El Ministerio de Planificación efectuó un estudio de impacto

Renta Dignidad bajó incidencia de la pobreza en 13,5 puntos

Los rentistas perciben 2.400 bolivianos anuales y los no rentistas, 3.000 bolivianos. Los ingresos mejoran la alimentación de los adultos mayores y sus familias.
miércoles, 11 de septiembre de 2013 · 22:42
Luis Escóbar / La Paz
Los niveles de pobreza, en términos monetarios, disminuyeron  en 13,5 puntos en los hogares con  adultos mayores que recibieron la Renta Dignidad en los recientes años, según un  estudio de impacto realizado a fines de 2011 por el Ministerio de Planificación, cuyos resultados fueron publicados hace poco.

 El indicador de pobreza monetaria está definido por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en base al costo de la canasta básica de alimentos de una familia tipo.
La pobreza moderada varía de  acuerdo con  el ingreso de las personas al mes. Este monto en  las principales ciudades del país  va desde los 526 bolivianos, en El Alto, hasta 841 bolivianos en Cobija. La Paz está al medio  con 668 bolivianos. A nivel general, en el área rural asciende a  510 bolivianos. La Renta Dignidad ayudó a que personas de la tercera edad, situadas en esta categoría,  mejoren su ingreso y coadyuvó  a elevar la calidad de su alimentación.
El beneficio también  redujo la pobreza subjetiva en 16,1 puntos. Este indicador tiene que ver con  la percepción de las personas acerca del monto que  creen necesitar para subsistir.
"En este caso, el indicador obtenido -si bien es monetario- responde al criterio de los encuestados”, detalla el análisis.   En el área urbana, las personas creen que necesitan al menos 642,86 bolivianos al mes para subsistir,  y en el área rural, 500 bolivianos.
Los resultados de pobreza  monetaria como subjetiva, sólo corresponden a los hogares con adultos mayores o que tengan una edad aproximada a los 60 años, que por el nivel de ingreso per cápita son pobres; y no al total de la población de los hogares bolivianos.

Antecedentes

La Renta Dignidad es un beneficio vitalicio que se cancela anualmente a todos los bolivianos mayores de 60 años. Los  que no perciben una pensión de vejez   reciben 3.000 bolivianos por año (250 mensuales)  y los que  cuentan con   jubilación obtienen 2.400 bolivianos al año (200 mensuales).
Para su pago hay  un  Fondo de la Renta Universal de Vejez (FRUV) que tiene  dos fuentes de financiamiento: el 30% del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH), que aportan gobernaciones, municipios, entre otros; y  los dividendos de las empresas públicas capitalizadas. Además, de la rentabilidad que generan  estos  recursos.
El fondo a 2012  ascendía  a 518,2  millones de dólares. Por  el IDH recibió 436,4 millones de dólares, por dividendos de las empresas públicas 73,1 millones; y 8,7 millones por rentabilidad.
El número de beneficiarios llegaba  835.442 personas adultas mayores, de los que sólo un 16,3% (136 mil casos) tienen una jubilación proveniente de sus aportes; y el restante son personas sin ningún otro ingreso de vejez. Desde el año de su implementación 2008, el número de beneficiarios  creció a un promedio de 2,6%. Conforme a las estimaciones del Gobierno, hasta 2015 se prevé que habrá  943.639 personas.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios