos Mauricio Medinacelli.
También crece  por el bajo precio de los vehículos internados  al país, sobre todo los de origen asiático, que llegaron a costar entre 1.000 y 2.000 dólares. Cuando el precio de un bien  es bajo,  la demanda sube.
"Una forma de frenar el subsidio es la constitución de un sistema de transporte masivo, como el teleférico. Eso puede ayudar a bajar la demanda de los combustibles importados y la otra sería eliminar  el subsidio”, sugirió.

El  exsuperintendente de Hidrocarburos y analista en energía Hugo de la Fuente dijo  que hay  países similares a Bolivia en capacidad adquisitiva, pero que  no tienen un considerable parque automotor, porque el precio de los combustibles no está subvencionado.
Citó el caso de Paraguay, donde pocos son propietarios de  vehículos y sólo lo usan los fines de semana, porque los combustibles  son "caros; entonces casi toda la gente prefiere usar el transporte público”.
"En Bolivia, los precios subsidiados generan un incentivo adicional para la compra de motorizados, porque es barato  trasladarse en uno privado, en comparación  con otros países de la región, salvo Venezuela, donde  también los precios de la gasolina y el diésel son bajos”, dijo.
 El incremento del costo de la  subvención para el Estado se podría frenar con una política integral -coordinada entre el Gobierno, municipios, empresarios, choferes y la población- para impulsar una mayor  reconversión de  vehículos a  gas natural vehicular (GNV).
El 14 de septiembre, la Entidad de Reconversión a GNV informó que hasta el tercer trimestre la transformación llegó al 24% del total del parque automotor, que a 2012 ascendía a más de 1,2 millones de unidades.
Según el Plan de Inversiones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos para2013,  la demanda interna de diésel para  este año será de 1.631.902 metros cúbicos (m3), pero se proyecta producir 703.102 m3, por lo que se importará 928.800 m3.
 
El requerimiento de gasolina especial  será de 1.346.011 m3, pero en el país se produce sólo 944.511 m3; el resto, 401.500 m3, será cubierto con compras del extranjero.
  La producción es deficitaria, debido al agotamiento de los campos petroleros y a una creciente demanda interna.

Importación de combustibles  subió en 191,4%    
 El valor de la importación de combustibles y carburantes se incrementó en 191,4% desde 2006 hasta agosto de este año, según el Boletín Estadístico del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).
Según el informe, Bolivia importó en 2006 un valor de 280,6 millones de  dólares, que se incrementó a 818 millones de  dólares   hasta el octavo mes de 2013.
El 25 de diciembre de 2010, mediante el Decreto Supremo 748, el Gobierno decidió levantar la subvención al incrementar el precio de la gasolina en 57% y el del diésel en 82%, lo que fue calificado como gasolinazo.
Debido a la presión popular, la norma fue anulada y actualmente se sigue aplicando el subsidio a   los combustibles,  para que  las tarifas del transporte público no se incrementen más.
   El Gobierno tuvo que importar más gasolina y diésel del exterior, debido a una caída productiva por   la declinación de los  campos petroleros y por el aumento de la demanda.
Las reservas del país son sobre todo de gas natural, por lo que ahora se impulsa una mayor producciónTT de condensado.
La industria demanda más incentivos para producir crudo.
La inversión
 YPFB   destinó a la inversión 2.267 millones de dólares este año; el mayor monto -925,8 millones de dólares- se destina a la explotación de las riquezas ya descubiertas, en tanto que en exploración sólo se han asignado 310 millones de dólares, según documentos oficiales.



Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias