Botín de Desaguadero salió de 5 remanentes del cajero

El exjefe de Operaciones de la agencia Desaguadero se apropió de las diferencias de dinero que generó en sistema Unibanca y la bitácora del cajero automático.
martes, 22 de mayo de 2018 · 00:07

Fernando García / La Paz

 El botín de 1,6 millones de bolivianos que Julio César Ribera, exjefe de Operaciones  de la agencia Desaguadero del Banco Unión, se apropió, salió de cinco remanentes del cajero automático que está instalado en esa localidad (ATM).

En la imputación formal en contra del exfuncionario del Banco Público, documento al que tuvo acceso Página Siete, se detalla que éste se apropió de las diferencias de dinero que generó entre el sistema Unibanca y la bitácora de la máquina dispensadora de dinero.

“En la revisión del proceso de recarga del cajero automático, en base a los registros de la bitácora y del Módulo de Cajas del sistema Unibanca, se evidenció que en cinco fechas de las gestiones 2015, 2016 y 2017, el denunciado, en su calidad de jefe de Operaciones, registró en menor cuantía en las cuentas 111.01.101 M/N Bolivianos y la 111.04.101 M/N Fondos Asignados en Cajero Automáticos Moneda Nacional, los remanentes del ATM en moneda nacional, para apropiarse indebidamente de 1.660.000 bolivianos”, detalla el informe.

El primer retiro irregular del sobrante del ATM se produjo el 19 de septiembre de 2015. Esa fecha, la bitácora del cajero automático mostraba la suma de 474.620 bolivianos como remanente; en tanto que en el registro Unibanca sólo figuraba 414.620 de la moneda nacional.

La diferencia, de 60.000 bolivianos, quedó en poder de Julio César R. B., quien después de un poco más de un año volvió a cometer la misma irregularidad.

En las siguientes cuatro ocasiones en las que el exjefe de Operaciones se quedó con la diferencia de dinero generada en los dos mecanismos de control, por cada retiro se embolsó la suma de 400 mil bolivianos.

El ahora imputado hizo dos movimientos en 2016: el 18 de octubre y el 29 de diciembre de ese año. En el primer caso, la bitácora del ATM marcaba 489.990 bolivianos, mientras que en el sistema Unibanca sólo figuraba la suma de 89.990. La segunda vez, el cajero automático mostraba 491.080 bolivianos, pero en el registro electrónico sólo 91.080.

Los últimos dos retiros fraudulentos corresponden al 13 de abril y 19 de junio de la gestión pasada. En el primero, la bitácora marcaba 480.820 bolivianos, y Unibanca, 80.820.

En el segundo movimiento, el ATM mostraba 482.690, en tanto que el sistema electrónico  82.690 bolivianos. Esos cinco retiros dieron la suma de 1.660.000 bolivianos del total del desfalco.

El 1 de octubre de 2017, el Directorio del Banco Unión instruyó que se realice una revisión de todos los movimientos físicos de efectivo que alimentan sus bóvedas y cajeros automáticos, a raíz del millonario robo que perpetró el exjefe de Operaciones de la agencia de Batallas, Juan Pari.

Fue así que el 8 de mayo se detectó el segundo desfalco y, la semana pasada, el presunto responsable fue aprehendido.

El día de su detención, Julio César Ribera se negó a prestar su declaración informativa ante el fiscal que atiende la causa.

No obstante, el viernes, en su audiencia de medidas cautelares, reveló a la  jueza del caso, que  además de él, otros dos funcionarios del Unión conocían de sus actividades ilícitas y pidió que la investigación sea ampliada.

Los involucrados son dos empleados del banco, que ejercían los controles duales de la bóveda de la agencia de Desaguadero, junto con Ribera.

Cuatro personas serán convocadas a declarar

El fiscal Omar Mejillones, quien sigue la causa del segundo desfalco que sufrió el Banco Unión, informó ayer que se llamará a declarar a cuatro personas cercanas a Julio César Ribera, exjefe de Operaciones de la agencia Desaguadero.

“Inicialmente se convocará a declarar a estas cuatro personas en calidad de testigos, porque tendrían conocimiento del movimiento económico que realizó el principal imputado de este ilícito”, manifestó el representante del Ministerio Público.

Mejillones apuntó que con esas cuatro declaraciones se establecerá las circunstancias en las cuales se perpetró el desfalco de 1,6 millones de bolivianos.

El fiscal agregó que entre las personas que comparecerán ante el Ministerio Público y los investigadores de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) se encuentra un exfuncionario y tres empleados que en la actualidad cumplen funciones en la financiera estatal.

La autoridad judicial mencionó que las cuatro personas serán convocadas de acuerdo con el informe de la auditoria interna que realizó el Banco Unión, en el cual se identifica la participación de esos funcionarios y otros presuntos implicados.

Julio César R. B. está detenido de forma preventiva en el penal de San Pedro, y se espera que solicite ampliar su declaración.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

159
147

Otras Noticias