Pese a sequía, el BCB prevé una inflación de 5% hasta fin de año

A principios de este año se calculó una tasa del IPC del 5,3%; sin embargo, ahora las proyecciones apuntan a la baja, por las medidas del BCB y del Gobierno.
miércoles, 14 de septiembre de 2016 · 00:00
Lidia Mamani /La Paz

Pese a la sequía que azota al  país, y principalmente a  Santa Cruz, el Banco Central de Bolivia (BCB) proyecta  que la  inflación se situará en  5% al finalizar este año. El porcentaje es inferior  al  5,3% proyectado en el Informe de Política Monetaria (IPM) de enero. 

El Instituto Emisor también prevé  que este año el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá en 5%, una de las tasas más altas en Sudamérica.

"Quiero destacar que para un Banco Central siempre es un motivo bueno anunciar una  revisión a la baja (...) ¿Por qué lo hacemos? Lo hacemos porque  las proyecciones que hemos realizado nos dan tasas de inflación bajas hasta este momento. Se acumuló una inflación de 2,44%, lo que nos indicaría que en los próximos meses hasta diciembre se tendría que hacer algo similar  a los ocho meses anteriores”, respondió el asesor principal de Política Económica del BCB, Raul Mendoza, ante la consulta sobre por qué se bajó la previsión de 5,3% a 5%.

Ayer, el presidente del BCB, Marcelo Zabalaga, durante la presentación del IPM de julio,   informó   que se estima que la inflación  se situará en torno a 5% este año, dentro de un rango entre 4% y 5,5%. 

"Las proyecciones señalan que existe una mayor probabilidad de que la inflación termine en el rango inferior,  dada la tasa  que se pudo constatar hasta agosto”, destacó Zabalaga.

El documento del IPM de julio  pondera que la inflación se mantuvo controlada y se situó en la parte inferior del rango de proyección del IPM de  enero de este año, salvo por un repunte transitorio en mayo a causa del alza del precio del tomate, que fue "rápidamente corregido”.

Adicionalmente, señala que la inflación importada continuó en descenso, mientras que las tarifas de servicios y las expectativas se mantuvieron relativamente estables.

En agosto, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró una  variación porcentual positiva de 0,13% con respecto a la de  julio (menor a la registrada en 2015, con variación positiva de 0,20%). Mientras que la  acumulada de enero  a agosto llegó a 2,44% (ver gráfica).

 Medidas de control

El informe del BCB subraya  que durante el primer semestre el Ejecutivo emitió una serie de disposiciones que tuvo un efecto directo e indirecto en el control del nivel  de precios de los bienes y servicios de la canasta básica.

Entre ellos, la aprobación del Decreto Supremo 2640 del 30 de diciembre de 2015, que tiene que ver con el diferimiento temporal a 0% del gravamen arancelario para la importación de diésel oil, hasta el 31 de diciembre de 2016.

El Decreto  Supremo  2641 de 30 de diciembre de 2015, que dispone la subvención a la producción y comercialización de productos agropecuarios y sus derivados a precio justo en el mercado interno para 2016 y otra norma complementaria para la ejecución del Plan de Acciones Inmediatas ante el fenómeno de El Niño 2015-2016.

Además de otras disposiciones, como las ferias de peso  y precio justo.

Para el  segundo semestre,  el Informe  sostiene que hay  mayores probabilidades de que la inflación termine en el rango inferior de la proyección.

Se  argumenta  que las monedas de los socios comerciales están con  tendencia hacia la depreciación y  el  precio de las principales materias primas sigue bajo.

No obstante, el BCB admite que también hay un riesgo de alza por los fenómenos climáticos adversos, que pueden ocasionar una menor oferta del sector agropecuario y un incremento de precios de los alimentos.

Cita posibles heladas y sequías durante el tercer trimestre y una alta probabilidad de impacto del  fenómeno de la Niña en los últimos meses del año.

Sobre el crecimiento económico, Zabalaga   explicó  que hay otros sectores que están repuntando, como la construcción y la manufactura. Incluso es evidente  una mejora en la actividad minera, agregó.

Falta de agua afectó sólo al 6,4% de sembradíos

El ministro de Desarrollo Rural y Tierras, César Cocarico, informó ayer  que  la sequía sólo afectó  al  6,4% de las 1,8 millones de hectáreas sembradas en  verano (septiembre 2015 y marzo 2016). La autoridad garantizó   el abastecimiento de alimentos.

"La siembra de verano que va desde septiembre de 2015 hasta marzo de 2016 llega a 1,8 millones de hectáreas; en ese lapso,  las pérdidas han sido de 118 mil hectáreas, que representan el 6,4% del total de superficie perdida”, aseguró, según ABI.

Según los datos oficiales, en la producción de invierno se reportó una pérdida de 137 mil hectáreas de las 935 mil hectáreas sembradas. Sólo  la producción de oleaginosas representa el 14% del total de la producción.

    La autoridad garantizó el abastecimiento de arroz y sorgo.

 Argumentó que se registró una producción superior al requerimiento interno. Por ejemplo, se tiene una oferta de arroz de  363 mil toneladas, volumen que  cubre la demanda del mercado que llega a  354 mil toneladas.

En el caso del  sorgo se alcanzaron  562 mil toneladas y el consumo es de 512 mil toneladas.

Déficit

     Pese a la mayor oferta en los cultivos mencionados, Cocarico admitió un déficit en la producción de maíz y trigo por los efectos de la sequía. "En maíz estamos con algunos problemas porque la oferta que tenemos, entre la producción y  el stock almacenado, suma  850 mil toneladas y tenemos una demanda de un millón de toneladas”, precisó.

A septiembre, Reservas caen en $us 1.808 millones

De enero a  septiembre, las Reservas Internacionales Netas (RIN) disminuyeron  en 1.808 millones de dólares, de acuerdo con los datos del Banco Central de Bolivia (BCB). Afirman que  con relación a anteriores años las RIN representaban el 40% del Producto Interno Bruto (PIB), pero actualmente sólo llegan al  32%.

 A inicios de septiembre, las RIN  sumaban  sólo  11.247 millones de dólares. En diciembre de 2015, se tenían  13.055 millones de dólares.

Según el presidente del BCB, Marcelo Zabalaga, las RIN  cayeron debido a la crisis económica en el mundo, que impactó en el comercio exterior; ese descenso también tiene que ver con los préstamos que hace el BCB y por las desinversiones.

Por ejemplo, explicó que debido  una disminución del comercio exterior los importadores tuvieron que acudir, a través del sistema financiero, a recursos del BCB.

En menor magnitud, la caída de las RIN está relacionada con los préstamos que se otorga a las  firma estatales. Sin embargo, precisó que el BCB   no da préstamos  en dólares, pero las empresas los obtienen para efectuar sus compras en el exterior.

Por ejemplo, ENDE adquirió turbinas para subir su capacidad de producción y parte de los recursos que otorgó el BCB fueron transformados en dólares.

  También influyen  las  desinversiones que realizaron las empresas extranjeras, a las cuales se les canceló por las nacionalizaciones. "Las RIN representan el 32% del PIB, normalmente han representado más de un 40%, pero debido a la crisis de estos  tres años hubo una disminución”, afirmó Zabalaga.

  Si se suman los activos externos, equivalen a 43% del PIB y permiten hacer  frente a desequilibrios de la balanza de pagos.


1
1

Comentarios

Otras Noticias