La fábrica exporta productos de chía y quinua a Canadá y Miami

Princesa abre planta de avena en Chile y una oficina en EEUU

En el país, la empresa busca que la gente tenga una alimentación saludable, por lo que ha implementado talleres de nutrición para familias de escasos recursos.
sábado, 08 de marzo de 2014 · 20:37

Página Siete /La Paz
Vestidos con cascos y guardapolvos, la periodista y el  fotógrafo se alistan para   un recorrido por  la fábrica Princesa, ubicada en la zona Achachicala. La empresa   abrirá  el próximo mes   una planta de avena al sur de Santigo de Chile   e inaugurará una oficina   en Miami (Estados Unidos). 

Princesa  participa todos los años en las ferias mundiales de alimentación. Hace un mes estuvo   en  el encuentro  de agricultura ecológica orgánica Biofact   en Núremberg,  Alemania, explicó el gerente de la empresa, Henry Ruiz.
Tras el interés de continuar exportando,   la Sociedad Industrial Molinera (SIMSA), a la que pertenece Princesa,   hará la apertura  en abril de una planta de avena ubicada en el  sur de Santiago de   Chile e inaugurará una oficina en Miami, Estados Unidos.

A nivel nacional, la empresa está presente en casi toda Bolivia, salvo  en Beni y Pando.  Según la gerente comercial de Princesa, Claudia Céspedes, las ciudades troncales donde hay mayor presencia de Princesa son  La Paz, seguida de Santa Cruz y Cochabamba.
En 2013, Año Mundial de la Quinua, hubo una demanda creciente para la factoría, porque muchos de sus productos contienen este alimento andino; sin embargo, agregó Ruiz,  la especulación de precios ha hecho que el país deje de ser competitivo. "Por ejemplo, Perú está exportando más quinua que Bolivia, ya que la   vende a la mitad de precio que el país”, aseveró.
Una alimentación saludable

  El olor a cereales impera en la fábrica, allí  aún yacen algunos  muebles de   madera de  1931, año en que se creó esta empresa.
Con el lema  Princesa, alimentación saludable, en esta empresa   se elaboran   productos  enfocados a una alimentación  saludable. Para que  la sociedad boliviana tenga una mejor alimentación,  la empresa llevó adelante unos  12  talleres de nutrición  a personas  que viven en cercanías de la fábrica y a 2.500 socias del  Centro de Cultura Popular (CCP) vecinas de la ladera norte de La Paz.

En cada charla, una nutricionista de la empresa explicaba la combinación de alimentos y   la importancia de todos los grupos alimenticios.  A su vez, la especialista  realizó a los hijos de las participantes  una antropometría para ver si los niños estaban con el peso adecuado.

La empresa surgió como un emprendimiento de Simón Bedoya, quien quedó huérfano a sus 15 años, cuando vivía en Arequipa, Perú. Fue así que a principios del siglo XX se fue a trabajar de cargador a Guaqui, en la provincia de Ingavi. Ahí observó que por esa región ingresaban  diferentes productos, desde harina, medicamentos, hasta velas.
Después de unos años conoció La Paz y empezó a importar harina para hacer su propia empresa. En 1931  implementó un  molino, de donde  nació  la Sociedad Industrial Molinera.
Desde   2008, cuando  el 98% de las ventas de SIMSA era harina de trigo, se empezó a elaborar otros productos. Según  Ruiz,  los diferentes tipos de  trigos, que llegan desde Santa Cruz y Estados Unidos, se mezclan  y se los deja reposar entre 24 y  72 horas con un 30% de humedad para  que la cáscara  del cereal se ablande. El  trigo pasa por diferentes máquinas  para producir  el afrecho, germen, sémola y  harina.
La avena que llega del sur de Chile también es procesada. Se reposa en agua, luego pasa por un proceso de pelado. Posteriormente  se separa su  harina, el salvado y la  avena limpia, que luego se  la cocina, seca  y lamina mediante un rodillo.
Recientemente, Princesa combinó la chía con  la avena,  por tratarse de  una semilla rica en ácidos grasos. Su  repercusión fue incluso   a nivel internacional.
Uno de los países donde más exportan  este producto es Canadá, seguido de EEUU, Haití, Alemania y Holanda.

Productos
La empresa maneja cinco líneas,  la más importante actualmente es la de avena. A su vez, cuenta con una variedad  de cereales  dulces (mezcla  de avena, trigo, maíz y arroz) que al  inicio iba dirigida  a  un público infantil, y actualmente es para  toda la población.
Otras líneas son  la variedad de harinas, con la que se ha fundado la empresa; la de los cereales fraccionados, que son la quinua, lenteja, trigo, chía, sémola y la última es la de los  muslis, una mezcla de cereales mínimamente procesados.
En abril saldrán al mercado las barras energéticas de quinua y chía para   niños, madres y deportistas, entre otros. Se prevé que cada una de ellas   costará menos de dos bolivianos.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

Valorar noticia

Comentarios