Exministra dice que Iberkleid buscó la quiebra de Ametex

Dice que un informe de la Autoridad de Empresas reveló que Ametex vendía por debajo de sus costos para beneficiar a una empresa del hermano de Iberkleid
viernes, 15 de julio de 2016 · 00:00
Página Siete / La Paz

La exministra de Desarrollo Productivo Teresa Morales respondió a las acusaciones del expropietario de Ametex,  Marcos Iberkleid, en una carta dirigida al presidente Evo Morales. 

Aseguró que el empresario buscó la "quiebra ficticia” de su empresa para obtener más créditos del Gobierno. Agregó  que vendía las prendas por debajo de su costo a la empresa de su hermano, que exportaba a Estados Unidos con ganancia. 

Aclaró que dirá toda su verdad sobre el manejo de Enatex y sobre su hermano  en otra entrevista.
 
¿Cuál  es la verdad del caso Ametex desde su punto de vista?

Ya tenía graves problemas en 2003 y en 2005  la compañía se acogió al Hospital de Empresas, ya se le habían dado créditos.   En  diciembre de 2011, Iberkleid pide otro crédito porque indicaba que no tenía liquidez para el pago de aguinaldos. Se le tramita un crédito de 1,5 millones de dólares del BDP y él dice que será el último que solicita porque ya estaba reflotando la empresa. 

En marzo de 2012 vuelve a solicitar al Ministerio de Desarrollo Productivo  siete, ocho, nueve y  10 millones. La Junta de Acreedores, en marzo, le envía una carta al vicepresidente Álvaro García Linera, en la que indican que  a partir del 27 de febrero  la empresa presentó atrasos en el cumplimiento de sus obligaciones financieras y que habrá  nuevos vencimientos. Es importante mencionar que esta situación ya ponía en riesgo la continuidad operativa; es decir, que estaba a punto de cerrar. El señor Iberkleid dice que no estaba en quiebra,  pero también hay un informe de Fitch Ratings  de marzo que dice que Ametex ya no podía pagar deudas.

Iberkleid dice que no estaba en quiebra, sino  en iliquidez...

En la carta que él me dirige dice  que está cerrando operaciones desde el 7 de marzo de 2012. Pero yo sospeché y veía que en América Latina otras empresas textiles no tenían problemas y me puse a investigar con la Autoridad de Empresas (AEMP).   

Un primer indicio que se encuentra es que  los costos por exportaciones en tres años, de 2010 a 2012, fueron superiores a los ingresos por exportaciones (ver infografía). 

 El segundo indicio es que había una disminución de activos con relación a los pasivos. De esa manera, las constantes pérdidas en el margen bruto ocasionaron que el capital se vaya debilitando. Esto puede traducirse en disminución de activos, incremento de  pasivos y el  resultado es la pérdida parcial de patrimonio.

El tercer indicio que se halla es que  Ametex  vendía la mayor parte de su mercadería más barata a  Old Castle S.A., constituida en un paraíso fiscal en Uruguay.

El paraíso fiscal no es ilegal...

 Sí, es legal, las leyes de Uruguay permitían que en ese entonces uno tuviera su empresa, no hay ninguna infracción hasta ahí.  A Old Castle se le vende por ejemplo prendas en 11,3  millones de dólares, pero Old Castle cobra al cliente final  25 millones de dólares. Eso quiere decir que hay ganancia para Old Castle y pérdida para Ametex porque vende por debajo de costo.

Pero Ametex puede argumentar que necesitaba  un intermediario para llegar a EEUU, porque no podía vender directamente a ese mercado...

Sí, pero vendió el 80% de la mercadería por debajo de costo; de cualquier modo, no hay manera de entender,  por más que diga que no le quedaba otra. Era preferible no vender que regalar la producción. 

¿Pero el intermediario no  es el que asume la comercialización?

Sí, pero Ametex es el que asume los costos de producción y si vendo por debajo de ellos la empresa tendrá pérdidas tras pérdidas. Según la  AEMP,  Ametex  camuflaba esta  pérdidas en la contabilidad. Sin embargo, las exportaciones  a Argentina, México y Brasil reportan márgenes positivos de utilidad.  

El informe de la AEMP demuestra que Ametex otorgó preferencias indebidas y eso está sancionado por el Código de Comercio como intento de quiebra fraudulenta, porque se vendía persistentemente mercadería por debajo de costo.

El informe de la AEMP también determinó  que la empresa Old Castle es de propiedad del hermano de Marcos Iberkleid. Lo que él hacía en Bolivia era hacer sangrar a su  empresa y con la facturación se enriquecía a la familia en Uruguay. 

 Ahí está la gran estafa: no había quiebra real, sino una quiebra ficticia; este señor hacía enriquecer a su hermano y seguía pidiendo créditos al Gobierno. Se ponía a la empresa  al borde del precipicio  y resulta que lo que hace es pedir créditos que no va pagar y sacar plata a un  paraíso fiscal desangrando a Ametex y engordando a su empresa en Uruguay.

¿Esta información  fue entregada  a la Junta de Acreedores?,  ¿por qué no se la conoció antes?

Sí, esta investigación fue conocida por la Junta de Acreedores, también se  informó al Sindicato de Trabajadores.

 ¿Por qué ahora usted da a conocer estos hechos?

En 2012, la opinión pública los conoció  y se entrega la información a la  Fiscalía, no soy juez, yo era ministra.

En el seguimiento que se hizo en los medios  no se informó de este asunto...

Este informe me lo remite la AEMP   el 26 de diciembre de 2012 y me indica que había quiebra fraudulenta; dos días después yo le  instruyó a la AEMP que inicie una acusación en la Fiscalía, pero como Estado  se buscó la figura legal de enriquecimiento ilícito por afectación al Estado. 

¿Y como Ministerio hicieron seguimiento?

Tengo todos los informes de actuaciones y en marzo de 2016 dijeron que no encontraron a Iberkleid y finalmente publicaron un edicto que salió hace tres semanas, se acordó el fiscal. Se presentaron memoriales solicitando la publicación de edictos, pero los fiscales nunca los publicaban.

Iberkleid dice que todo el manejo de la empresa fue transparente y que estaba fiscalizado...

En el informe de AEMP  se encontró también defraudación aduanera y subvaluación  en Aduana.

Usted dice que Ametex vendía por debajo de costo, ¿no hacía lo mismo Enatex?

Voy a demostrar que no se vendió a bajo costo, sino que se vendió en costo y además con una pequeña utilidad.
 
Admiten que  plantas valían 33 millones de dólares
 
Teresa Morales, exministra de Desarrollo Productivo,  admitió que las plantas de Ametex tenían un valor  de al menos  33 millones de dólares, pero que se las adquirió en 15 millones de dólares, porque la empresa estaba en subasta.

"Se  hicieron tres avalúos. Lo hace la Junta de Acreedores y dice que cuesta 33 millones de dólares; Enatex encarga  su propio avalúo  con cubanos y la Junta de Accionistas hizo otro avalúo.  Los tres coinciden  en las cifras del valor, pesos menos pesos más”, reconoció.

Añadió que por sugerencia suya la   Junta de Acreedores puso en subasta  la empresa, para que   "el Estado  pueda postular a comprar lo más barato posible”.

Según Morales, se contrató a   PriceWaterhouseCoopers para que efectúe el proceso de subasta y en diferentes países se publicó   la convocatoria.

"Nadie se presentó y ante esa situación Enatex ofrece 15 millones de dólares. Lo que se pagó  fue capturado por el Ministerio de Trabajo, Iberkleid no recibió un centavo,  se pagaron beneficios sociales de los empleados que él despidió. El principal acreedor en una empresa en quiebra es el obrero”, explicó.

Aclaró que la deuda social se elevó pero no tanto. 

El exdueño de Ametex señaló que por las malas decisiones de la exministra Morales esta deuda laboral pasó de  cinco  a 15 millones de dólares.

24
53

Comentarios