Tarija denuncia competencia desleal de arándanos peruanos

Informaron que una caja de 125 gramos del producto boliviano en el mercado interno cuesta hasta Bs 18, mientas que el peruano está entre los Bs 13 y Bs 14.
sábado, 14 de octubre de 2017 · 00:00
Página Siete / La Paz
 
Los productores de arándanos, cultivados principalmente en Tarija, denunciaron ayer  la competencia desleal que sufren, debido a que se importa el producto desde Perú y se lo comercializa en el país con un 20% menos.
 
"Están internando al país arándanos peruanos y lo venden con una diferencia de precios, eso afecta al sector porque es 20% menos. Además, las condiciones de manejo no son las correctas”, denunció el gerente general de Aidisa Bolivia SA, Luis Fernando Morales.

Por ejemplo mencionó que una caja de 125 gramos de la producción nacional en el mercado interno cuesta entre 17 y 18 bolivianos, dependiendo del lugar.
 
Pero la misma cantidad del producto peruano que ingresa de forma ilegal está disponible entre los 13 y 14 bolivianos. 
 
"Aidisa apostó para ser parte de este proyecto al ver el potencial de estos cultivos en el sur del país y los beneficios que tiene la fruta para el consumidor. Para esto nos hemos preparado desde el año pasado implementando  una red de frío que garantiza la frescura y calidad del fruto desde la cosecha hasta el punto de venta o consumo”, explicó.
 
Dijo que se realizaron inversiones en cámaras de frío para Entre Ríos (Tarija) La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, con  el fin de cumplir con el requisito de Agronáyade, uno de los   productores.
 
Sin embargo, desde hace cuatro semanas se evidenció   la oferta de arándano desde Perú,  que no cuenta con el registro sanitario en la etiqueta y no fue manipulado en cadena de frío, lo que no garantiza su inocuidad para el consumidor.
 
El sector está preocupado porque el consumo de arándano en Bolivia aún es mínimo y todavía se está incentivando a consumirlo, pero a la vez se desincentiva por la invasión del producto peruano que les quita el mercado.
 
El gerente general de Agronáyade, Julio Barragán, advirtió que cuando un arándano entra de contrabando, se desconoce si ese producto cumple o no con las normas fitosanitarias que cualquier país requiere para evitar el ingreso de plagas que se hospedan en el fruto. 
 
"Nosotros cumplimos esos requisitos para exportar a cualquier país, incluso para el producto que se vende localmente. Los productores nacionales invertimos considerables recursos para garantizar la sanidad de nuestras plantas”, manifestó.
 
Advirtió que el hecho de que el arándano no se mantenga en una cadena de frío provoca el crecimiento de hongos y bacterias.
 
Por otro lado, dijo que se desconoce si la fruta peruana se fumigó con químicos prohibidos.
 
Mientras que el procedimiento que hacen los productores bolivianos incluso está certificado por la europea Global Gap.
 
Ambos coincidieron en concluir que  el arándano peruano de contrabando no paga impuestos ni aranceles. Por lo tanto, la defraudación fiscal afecta directamente al Estado boliviano.
 
En cambio el producto boliviano, bajo la marca Andean Blueberries, sí factura y paga todos los impuestos que corresponden.
 
La producción
 
En Bolivia, la producción de arándanos se concentra en Tarija, aunque ya se tiene interés en este cultivo en los departamentos de Santa Cruz y Cochabamba.
 
El cultivo nacional alcanza al menos 120 toneladas, cosechadas entre septiembre y diciembre, volumen que varía según los efectos climáticos. Para este año, la producción de Agronáyade prevé alcanzar las 30 toneladas. 
 
En Tarija hay 20 hectáreas de arándano, 15 en Entre Ríos y cinco en Cercado y San Lorenzo.  La producción promedio es seis toneladas por hectárea.
 
Sólo para la cosecha, por cada hectárea  se ocupa a 20 personas. Paralelamente  se contrata a personal eventual para la  poda y mantenimiento del cultivo.
 
Los pequeños productores de arándano en el departamento de Tarija alcanzan al menos a  35 familias, que  están organizadas en la Asociación Afruhtar. 
 
Mientras que los grandes emprendimientos arandaneros se realizan en Entre Ríos, donde la empresa Agronáyade se encarga de la gestión productiva, y Aidisa la comercializa.
 
 
Afirman que no se puede prohibir la importación
 
El ministro de Desarrollo Rural, César Cocarico, afirmó el jueves por la tarde que no se puede prohibir la importación de productos agropecuarios de los países vecinos, debido a que se tienen relaciones comerciales con aquellos.
 
"La preocupación que tienen ellos es que no haya importación,  pero como somos parte de la Comunidad Andina de Naciones y del Mercado Común del Sur y tenemos relaciones con otros países, no se puede restringir la importación de productos ni de alimentos”, manifestó la autoridad.
 
La afirmación la hizo luego de sostener una reunión con productores agrícolas  de los departamentos de Chuquisaca y Tarija, quienes exigieron prohibir la internación, debido a que son afectados por la competencia.
 
Asimismo, indicó que otra de las demandas del sector es poner fin al contrabando. Sobre el tema se comprometió a realizar más operativos  de forma conjunta con la Aduana y otras entidades.
 
Por ejemplo, dijo que desde Perú lo que más se interna ilegalmente es la papa, cebolla y el ajo, por su frontera extensa.
 
Paralelamente con los agricultores del sur del país   se acordó generar nuevos espacios para que  puedan vender sus productos en la ciudad de La Paz.



 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

63
11

Otras Noticias