Macharetí, el pueblo que mira Incahuasi con esperanza

La región fue intervenida por la Policía para despejar la carretera a Paraguay, bloqueada “en defensa” del reservorio de gas Incahuasi. Es una de las más pobres de Chuquisaca.
domingo, 13 de mayo de 2018 · 00:09

Ivone Juárez  /  La Paz

“Antes Macheretí era un pueblo tranquilo, donde se vivía en armonía, pero ahora estamos pasando por un mal momento. Nos sentimos impotentes y estamos  indignados”, afirma Juan Carlos García. Tiene 28 años. Nació y vive en Macharetí,  la frontera entre los departamentos Chuquisaca y Santa Cruz, que se disputan la propiedad del reservorio de gas natural Incahuasi y, por tanto, de sus regalías.  

 Al “antes” al que se refiere el joven es a la noche del miércoles pasado, cuando la Policía intervino el bloqueo que él junto a otra gente de su pueblo, que se encuentra en el Chaco chuquisaqueño, instalaron  en la carretera  que conecta a Bolivia con Paraguay “en defensa” del reservorio. 

Incahuasi se encuentra en Muyupampa,  la capital de la provincia Luis Calvo de Chuquisaca, de la que es parte Macharetí y,   según información oficial, es la segunda reserva de gas natural de la región,  alrededor de  13 trillones de pies cúbicos del energético. 

“Fue cobarde. Los policías tenían balines y gases lacrimógenos; nosotros sólo nuestras manos y nuestros pies”, añade. La conversación con Juan Carlos es telefónica, pero no es impedimento para percibir su indignación. 

“Nos falta luz, nos falta agua. Somos la región del Chaco boliviano  más pobre.   Los jóvenes, después de salir bachiller,  migran   a Santa Cruz y a Argentina  en busca de mejores condiciones de vida  y no regresan. Vamos a defender Incahuasi porque es compartido con Santa Cruz”, reclama el joven. 

Se siente afortunado porque no tuvo que migrar, abandonar su pueblo. Logró un trabajo en un campo petrolero. En Macharetí operan dos   reservorios:  Vuelta Grande y Porvenir, que según el alcalde,  Eduviges Chambay, están agotándose. 

  “Tenemos dos pozos que están terminándose de exprimir: Porvenir y Vuelta Grande. Lamentablemente muy poco recibimos  nosotros, siendo que tenemos estos recursos naturales. Por eso estamos molestos y reclamando nuestros derechos”, afirma la autoridad que mira con esperanza hacia Incahuasi.

Chambay, que está en gestión desde 2015, vio cómo los ingresos   anuales de  su municipio, provenientes en su mayoría de  regalías y del Impuesto a los Hidrocarburos, se precipitaron  de 16  a 8,6 millones  de bolivianos por  la caída de los precios de los hidrocarburos en el mercado internacional.  “Los recursos cada vez  van mermando más,  lo que hace difícil  encarar proyectos grandes”, señala.  

Y  esta caída de ingresos se ensañó con la mayor debilidad de la región: la   infraestructura caminera.  “Las vías se van deteriorando cada vez más por las distancias y su mantenimiento tiene  un elevado costo”,  comenta.

El reservorio de gas natural Incahuasi,  que se encuentra en disputa entre Santa Cruz y Chuquisaca.
Archivo Página Siete

Lejos de Sucre

 Macharetí es parte del Chaco boliviano. Se encuentra al medio de los territorios chaqueños de  Santa Cruz y Tarija,   y  está en la frontera con Paraguay.  “Somos la región del Chaco más pobre”, lamenta el alcalde Chambay.

Debido a las condiciones de   sus carreteras,  los  pobladores  pueden llegar más rápido a Santa Cruz que a su capital, Sucre, hasta donde sólo pueden arribar tomando  rutas cruceñas.

Chambay atribuye esta situación  a las “condiciones geográficas de la región”. “Es una geografía muy especial la que tenemos. Nosotros, como chaqueños chuquisaqueños, para llegar a nuestra capital, Sucre, tenemos que entrar por una parte de territorio cruceño,  para luego tomar  nuestro territorio, Incahuasi, Muyupampa,  Monteagudo, Padilla y llegar a Sucre”, explica.

      “Es una distancia de 600 kilómetros a Sucre, que se hace en cinco horas; por eso Macharetí tiene directa relación con Santa Cruz,  a donde llegamos en cuatro horas”, añade la autoridad. Incluso para llegar al pozo Incahuasi tienen que recurrir a rutas cruceñas, pasando por Boyuibe y Camiri.  

 Agua y electricidad insuficientes

La exalcaldesa Galy Durán señala que la situación de necesidad  no cambió mucho en Macharetí desde  que ella fue autoridad municipal, hace más de 10 años. 

 “Ha mejorado porque todo avanza. Tenemos más pavimento y alcantarillado, pero aún hay  muchas dificultades, sobre todo en los servicios de agua potable y energía eléctrica”, afirma  Durán, que hoy es presidenta del Comité Cívico de Macharetí.

   Precisa que la urgencia en  el municipio  es el agua potable. En la actualidad sólo un 30% de la población, aproximadamente, tiene acceso a ese servicio. “Algunos proyectos no funcionan porque  viene la riada  y se los lleva. Estamos buscando resolver el problema del agua de forma definitiva, a través de los ministerios, pero se ve difícil”, dice. 

Una de las grandes   deficiencias de Macheretí es su vinculación carretera.

Añade que la baja cobertura en el servicio se debe a que Macharetí es un municipio muy disperso, con poblaciones muy alejadas entre sí.

   El alcalde Chambay remarca que la población que cuenta con agua potable tiene que conformarse con un servicio que, en el mejor de los casos, puede tener día por medio. En cuanto al sistema de alcantarillado, la autoridad indica que es inexistente.   

Al referirse a la dotación de electricidad, Galy Durán califica el servicio de “regular para abajo”. Precisa que sólo llega al área urbana y depende de los servicios de la empresa eléctrica de Tarija (SETAR). “A veces es difícil sostener el apoyo para un municipio que no es del departamento. Estamos muy lejos de Sucre”,  lamenta.  

Rumbo a Santa Cruz y Argentina

El periodista Iván Ramos, de Chuquisaca, señala que otro problema que aqueja a Macharetí es la migración. La región, que actualmente cuenta con aproximadamente  7.500 habitantes, es la que más pierde gente, sobre todo joven, que sale rumbo al departamento de Santa Cruz o a la vecina Argentina. 

Si bien Macharetí, donde en los últimos días se concentró el conflicto por el pozo Incahuasi, tiene como actividad principal la ganadería y la agricultura, su mirada está clavada en la explotación de los hidrocarburos, a la que ve como una tabla de salvación para salir de la pobreza. Su historia es la de muchas de las regiones de Bolivia que tienen en su territorio recursos naturales no renovables, a los que apuestan todo.

Vuelta Grande,  el pozo petrolero en Macharetí.
 
Archivo Página Siete

CEDLA:  “Una pelea entre hermanos pobres”

El Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA) realizó el análisis del conflicto por Incahuasi y los beneficios que traería el campo gasífero a los departamentos y concluyó que es una “pelea entre hermanos pobres” por el “pedazo menor del  banquete” de las ganancias hidrocarburíferas.

El estudio recuperado por Erbol  indica que  en 2016 las regalías por el campo Incahuasi  habrían sumado unos 6,3 millones de dólares,  cifra que hasta 2017 sería de 39 millones de dólares. De acuerdo al estudio, la cifra  es importante, tomando en cuenta que equivale al 100% de las regalías percibidas por Chuquisaca en 2017 y un 37% de las que recibió Santa Cruz.

Sin embargo, según el CEDLA, aún siendo importantes los montos por regalías que los departamentos recibirían por Incahuasi, igual significan una fracción menor respecto al total de las ganancias por la venta de los hidrocarburos.

De acuerdo al análisis con base en datos del 2015, los departamentos, municipios y universidades (sumando las regalías y otros beneficios) recibirían un 31,7% del valor de venta de los hidrocarburos (las gobernaciones sólo un 16%), mientras que el Gobierno central obtendría un 31,7% y las transnacionales el restante 37,2%. A la luz de esos datos, el CEDLA concluyó que “la distribución del valor de los hidrocarburos, dispuesto por la supuesta nacionalización de 2006, no favorece a los gobiernos subnacionales, sino, en primer lugar, a  las empresas transnacionales”.

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

25
6