Protesta por Enatex deja cuatro heridos y más de 70 detenidos

La manifestación, que intentó tomar la fábrica de la recién cerrada empresa textil en Villa Fátima, dejó un saldo de al menos cuatro heridos y 76 detenidos.
jueves, 19 de mayo de 2016 · 00:00
Manuel Filomeno / La Paz
 
Una movilización en apoyo a los obreros de Enatex en el Día del Trabajador Fabril dejó cuatro heridos y alrededor de 70 manifestantes detenidos. Uno de ellos  perdió la mano al estallar un cachorro de dinamita que no logró lanzar  a tiempo. 
 
Los  fabriles marcharon junto a sus compañeros de la Empresa Pública Nacional Textil (Enatex)  e intentaron tomar la planta de la estatal en Villa Fátima .

Los trabajadores que conmemoraban el 17 de mayo horas antes  se encontraban concentrados en la plaza San Francisco. Allí se decidió en asamblea apoyar a los trabajadores de la textilera pública Enatex. 
 
"No tenemos nada que celebrar. Pedimos al Gobierno que se asegure la estabilidad laboral”, afirmó el dirigente fabril Wilson Mamani, mientras la marcha avanzaba rumbo a Villa Fátima.
 
El pasado domingo, el Gobierno anunció el cierre de Enatex y su transformación en una empresa de servicios. A raíz de esto, cerca de 1.000 trabajadores fueron despedidos y de ellos sólo el 20% será recontratado, según declaró el viceministro de Producción Industrial, Álvaro Pardo, en una entrevista en Cadena A, el lunes.
 
Al día siguiente del cierre de la planta, Johnny Huanca, dirigente de los trabajadores de la empresa textil, denunció que fueron sacados de esas instalaciones con el pretexto de una desratización y fumigación.
 
"Nos han sacado de las plantas con el pretexto de que iban a fumigar y desratizar, pero al final las ratas parecen haberse quedado y a los que sacaron fue a nosotros”, declaró el lunes.
 
Ayer, los exobreros de Enatex encabezaban la marcha  fabril que a las 11:30 llegaba a puertas de la fábrica, donde los policías los aguardaban, armados de lanzagases y escudos para evitar la toma.

La marcha, en un principio pacífica, se tornó violenta luego de que el fabril identificado por Erbol  como José Luis Coarite manipulara mal un cachorro de dinamita, que explotó en su mano izquierda, que quedó completamente destrozada.
 
La onda expansiva del peligroso artefacto también afectó al camarógrafo Antonio Maydana Fernández de Televisión Universitaria, que fue alcanzado en uno de sus ojos por las esquirlas. 
 
El suceso ocurrió en  la esquina de la calle 17 del Barrio Gráfico y la avenida José María Pérez, a pocos pasos de la entrada de la fábrica, en momentos que la Policía gasificaba a los movilizados.
 
El trágico hecho fue el detonante para una jornada violenta en la que la Policía apeló al  uso de agentes químicos, ante la lluvia de piedras, petardos y dinamita que los marchistas les lanzaron.
 
Los obreros  presionaban por  tomar la fábrica, a lo cual las fuerzas del orden respondían con   granadas y
cápsulas  de gas.
 
Desde sus posiciones, los fabriles  lanzaban piedras y devolvían los gases, que cada vez generaban nubes más densas, al punto de generar el desmayo de una transeúnte, la cual fue evacuada minutos después. Otro trabajador fue auxiliado   luego de que una granada de gas lo golpeara en la cabeza.
 
"Nos han maltratado feamente sólo por protestar por nuestros derechos, nos han gasificado, nos hemos desmayado”, señaló uno de los trabajadores.
 
En su afán de dispersar el agente químico, los marchistas encendieron fogatas con ramas y otros objetos inflamables, mientras buscaban otras vías por las cuales acercarse a la fábrica.
 
Los ataques por los flancos se hicieron frecuentes y los policías decidieron finalmente empujar a los manifestantes hasta la Plaza del Maestro, donde se intentó realizar un ampliado.
 
Luego de un malentendido, las hostilidades se reanudaron con el uso de granadas de gas lacrimógeno, que llegaron al colegio Ave María y afectó a los escolares que allí se encontraban al promediar el mediodía.
 
De acuerdo con el coronel de FELCC, Gary Omonte, se detuvo a 76 personas, 70 varones y seis mujeres, por daños a la propiedad estatal, uso y manipulación de explosivos y resistencia a la autoridad.
 
Un muerto y un herido tras el decreto del uso de dinamita
 
Después de 18 días de la promulgación del Decreto Supremo 2754, el cual levanta el veto al uso de la dinamita en marchas, se han registrado dos víctimas, un herido y un muerto a raíz de la mala manipulación del explosivo.
El decreto -que abroga el DS 1359 que prohibía la tenencia y/o uso de bombas, materias explosivas, inflamables, asfixiantes, tóxicas u otros materiales relacionados en manifestaciones y movilizaciones sociales- fue promulgado el pasado 1  de mayo.

El mismo día de conocido el decreto, en los festejos por el Día del Trabajo,  en Achacachi   un cartucho de dinamita estalló en la mano del minero Máximo Mamani, de 86 años, quien falleció posteriormente  a causa de sus heridas.
 
Ayer, en una marcha en conmemoración del Día del Trabajador Fabril, José Luis Coraite perdió la mano por una mala manipulación del explosivo, el cual  explotó  antes de tiempo.
 
Reacciones
 
Ante el último accidente, el expresidente Carlos Mesa escribió en su cuenta de Twitter: "En una sociedad respetuosa de la ley y la seguridad de todos, es inaceptable que se autorice el uso de dinamita y derivados en manifestaciones”.
 
El presidente del Comité Cívico de Santa Cruz, Róger Montenegro, lamentó que la norma que prohibía el uso de dinamita fuera abrogada. 
 
Afirmó que sólo el personal especializado debería   manipular estos peligrosos explosivos y no en entornos urbanos, donde suponen un peligro para la población.
14
2

Comentarios