Enatex cierra sus 4 plantas y solo ofrecerá servicios

El Gobierno afirma que los costos de producción son tres veces más altos del dinero que generaba la estatal. La planilla laboral supera los 4 millones de bolivianos.
lunes, 16 de mayo de 2016 · 00:00
Página Siete /La Paz

El Gobierno decidió cerrar las cuatro plantas de la  Empresa Pública Nacional Estratégica de Textiles (Enatex) debido a que sus costos de operación son elevados. La   estatal se transformará en un Centro Tecnológico Textil, que   máximo  en 90 días comenzará a prestar servicios.  
  
Los  trabajadores de la estatal anunciaron que hoy por la mañana se reunirán para analizar las medidas destinadas a defender sus puestos laborales.
 
 "Claro, Enatex ya no hará prendas de vestir porque ya no existiría la empresa, sólo se dedicaría a vender servicios en la perspectiva de fortalecer la industria y poder sumar los trabajos que tenemos”, respondió la ministra de Desarrollo Productivo, Verónica Ramos, cuando se le consultó qué ocurrirá con las cuatro plantas de Enatex.
 
Según la autoridad, el Estado sacó adelante una empresa y  actualmente está saneada, pero  tiene un costo de producción que es elevado.
 
"En algunos casos  es tres veces más de lo que puede hacer el mercado, consideramos que este es el momento en darle un giro. Hemos generado empleos, la hemos mantenido desde  hace ocho años. Desde que era Ametex el Estado    apoyó, pensamos que con  los resultados que tenemos es necesario dar un cambio radical en la actividad de la empresa, porque empezaba a competir con los productores”, precisó.
 
Adelantó que  la firma   transformará su naturaleza jurídica para convertirse en una entidad pública descentralizada, en función a un nuevo decreto supremo. 

Enatex operaba con las  plantas de  Hilasa (hilado, en El Alto); Utex, de telas, en Villa Fátima; y   Mex y Matex, dedicadas a  la confección de prendas. 

El dirigente del Sindicato de Trabajadores Central Enatex, Gerónimo Cori, explicó que fueron sacados de las instalaciones de la fábrica con la excusa de que la iban a fumigar porque había plagas y durante una semana no fueron a trabajar. Debían retornar hoy.
 
Añadió que  ayer por la mañana la ministra Ramos los sorprendió con la noticia de que cerrarán Enatex  debido a que no se habían concretado los mercados y que es "imposible” sostener el pago de la planilla de sueldos, que supera los  cuatro millones de bolivianos.
 
"Estamos preocupados,  la Ministra nos dijo que Enatex no va más, hay 445 trabajadores en las plantas  y 150 en la  administración. Mañana (hoy) nos reuniremos”,  indicó a radio Panamericana.
 
Cori responsabilizó a los exgerentes por la mala administración y demandó al Gobierno que se los investigue por  malos manejos.
  
Los servicios que prestará
 
De  acuerdo con Ramos, el Centro Textil prestará más de una decena de  servicios, entre estos el de laboratorio, mediante el cual los industriales podrán conocer  qué tela comprar, si sirve para la prenda que quieren confeccionar o si se rompe. Se analizará la fibra o el uso de cloro.
 
Apoyará en el diseño, corte, embellecimiento, confección y alquiler de maquinaria,  ya que muchos productores textiles emplean métodos rudimentarios. 
 
La otra faceta de la nueva compañía será la certificación de competencias; asistencia técnica y productiva, la articulación de mercados y aprovisionamientos de insumos.
 
"Esta modificación es una buena noticia para el conjunto del sector textil porque tendrán servicios para los micros, medianos y grandes empresarios que requieren de este tipo de apoyo y así se los puede fortalecer”, aseguró la autoridad.
 
Beneficios
 
Ramos enfatizó que el pago de los beneficios sociales de los trabajadores está garantizado y que para el nuevo Centro Tecnológico se arrancará con una cantidad mínima de personal y en función a la demanda se aumentará el requerimiento. Estos ya no estarán bajo el régimen de la Ley General del Trabajo.

Hace cuatro años  el Gobierno absorbió a Ametex

Enatex fue creada por el Gobierno en junio de 2012  para salvaguardar la industria textil en Bolivia que, por las millonarias deudas de la Empresa América Textil (Ametex)  con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y acreedores particulares, estaba amenazada.
 
Ametex, que pertenecía al empresario Marcos Iberkleid, ingresó en liquidación voluntaria y determinó el arrendamiento con opción a compra de sus plantas.
 
Enatex fue creada mediante el Decreto Supremo 1253  con un patrimonio de 53,6 millones de bolivianos (7,7 millones de dólares) provenientes de un fondo de fideicomiso que fue constituido para pagar los aranceles de exportación de firmas privadas.
 
En diciembre de ese año, la entonces ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, aseguró que la producción de las planta de Enatex rendía al 100% y que los mismos eran exportados.
 
No obstante, en 2012 y 2013  la estatal   registró pérdidas por 13,8 millones de bolivianos y de 61 millones de bolivianos, respectivamente, según datos oficiales. No  se conocen cifras de 2014 y 2015.
 
A partir de marzo de 2015, el Gobierno comenzó a despedir a 30 trabajadores de Enatex e informó de otros 255 que se acogieron al retiro voluntario, debido     al elevado número de obreros que superan la capacidad productiva de la factoría, que en total sumaban 1.700. Actualmente son 600 empleados.
 
Hasta mayo de 2015, seis   de las 17 tiendas que tenía Enatex  en  el país fueron cerradas porque no pagaron   alquileres.
 
Enatex fue creada por el Gobierno en junio de 2012  para salvaguardar la industria textil en Bolivia que, por las millonarias deudas de la Empresa América Textil (Ametex)  con las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) y acreedores particulares, estaba amenazada.
 
Ametex, que pertenecía al empresario Marcos Iberkleid, ingresó en liquidación voluntaria y determinó el arrendamiento con opción a compra de sus plantas.
 
Enatex fue creada mediante el Decreto Supremo 1253  con un patrimonio de 53,6 millones de bolivianos (7,7 millones de dólares) provenientes de un fondo de fideicomiso que fue constituido para pagar los aranceles de exportación de firmas privadas.
 
En diciembre de ese año, la entonces ministra de Desarrollo Productivo, Teresa Morales, aseguró que la producción de las planta de Enatex rendía al 100% y que los mismos eran exportados.
 
No obstante, en 2012 y 2013  la estatal   registró pérdidas por 13,8 millones de bolivianos y de 61 millones de bolivianos, respectivamente, según datos oficiales. No  se conocen cifras de 2014 y 2015.
 
A partir de marzo de 2015, el Gobierno comenzó a despedir a 30 trabajadores de Enatex e informó de otros 255 que se acogieron al retiro voluntario, debido     al elevado número de obreros que superan la capacidad productiva de la factoría, que en total sumaban 1.700. Actualmente son 600 empleados.
 
Hasta mayo de 2015, seis   de las 17 tiendas que tenía Enatex  en  el país fueron cerradas porque no pagaron   alquileres.
 
Punto de vista
Fernando CáceresPresidente de la CNC 
Alza de costos laborales les afectó”
 
Cada entidad tiene su propia realidad, sus propias finanzas, es como un mundo aparte, por lo tanto, cuando algo no funciona hay que hacer una reingeniería, hay que reestructurarla, eso me parece muy bien.
 
Los mercados de exportación son muy difíciles de conseguir. Creo que se dependía gran parte de Venezuela, eso no  fue muy sano y por eso la importancia de tener más mercados. Por eso la Cámara Nacional de Comercio (CNC) viene sugiriendo que se debe ampliar la cantidad de mercados para los productos nacionales.
 
Como segunda causa,  los incrementos de los costos laborales  también les afectó. Hay costos de producción que aumentan con el tiempo y todo eso hace que se vuelva más  difícil para la administración.
 
Ojalá que los empleados que están ahí puedan continuar y conseguir otro trabajo.
 
Aunque si hay reestructuración probablemente habrá reducción de personal.   La ley laboral es muy dura, es como si los empleados estuvieran en una jaula de oro, donde el incremento se da por  decretos y  existe la inamovilidad de los funcionarios.
 
Va a ser interesante ver cómo  Enatex manejará esto.
 
La búsqueda de mercados es muy difícil, la competitividad y productividad es mejor en otros países que en Bolivia.
 
Ojalá funcione el centro tecnológico, la tecnología es importante. Se necesita generar tecnologías en Bolivia, es un tema crucial para el futuro. El mundo está cambiando muy rápido y el país tiene que invertir más en eso, hay que dar transferencia tecnológica a las empresas textileras de Bolivia.

 

9
15

Comentarios

Otras Noticias