Firman convenio de El Bala y ambientalistas cuestionan

El Gobierno afirma que la hidroeléctrica será la tercera más grande de Sudamérica. Fobomade la cuestiona y dice que irá en detrimento de 25 comunidades del lugar.
jueves, 28 de julio de 2016 · 00:00
Lidia Mamani /La Paz

La Empresa Nacional de Electricidad (ENDE)  y la italiana Geodata firmaron  ayer un contrato para la elaboración del estudio a diseño final de los proyectos hidroeléctricos  El Bala y El  Chepete, ubicados en el  norte  de La Paz, con una inversión de 11,8 millones de dólares.

 El estudio de identificación precisa que ambas hidroeléctricas tienen la capacidad de generar 3.676 megavatios (MW) de energía eléctrica y  que demandarán una inversión de  6.000 millones de dólares.

"Esta firma de contrato para el estudio a diseño final de una nueva planta hidroeléctrica, con seguridad será un día histórico (...). No encuentro en todo el país otro lugar estratégico para una planta hidroeléctrica que pueda generar 3.676 MW, es mucho”, dijo el presidente Evo Morales tras la firma del contrato  en el   Palacio Quemado. 

En el país hay termoléctricas e hidroeléctricas que generan hasta  200 MW.  El proyecto Rositas en Santa Cruz era el más grande, pero sólo llegará a 1.000 MW, con una planta.

  Según Morales,  se tendrían que construir más centrales  para llegar a 3.000 MW, pero sólo  con   El Bala y El Chepete se obtendrán   3.600 MW.

La vicepresidenta del Foro Boliviano sobre Medio Ambiente y Desarrollo (Fobomade), Patricia Molina, cuestionó  la firma del acuerdo y dijo que es un negociado  que sólo beneficia a las empresas, en detrimento de las comunidades que viven en el lugar.

"Uno de los riesgos es que puede ocasionar la inundación de toda la zona. Intentan producir 4.000 MW,  es una energía  que no tenemos dónde colocarla porque en horas pico nuestra demanda está por encima de 1.200 MW; las líneas de interconexión en el país no fueron ampliadas en su totalidad y, por tanto, no hay forma de consumir esa energía”, explicó.

Sobre el impacto, dijo  que en la zona  viven 25 comunidades que se comunican a través del río Chalalán, que forma  un lago que  también será afectado con la hidroeléctrica. 

Además, se afectará la fuente de ingresos de los pobladores que se dedican exclusivamente al ecoturismo, debido a la ubicación de la represa.

"¿Tiene algún sentido hacer el proyecto a costa de tanto daño ambiental? Es una irracionalidad económica, un negociado de la consultoría, lo mismo pasó con Cachuela Esperanza, donde se hizo un estudio, pero hasta ahora no se tiene ninguna noticia y está paralizado hace cuatro años, ¿qué institución investigó sobre el tema?”, afirmó Molina.

Según el presidente Morales, un anterior estudio realizado en 1958 estableció que el proyecto generaría 1.600 MW con un impacto ambiental del 18%; otro estudio de 1995 concluyó que  produciría 2.300 MW con un daño  del 12% y el nuevo estudio cuantifica un efecto de sólo 1,9%  y determina que en la zona se pueden construir dos centrales hidroeléctricas, El Chepete y El Bala.
 
Argumentó que informes preliminares de la empresa italiana señalan una capacidad de producción que permitirá consolidar a Bolivia como el centro energético de Sudamérica y a La Paz como centro energético de Bolivia. 
 El ministro de Hidrocarburos, Luis Sánchez, anticipó que, una vez ejecutado el proyecto de El Bala, Bolivia recibirá un ingreso anual de 1.250 millones de dólares  por la exportación y distribución al mercado interno. 

"Con los 3.700 megavatios se duplicará la capacidad de generación que tenemos hoy, de  entre 1.800 y 1.900 MW”, dijo Sánchez.

 La planta hidroeléctrica El Bala será la tercera más grande de Sudamérica, después de la Hidroeléctrica de Itaipú,  una represa binacional ubicada entre Paraguay y Brasil.

Morales agregó que el segundo paso será el estudio a diseño final, que también será ejecutado por Geodata, y el tercer paso será la ejecución de la obra, aunque para esta fase será la población la que deberá pronunciarse mediante la consulta.

El Bala es un proyecto postergado desde fines de los años 50. 
 
La  hidroeléctrica
  • Localización La hidroeléctrica El Bala está localizada sobre  el río Beni y se divide en dos componentes: El Chepete, a 70 kilómetros aguas arriba  de Rurrenabaque, en La Paz; y El Bala, en las proximidades del tramo conocido como   el Estrecho de El Bala, sobre el río Beni.
  • Represa  Sus centrales hidroeléctricas aprovecharán los caudales del río Beni.
  •   El Chepete  El embalse del aprovechamiento tendrá un nivel máximo en la cota 400 msnm, una superficie inundada de unos 679,9 kilómetros cuadrados y un volumen de 37,78 km3.
  •  El Bala Será un aprovechamiento denominado de pasada o Run off the river, lo que no contempla la construcción de una presa. Este proyecto usará las aguas reguladas.

ENDE afirma que  proyecto tendrá  cinco beneficios para la región 

La estatal ENDE  asegura que el proyecto hidroeléctrico de El Bala   dejará cinco beneficios para las comunidades del lugar.

Según su explicación,  habrá una menor área de embalse, en la que, con la división del proyecto con sus dos componentes, se reducirá el espejo de 3.836 kilómetros cuadrados (km2), proyecto de hace 50 años atrás, a sólo 773 km2, es decir, una quinta parte.

También se preservarán las áreas protegidas. Con estudios de hace medio  siglo,  el área de embalse afectaba 2.791 km2 de los parques Madidi y Pilón Lajas. 

Con la propuesta de ENDE, ésta se reduce a 180 km2, lo que significa un 1,9% de impacto en las áreas protegidas.

 Para el control de inundación, con la represa de El Chepete se producirá una atenuación de las crecidas en Rurrenabaque y San Buenaventura del 45%, lo que permitirá el ahorro de unos 56 millones de dólares por  año por los daños evitados.

En los beneficios relacionados con la navegación y navegabilidad, El Chepete garantizará la navegación del río Beni, a partir de Rurrenabaque y San Buenaventura, durante los 12 meses del año e incluso alcanzará hasta Cachuela Esperanza, en una vía de navegación fluvial de más de 1.035 kilómetros. 

Y por último atraerá el turismo a sitios emblemáticos de la región como el lago Chalalán, que no será afectado.

El propio proyecto se constituirá en una atracción turística por la creación de un nuevo embalse y las obras de magnitud asociadas, señala ENDE.

Además, tendrá un aprovechamiento denominado de "pasada”; es decir, que no contempla la construcción de una presa.

6
12

Comentarios