Para el Gobierno, el motor de la economía es la demanda interna

La clase media gasta más en autos, tecnología y viajes

Un dólar bajo, la política de bonos, el incremento del ingreso per cápita y los atractivos de la tecnología incentivan la demanda de bienes y servicios en el país.
sábado, 18 de enero de 2014 · 19:59
Ivone Juárez  /  La Paz
La clase media, que ahora tiene más ingresos, gasta cada vez más en la compra de vehículos, tecnología, viajes y recreación, considerados productos y servicios suntuarios, afirman líderes empresariales del país y economistas.
 Jaime  Pedreros Fitzgerald, consultor en desarrollo empresarial, afirma que la capacidad de gasto de la clase media  en Bolivia, como en otros países del mundo, determina la oferta en cuanto a productos y servicios suntuarios.
"La importancia de la clase media con respecto al consumo, pues gasta entre el 70 y  80% de sus ingresos, se debe a que compra una amplia gama de artículos y cualquier aumento de sus ingresos,  como el segundo aguinaldo,  lo gasta en bienes de consumo no duraderos (autos y artefactos) o en gastos superfluos (diversión y entretenimiento)”, afirma.
El Gobierno sostiene que el motor de la economía es el crecimiento de la demanda interna, que se ha fortalecido con un mayor ingreso de los bolivianos, en especial de la clase media, y la distribución de los llamados bonos sociales, como la Renta Dignidad o el Juancito Pinto, entre otros. Esta mayor capacidad de consumo dinamiza la actividad económica y también las importaciones.
"Hay un mayor consumo, lo demuestran los  casi de 400 millones de dólares en movimiento de los restaurantes. También avanzó el consumo de productos importados, como vehículos, teléfonos celulares y productos de línea blanca”, afirma el presidente de los empresarios de Santa Cruz, Gabriel Dabdoub.
El presidente de la Cámara de Industrias de Cochabamba, Federico Díez de Medina, coincide con Dabdoub y añade que la oferta  está orientada a atender esa nueva demanda de productos y servicios que no son imprescindibles para satisfacer las necesidades básicas del ser humano, como la  alimentación, la vestimenta, la vivienda, el transporte y la educación.
Entre  2006 y  mediados de 2013,  el mercado automotor creció en más de 125%.
Ese crecimiento elevó  la cantidad de vehículos -particulares y para el servicio público- de 300.670 unidades a más de 1,2 millones, de acuerdo con la Cámara Automotor Boliviana.
En cuanto a tecnología, hasta mediados de  2013, el  27,41% de la población utilizaba teléfonos inteligentes, tablets, módems y otros para conectarse a internet, mientras que las líneas de teléfonos  móviles activas llegaban a  9,72 millones, según datos de  la Autoridad de Telecomunicaciones y Transportes, para una población total de 10 millones de habitantes según el censo 2012.   
En el caso de servicios de recreación, el ministro de Hacienda, Luis Arce, indicó que hasta octubre de 2013 los restaurantes facturaron alrededor de 416 millones de dólares, mientras que en  2005 obtuvieron 67 millones de dólares.
Además, el boliviano de clase media viaja cada vez más, tanto al interior como  al exterior con fines turísticos. De acuerdo con las agencias de viajes y operadores de turismo, el año pasado estos servicios crecieron hasta en un 50%.
Dabdoub explica que este nuevo boom del consumo  se debe al incremento en los ingresos de los bolivianos, que  hoy no sólo consumen lo que necesitan, sino lo que se les oferta, porque tienen una mayor capacidad de compra y endeudamiento.
El economista Hugo Siles Espada precisa que este impulso en el consumo   obedece al aumento del ingreso per cápita (ingreso promedio de cada persona al año)    y la distribución de los llamados  bonos sociales.

 "En los últimos 10 años, el ingreso per cápita pasó de 1.000  a alrededor de 3.000 dólares. Los bonos inyectan cada año a  la economía alrededor de 500 millones de dólares”,  afirma.

Se consume más
Mercado Los 10  millones de habitantes con los que cuenta Bolivia son un mercado atractivo para la inversión en servicios de restaurantes, asegura Gabriel Dabdoub.
 Consumo  El  consumo  se modificó y diversificó, incluso en el de alimentos, porque ahora no   se adquiere un solo tipo de pan, sino que se escoge entre el pan especial y el integral, indica Hugo Siles.
 Educación  En Bolivia se debe educar en la "inversión inteligente”, en productos necesarios para mejorar la calidad de vida, afirma Dabdoub. 

 

Comentarios