“El crecimiento del comercio de Bolivia es nuestro crecimiento”

Contrariamente a las denuncias de la Cancillería boliviana, Bulnes afirma: “No hemos tomado ninguna decisión que afecte la competitividad de nuestros clientes”.
domingo, 24 de julio de 2016 · 00:00
Página Siete  /  La Paz

Terminal Puerto Arica (TPA) es la concesionaria del puerto de Arica (Chile) por donde pasa más del 80% de la carga que tiene  origen o destino en Bolivia, pero ahora está en la mira por denuncias de supuestos  abusos contra transportistas bolivianos y vulneración del Tratado de 1904.

  El gerente general de la empresa, Diego Bulnes Valdez, dice que TPA se considera un "socio estratégico” de Bolivia y que de ninguna manera busca perjudicar al comercio exterior boliviano, como denunció la Cancillería.
 
"El crecimiento del comercio exterior boliviano es también nuestro propio crecimiento”,  afirma en este cuestionario que respondió a Página Siete.
  
¿A qué factores se debe el aumento tarifario para la carga boliviana en el puerto de Arica?

Queremos ser enfáticos en señalar que nos consideramos un socio estratégico de Bolivia. Por nuestro puerto pasan todo tipo de cargas, desde graneles vegetales y minerales, bienes de consumo, fierro de construcción y proyectos emblemáticos como el Parque Eólico Qollpana I y II, los teleféricos de La Paz, planta urea y amoniaco entre muchos otros; es decir, somos uno de los principales proveedores de las distintas industrias de la economía boliviana.

Por lo mismo, el crecimiento del comercio exterior boliviano es también nuestro propio crecimiento y no hemos tomado ninguna decisión que afecte la competitividad de nuestros clientes, que sería atentar contra nuestros propios intereses. Comparativamente, nuestras tarifas con Bolivia para los principales servicios de importación son indiscutiblemente más convenientes que el resto de los puertos de la Macro Zona Andina. 

Sin embargo, lamentamos que lo competitivo de nuestras tarifas no llegue al cliente, dado el excesivo recargo que aplica la Administración de Servicios Portuarios de Bolivia (ASP-B). Por su labor, esta entidad recarga hasta seis veces las tarifas competitivas que ofrecemos como operador portuario. Por dar un ejemplo específico, en 2015 TPA despachó a Bolivia cerca de 23.300 contenedores de 40 pies. Por este servicio TPA cobró a la ASP-B una tarifa de 31.17 dólares por cada contenedor, pero ASP-B a su vez cobró a los importadores bolivianos 146.17 dólares por cada contenedor. 

Este no es un dato irrelevante dado el significativo volumen. Revela que ahí se produce el real perjuicio al comercio exterior de Bolivia, que es el elevado sobreprecio que impone la ASP-B a los importadores de su país.

Es importante recalcar que cualquier importador boliviano podría cotizar directamente a TPA, como sucedía en el pasado, y recibir los beneficios tarifarios que el Puerto de Arica ofrece a Bolivia, pero lamentablemente la posición de ASP-B lo impide.

 Como cualquier empresa  debemos reajustar nuestras tarifas dado el aumento en el costo de nuestros factores productivos. Por lo demás, esta alza se produce luego de casi tres años en que no cambiamos las tarifas y al reajustarlas ahora buscamos un equilibrio que permita continuar con las inversiones y el crecimiento del puerto y al mismo tiempo seguir siendo competitivos en el mercado.

 Si consideramos el reajuste por cada servicio, el promedio simple da un alza de 10,7%. Sin embargo, en los servicios que más nos contrata Bolivia y que representan más del 70% de las operaciones que entregamos al país vecino, las tarifas se han reajustado sólo un 4,4%.

¿Un incremento de esta naturaleza no contraviene el principio de libre tránsito para el comercio boliviano establecido en el Tratado de 1904?

Me gustaría reiterarle que el reajuste que nosotros aplicamos está en línea con el aumento del costo de los factores productivos, entre otras cosas, incidido por el aumento de la inflación y el alza salarial en Chile.

 Lo anterior se ajusta plenamente a nuestro contrato de concesión y a nuestro espíritu de mantener un servicio eficiente, cercano al cliente y con tarifas altamente competitivas.

 El incremento, para el caso de la carga boliviana, ¿no debía ser previamente consensuado antes de su aplicación?

Durante nuestros 12 años de concesión  hemos mantenido una apertura al diálogo, lo que ha permitido el desarrollo del comercio exterior boliviano. Reiteramos que habiendo transcurrido tres años desde el vencimiento de las tarifas, aplicamos un reajuste que recoge el que propuso ASP-B en las conversaciones sostenidas con el Puerto de Arica después del vencimiento de ellas en 2013.

Es importante mencionar que el dinamismo de esta industria requiere de decisiones ágiles que permitan buscar los equilibrios para mantener la sustentabilidad de la operación.

 ¿A cuánto asciende la deuda a la Terminal Portuaria de Arica (TPA)? El Gobierno chileno ha mencionado tres montos: 1 millón de dólares, 500 mil dólares y, finalmente, 700 mil dólares...

A la fecha, la deuda vigente asciende a 700 mil dólares en facturas que se emitieron con las tarifas existentes hasta antes de reajustarlas. Pero hay que considerar que en el último tiempo hemos experimentado retrasos significativos en el pago de facturas de los servicios prestados. Los saldos históricos promedio de deudas vencidas sobre los 50 días han oscilado entre 500 mil dólares y 1 millón de dólares.

  ASP-B cuenta con la facilidad de pagarnos en plazos o a crédito, beneficio que ellos no traspasan a los clientes bolivianos, quienes deben cancelar a esa institución al contado.

Específicamente, ¿por qué servicios -sería interesante conocer un desglose- se le debe a TPA?

TPA ofrece una amplia gama de servicios a la nave y servicios a la carga. Es ASP-B quien mayoritariamente solicita servicios de importación, entre otros, servicios de carguío de contenedores de 20 y 40 pies, desconsolidados de contenedores y despachos de carga suelta.

Quincenalmente se liquidan y facturan de forma agregada los servicios prestados, por ende, la deuda vencida puede corresponder a los diferentes servicios prestados a ASPB en ese periodo. Para una mayor claridad, creemos pertinente que puedan consultar un desglose de los servicios y diferencias tarifarias a quien nos pide los servicios.

Los transportistas bolivianos han denunciado abusos de TPA, ¿qué opina sobre el hecho de que la controversia se haya convertido en un asunto de Estado?

Con el fin de generar vínculos sólidos y de confianza  hemos venido desarrollando conjuntamente, con las diferentes cámaras de transporte de Bolivia, diversas iniciativas las cuales buscan apoyar la capacitación permanente de los transportistas, como también generar una cercanía con los miles de choferes que nos visitan diariamente.

Dentro de estas actividades, por mencionar algunas, se encuentran: el Club de Choferes, el cual cuenta con más de 1.000 choferes capacitados, seminarios dirigidos especialmente para choferes bolivianos con el apoyo de la Cámara Boliviana de Transporte, campeonatos de fútbol y una serie de medidas operativas que tienen por finalidad reducir los tiempos de tramitación y/o espera del chofer al interior de puerto. Éstas han permitido mejorar en hasta un 90% los tiempos de estadía en puerto.

También es importante mencionar la inversión realizada por la Empresa Portuaria Arica (EPA) en Antepuerto, con esta inversión y el trabajo conjunto entre EPA y TPA, los choferes bolivianos pueden parquear gratuitamente con un alto estándar de servicio y seguridad.  De hecho, todas estas gestiones fueron reconocidas por la Cámara de Transporte de Cochabamba, entidad que destacó nuestro quehacer este año mediante la entrega de un reconocimiento, el cual nos llena de orgullo.

 ¿Es evidente que la carga boliviana tiene un tratamiento discriminatorio frente a la de otros clientes?

No existe un trato discriminatorio hacia la carga boliviana así como hacia ninguno de nuestros clientes. Nuestra operación se enmarca dentro de los más altos estándares de seguridad y calidad de servicio. 

En el caso particular de las cargas bolivianas, se acogen a beneficios especiales derivados del Tratado de Paz y Amistad de 1904, los cuales no aplican para otras cargas de diferente nacionalidad. El crecimiento de las cargas bolivianas es una clara señal de la preferencia que tienen miles de clientes importadores y exportadores por los servicios competitivos que ofrece el Puerto de Arica.

Es una constante prioridad para nuestro puerto el ofrecer a nuestros clientes un servicio eficiente y un trato con el respeto que cada uno de ellos merece, sean nacionales o internacionales.

¿Es cierto que los servicios que presta TPA a sus clientes bolivianos representan el 80% de sus ingresos? ¿Qué opina sobre la declaración de que TPA le debe  sus sueldos a los pagos de  los clientes bolivianos?

Toda empresa se debe a sus clientes, son ellos quienes contribuyen a su éxito o fracaso. En nuestro caso particular, nos sentimos orgullosos de que miles de clientes bolivianos año a año nos prefieran y, por otra parte, que nuestros servicios permitan contribuir al desarrollo de las distintas industrias que componen la economía boliviana. 

Esta clara preferencia ha permitido que los últimos años más del 80% de la carga tenga origen o destino en Bolivia y continuaremos trabajando fuertemente con nuestros clientes para seguir aportando a su comercio exterior. 

La comitiva encabezada por el canciller David Choquehuanca ha declarado que el libre tránsito se ha convertido en un negocio y asegura que ha comprobado el maltrato que se da en ese puerto, ¿qué opina al respecto?

La elección de cuál puerto utiliza el cliente para conectarse con el mundo es una decisión que él toma. Nuestra visión es ser el mejor puerto de la región para integrar a nuestros clientes con el mundo; por ende, debemos día a día trabajar para ser merecedores de esa decisión. 

La comisión boliviana denunció también que la soya boliviana en el puerto de Arica está a la intemperie y es comida de gaviotas, ¿por qué esta soya no está en galpones?

Previo a recibir este tipo de cargas, en común acuerdo entre el cliente y TPA, se establecen las características específicas del servicio. Existiendo alternativas de acopio en áreas cubiertas y descubiertas, dependerá de lo pactado con el cliente el cómo se realice la operación.

Las características antes mencionadas se validan con la preferencia que nos han otorgado nuestros clientes en el tiempo y que constantemente estamos desafiando para otorgar un mejor servicio.

 Ejemplo de esto es el consolidado de soya que permite al exportador boliviano llegar con su producto a nuevos mercados. Por último, es preciso aclarar que este producto tiene como finalidad el consumo animal.

 

Hoja de Vida

  • El profesional  Diego Bulnes Valdés es ingeniero comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Fue subgerente de logística de Ultramar para luego desempeñar el cargo de gerente comercial de Ultramar Logistics. En 2013 asumió el cargo de  gerente general de TPA (Terminal Puerto Arica).

 El puerto tiene capacidad para abastecer

El gerente  de TPA, Diego Bulnes Valdés, dice que esa terminal portuaria  tiene capacidad para abastecer  a la carga boliviana y al comercio exterior.

"Actualmente contamos con capacidad suficiente para seguir atendiendo el desarrollo del comercio exterior boliviano. Aun cuando en un futuro nos enfrentemos a nuestro límite de capacidad, el Puerto de Arica está trabajando desde ya en soluciones,  como lo son las inversiones que la Empresa Portuaria de Arica ha ejecutado para ampliar su capacidad de áreas de almacenaje y una serie de inversiones en estudio”, dice Bulnes. Recalca en  12 años, el puerto ha invertido más de 140 millones de dólares en infraestructura, maquinaria y tecnología.

 "No es menos importante -destaca el gerente-  la gestión constante realizada con nuestros clientes que ha permitido disminuir los tiempos logísticos de la carga. Ello ha generado ahorros y eficiencia para nuestros clientes y ha contribuido a aumentar nuestras capacidades”
 

 

31
12

Comentarios

Otras Noticias