San Cristóbal extrae la mitad de concentrados de Bolivia

La mina llegó a producir el año pasado 514 mil toneladas de concentrados de zinc-plata y 120 mil toneladas de plomo-plata, según su reporte de sostenibilidad.
lunes, 12 de noviembre de 2018 · 00:04

Página Siete / La Paz

La Empresa Minera San Cristóbal el año pasado logró una producción de 634 mil  toneladas de  concentrados de zinc-plata y de plomo-plata, que equivalen aproximadamente a la mitad de todo lo que extrae el país. 

 La compañía está ubicada en la provincia Nor Lípez, municipio de Colcha K de Potosí y la mina es un yacimiento que produce concentrados de zinc-plata y plomo -plata y es la operación minera a cielo abierto más grande de Bolivia en la actualidad.

Como resultado directo de su trabajo, un  informe de la consultora Wood Mackenzie de 2017 clasificó a Bolivia como el cuarto país más productivo en minas de zinc a cielo abierto en el mundo, señala el reporte de sostenibilidad 2017 de la empresa.

 El yacimiento el año pasado logró una extracción  de concentrados de zinc-plata de 514 mil toneladas y vendió 516 mil toneladas. También llegó a producir  120 mil toneladas de concentrado de plomo-plata y vendió 112 mil toneladas.

El exministro de Minería Dioniso Garzón explicó que la producción de la mina representa alrededor del 50% de la extracción a nivel nacional y en ingresos su participación es del 25%.

Como comparación, ejemplificó que  el volumen que extrae San Cristóbal por día es de 40.000 toneladas, en cambio, la principal mina estatal de estaño Huanuni logra sacar apenas 800 toneladas por día.

“Es la única mina de talla mundial que tenemos. Luego están San Vicente con 1.500 toneladas de mineral por día y Paititi con 1.000 toneladas por días”, destacó.

El expresidente de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) Héctor Córdova sostuvo que entre concentrados de zinc, plomo, plata, San Cristóbal produce más de la mitad de lo que se extrae en el país de esos minerales. Pero la participación llega a un 30% si se toma en cuenta toda la producción nacional, que incluye oro y otros.

 Según la exautoridad, la empresa minera extrae  minerales y aporta, pero la exportación de concentrados, sin valor agregado, le hace mucho daño al país.

“El valor agregado no se queda en el país, cuando se exporta sólo mineral todo el costo de fundición  lo termina pagando Bolivia, por eso  se reciben menores ingresos”, precisó.

El desafío para el país, en criterio de  Córdova es instalar plantas de zinc para generar valor agregado a la producción de minerales, porque de esa manera al vender en el exterior se obtendrá el 100% del valor.

Exploración una necesidad

Garzón sostuvo que San Cristóbal en este momento se encuentra en un 40% de su vida útil y tiene reservas como para unos 10 años más, si los precios se mantienen altos y la ley del mineral no degenera. “Se debe pensar qué se hará después. Se dejaron pasar 12 años y no se ha descubierto ninguna mina  de este nivel. Se necesita un programa de exploración, pero la legislación repele la inversión”, dijo.

Compañía contribuyó con $us 229 millones

El año pasado, la Minera San Cristóbal contribuyó con 229 millones de dólares en impuestos y regalías,  según su reporte de sostenibilidad 2017.

La Memoria 2017 del Servicio de Impuestos Nacionales (SIN) ubica a la compañía en el cuarto lugar entre los 100 mayores contribuyentes de tributos sólo por detrás de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) Corporación, YPFB Refinación y Cervecería Boliviana Nacional (CBN).

Los datos de la administración tributaria  reflejan una contribución impositiva de 876,3 millones de bolivianos el año pasado.

Utilidad e ingresos

El reporte de sostenibilidad de la Minera San Cristóbal revela que los ingresos de la compañía alcanzaron el año pasado a 893 millones de dólares, un 41% más que en 2016.

Mientras que la utilidad neta llegó a 221 millones de dólares, luego de que un año antes se reportó una pérdida de 88 millones de dólares.

La compañía en 2007 realizó la primer exportación de concentrados de zinc-plata y de plomo-plata.

Para el desarrollo y la construcción de la mina San Cristóbal se requirió una inversión de 1.800 millones de dólares.

La empresa hasta 2017 contaba con 1.422 trabajadores, lo cual incluye el personal del campamento en Potosí y el que trabaja en el área administrativa.

Sin embargo, la fuerza laboral, tomando en cuenta a contratistas, alcanza a 2.440 personas.

Sólo en 2017 se crearon 5.000 empleos indirectos.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

218
132

Otras Noticias