COB se reunirá en Santa Cruz para elaborar su pliego petitorio

Trabajadores anticipan rechazo a alza salarial basada en inflación

El Gobierno informó que el aumento será superior a la inflación anual que, según se prevé, llegará a 7,5%. Los asalariados afirman que no cubre costo de vida.
martes, 12 de noviembre de 2013 · 22:59
Página Siete  / La Paz
El magisterio, los trabajadores en salud y los  fabriles consideran mínimo un aumento salarial, para 2014, en función de la inflación de 7,5% con la que prevé cerrar la gestión el Gobierno y anticiparon que rechazarán ese ajuste.
 
El ministro de Economía, Luis Arce,  ratificó ayer  que el incremento salarial será superior a la inflación. "Tenemos dos meses por delante (hasta fin de año) para ver en cuánto cierra la inflación.  Estamos haciendo todos los esfuerzos por reducir esa tasa y los incrementos estarán por encima de ella”, precisó.
Adrián Quelca, dirigente de la Confederación de Maestros Urbanos,  señaló que el incremento que anticipa el Ejecutivo es insuficiente y un insulto.

"Los datos de inflación no coinciden con la realidad de la población, en especial de los maestros. El magisterio urbano planteó un salario digno  y su cuantificación la definiremos en un congreso que se realizará el 6 de diciembre”, informó.
Hasta octubre, la inflación llegó a 6,43%, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).
Ángel Asturizaga, dirigente de los fabriles, coincidió en que una mejora de los sueldos sobre la base de estos datos no condice con la realidad de los bolivianos.
"Los alimentos de primera necesidad se encarecieron.   Ni siquiera el 8% que nos aumentó este año satisface las necesidades de los trabajadores. Es una consideración miserable”, sostuvo.
José Luis Delgado, dirigente de los trabajadores en Salud,  comentó  que "cada trabajador sabe perfectamente que la inflación es irreal y que supera los 7,5% que ha previsto el Gobierno para este año”.
La Fundación Jubileo informó que  hasta  octubre la inflación  de los alimentos escaló a  12,75% y la variación acumulada del Índice de Precios al Consumidor (IPC) para los pobres llegó a 8,06%; este indicador considera  que los menos favorecidos destinan la mayor parte de sus ingresos a la compra de comida.
Delgado dijo que el año pasado se acordó con el Gobierno la realización de   un estudio de la canasta familiar para determinar los costos reales de los alimentos. "Este trabajo debe hacerse  y espero que podamos realizarlo de manera conjunta”, afirmó.

La Central Obrera Boliviana analizará este tema en su ampliado nacional, que fue convocado para la siguiente semana en Santa Cruz, durante el cual se creará el pliego único de peticiones.

Diálogo  tripartito
Demanda Los empresarios, en una anterior oportunidad, plantearon que se  diseñe una política de incrementos salariales y un diálogo con los trabajadores y el Gobierno.
 Respuesta El ministro de Economía, Luis Arce, recordó que se intentó instalar las mesas de diálogo tripartitas, pero los trabajadores de la COB se opusieron a llevar adelante las negociaciones con representantes de los empresarios.

Jubileo dice  que gasto corriente sólo es posible con precios altos

La Fundación Jubileo observa el incremento en el gasto corriente de  sueldos  previsto en el Presupuesto General del Estado (PGE) 2014 y prevé que sólo será sostenible en la medida en que los precios de los hidrocarburos y minerales se mantengan altos.
 "Si bien hay más recursos que en el pasado, también el gasto público se incrementó mucho. Lo más delicado es el gasto corriente, que se triplicó de 2005 a 2014. Es un tema delicado porque tenemos más recursos, principalmente por fuentes extractivas no renovables que tienden a agotarse, y por  la volatilidad de los precios”, explicó  René Martínez,  analista en Presupuestos Públicos de  Jubileo.
Según datos del Ministerio de Economía, el gasto corriente en 2005 era de 1.340 millones de bolivianos y para este año se disparó a 44.135 millones de bolivianos. En 2014 se prevé que suba a 49.986 millones de bolivianos.
 En este grupo, las asignaciones para salarios se elevarán de 24.115 a 27.922 millones de bolivianos el próximo año.
"Tanto el Gobierno central como municipios y gobernaciones contrataron más personal, más gente, más recursos y es un peligro para la salud de las finanzas públicas, porque luego es difícil recortar ítems en la administración pública”, explicó.
Sin embargo, el Gobierno aseguró que los gastos de capital o inversión se incrementan más y  pasarán de 30.979 a 42.815 millones de bolivianos. Sólo la inversión pública estatal llegará el próximo año a 4.418 millones de dólares, pero si se suma la ejecución de YPFB Chaco y Andina superará los 6.000 millones.
"La sostenibilidad del gasto corriente dependerá de que los precios de los hidrocarburos sigan altos; en cuanto bajen se podrían presentar contratiempos”, afirmó  Martínez.

 

 


   

60
1

Comentarios