Achá justifica contratación de Tecnimont para petroquímica

Tecnimont se adjudicó la ingeniería conceptual, el servicio de apoyo estratégico y la ingeniería y construcción de la planta de propileno y polipropileno en el sur.
martes, 23 de mayo de 2017 · 02:00
Lidia Mamani/ La Paz

El presidente de YPFB, Guillermo Achá, justificó la contratación de la italiana Tecnimont para la construcción de la planta de propileno y polipropileno porque ganó la licitación al haber presentado una mejor oferta económica y cumplió con todas las especificaciones técnicas. 

Negó que la firma vaya a ser juez y parte en el proyecto de 2.200 millones de dólares, el más grande que impulsa YPFB.   

 "Ha ganado porque cumplió con todas las especificaciones técnicas y porque presentó una menor oferta económica, además no solamente es Tecnimont, sino está en consorcio con Técnicas Reunidas y compitió con Samsung y otras cinco empresas, pero éstas no cumplieron con todas las especificaciones. (Tecnimont) no es juez y parte”, respondió ante las observaciones que hay sobre el contrato.

Según Achá,  cuando la compañía realizó la etapa Fel 1 y Fel 2 (primera y segunda fase), no se observa nada del proyecto como tal,  sólo el estudio de mercado o la factibilidad de la planta.

"Recién comenzamos con la ingeniería, con el desarrollo de las dos tecnologías que hemos seleccionado y luego la empresa que se adjudica toma esas ingenierías y hace la ingeniería del proyecto como tal”, precisó el titular de la estatal petrolera.

Ahí es, dijo, donde se tienen que ver los otros aspectos técnicos como la  alimentación de agua, electricidad, almacenaje, a materia prima. "No se puede hablar de una ventaja que haya tenido esta empresa, porque el desarrollo de ingeniería como tal recién comienza”, insistió.

La pasada semana, el senador Óscar Ortiz de Unidad Demócrata  solicitó a la Unidad de Transparencia del Ministerio de Hidrocarburos investigar el por qué Tecnimont se había adjudicado  tres contratos, el estudio de ingeniería conceptual, el servicio de apoyo estratégico y el proyecto de ingeniería y construcción de la planta  de propileno y polipropileno.

El legislador observó que el proceso de contratación se originó en 2012, cuando a Tecnimont se asignó el estudio de ingeniería conceptual de la planta; el segundo hecho se dio en 2014, cuando se le entrega el servicio de apoyo estratégico para profundizar los estudios de preinversión de la planta y recientemente se le adjudica el proyecto de ingeniería y construcción.

Según Achá  el estudio de ingeniería conceptual no sólo lo tenía la italiana, sino que fue entregado a todas las empresas que participaron en el proceso de licitación.  "Por qué ha sido entregado, porque tenía este alcance general de conocimiento, si hubiera habido alguna ventaja en el desarrollo de estas actividades, obviamente no hubieramos entregado esta información a las otras empresa”, remarcó.

Además, aclaró  que si bien Tecnimont, en asociación con Técnicas Reunidas, se adjudicó  la licitación, aún falta firmar el contrato respectivo.

En respuesta a un cuestionario, Máximo  Pepe, ejecutivo de Tecnimont,  aseguró que la empresa cumplió con todos los términos que estableció YPFB al ganar la licitación pública.
 
Planta Gran Chaco opera sólo en un 35%, reconoce Yacimientos

 

 El presidente de YPFB, Guillermo Achá, reconoció que la planta separadora de líquidos de Gran Chaco opera sólo en un 35% de su capacidad instalada y que operará a plenitud cuando esté lista la planta de propileno y polipropileno.  

"Gran Chaco es una planta que operará hasta un 85%, 100% una vez que esté lista la planta de polipropileno, que es cuando necesitará gas licuado de petróleo (GLP). No podemos decir que  es un elefante blanco, porque si la planta no estuviera hoy construida no podríamos pensar en tener una planta de polipropileno, por qué, porque la alimentación será el GLP que provenga de Gran Chaco”, enfatizó.

La planta de Gran Chaco eleva su capacidad productiva hasta 55%, cuando la planta separadora de líquidos de Río Grande, en Santa Cruz, ingresa en trabajos de mantenimiento.
 
El funcionamiento pleno de la separadora de líquidos instalada en el sur del país  también depende del contrato de venta de gas natural a Argentina.

En el documento  se tiene una adenda  que señala que año a año se incrementará la demanda de gas natural, por lo tanto, se extraerá mayor cantidad de licuables. "Entonces se tiene esta planificación relacionada con el volumen de  exportación a la Argentina”, explicó Achá.

La pasada semana, se cuestionó que la factoría de Gran Chaco  sólo esté funcionando al 15% de su capacidad y se atribuyó a la insuficiente cantidad de reservas de gas natural.

De acuerdo con Achá, algunos expertos cuestionaron el hecho de que no se haya construido por módulos, sin embargo, eso habría representado un 40% más de la inversión ejecutada.

La planta separadora de líquidos de  Gran Chaco,  en Tarija, fue construida para procesar 2.200 toneladas métricas día (TMD) de gas licuado de petróleo (GLP) y demandó un costo de 640 millones de dólares. 

Fue puesta en marcha en agosto de 2015.

En marzo de 2016, expertos observaron entonces el hecho de que la planta sólo opere al 15% de su capacidad instalada, ya que debería hacerlo en un 60% a 70%, con el fin de que pueda comenzar a generar ingresos.

  La factoría fue construida por la empresa española Técnicas Reunidas.

 

5
37

Otras Noticias