75 normas avalan contratos directos sin establecer límites

Solo 31 decretos y una ley especifican adquisiciones directas de bienes y servicios de parte de entidades y empresas públicas por Bs 10.496 millones.
jueves, 10 de enero de 2019 · 02:21

Manuel Filomeno /  La Paz

Setenta y cinco normas (63 decretos supremos y  12 leyes) autorizaron contrataciones directas sin determinar límites o topes de recursos  para la adquisición de bienes y servicios , según  la investigación “Las Contrataciones Directas: Facilitando la Corrupción”, realizada por el senador y candidato a la presidencia Óscar Ortiz.

Desde 2007, el Gobierno promulgó un total de 107 normas, 94 decretos supremos y 13 leyes que autorizan contrataciones directas, sin embargo, únicamente  31 decretos especifican los montos autorizados, los mismos  ascienden a 10.496 millones de bolivianos.

“Estas normas han permitido la realización de contrataciones con total discrecionalidad. Ya que estas se efectuaron al margen de las previsiones establecidas en las Normas Básicas del Sistema de Administración de Bienes y Servicios del Estado”, explicó el senador.

Los  63 decretos supremos y 12 leyes  que fueron promulgados sin establecer un monto límite para las contrataciones directas fueron utilizados en algunas ocasiones para más de un contrato.

“Como podemos citar en el caso del Decreto Supremo 224  mediante el cual se licitó el proceso de contratación directa para la contratación de tres equipos de perforación que fue adjudicado en 148 millones de dólares. Esa misma norma fue utilizada en 2017 también para adjudicar a la empresa Tecnimont la construcción de la planta de Propileno y Polipropileno por más de 2.000 millones de dólares. 

Como antecedente  ambos contratos fueron posteriormente anulados ya que presentaban numerosas irregularidades y en el caso de los taladros, derivó en procesos penales contra los responsables.

Otros de los casos que cita Ortiz es el  Decreto Supremo 3447 que autorizó   160 procesos de contratación bajo invitación directa para los juegos Odesur que superaron los 159 millones de bolivianos.

La investigación también detalla  el  Decreto Supremo 1361 de 2012, que autoriza la contratación directa de obras, bienes y servicios “llave en mano” para la ejecución del proyecto de construcción del Aeropuerto Internacional El Bañado de Monteagudo, que demandó, según reportes de la prensa de entonces, una inversión de 57 millones de bolivianos.

Urgencia y prioridad

Según el diputado oficialista Víctor Borda, las contrataciones directas que realiza el Estado se realizan de esa manera bajo dos parámetros, urgencia y prioridad nacional, por lo que estas son autorizadas mediante decretos.

“La contratación directa esta reglamentada, solo la pueden utilizar las empresas públicas declaradas como de prioridad nacional y se hace tomando en cuenta la premura de las obras, ya que las licitaciones en algunos casos son muy burocráticas”, precisó.

Sobre los decretos que autorizan las contrataciones directas y no establecen montos límites, Borda aseguró  que se trata de normas generales y que los montos específicos están estipulados en los Documentos Base de Contratación (DBC) que elaboran las entidades y empresas públicas que requieren de bienes o servicios.

“Los decretos no especifican montos porque aún no se ha podido cuantificar los proyectos que aprueba, pero eso se aclara en el DBC del proyecto concreto, junto con las especificaciones técnicas, condiciones y otros elementos”, argumentó el legislador del MAS.

Salud fue el sector más beneficiado por decretos

De acuerdo con la investigación del senador Óscar Ortíz, el sector Salud es el que tuvo el mayor porcentaje de contrataciones directas ya que los cinco Decretos Supremos con montos más elevados correspondieron a este sector. 

“Por ejemplo, el Decreto Supremo 3139  que autoriza la contratación directa de obras, bienes y servicios para el diseño, ejecución de la obra, puesta en marcha y otras actividades que implicaba el desarrollo de Establecimientos de Salud Hospitalarios de Segundo y Tercer Nivel e Institutos de Cuarto Nivel incluía el monto más alto con  4.207 millones de bolivianos”, señaló el legislador.

 En segundo lugar se encuentra el Decreto Supremo 2497  que autorizó la contratación directa de bienes, obras y servicios para la construcción, equipamiento y puesta en marcha de establecimientos hospitalarios por 2.383 millones de  bolivianos. 

En tercer lugar está el Decreto Supremo 2719 del 06 de abril de 2016 que autoriza la contratación directa de obras, bienes y servicios para la construcción e implementación del Instituto Cardiológico de Cuarto Nivel de Salud de Tarija con una inversión de 1.047 millones de  bolivianos.

Otro de los proyectos fue avalado por  el Decreto Supremo 2784  que autorizó con el mismo tenor de los otros,  la contratación directa de obras, bienes y servicios para la construcción y equipamiento de un establecimiento de Salud Hospitalario de Tercer Nivel para el Departamento de La Paz por un valor  de 514.5 millones de bolivianos.

 

 

Permítanos un minuto de su tiempo.

Para desarrollar el periodismo serio e independiente, esencial en democracia, que usted aprecia en Página Siete, contamos con un equipo de reporteros, editores, fotógrafos, administrativos y comerciales de primer nivel.

Los ingresos con que Página Siete opera son producto de nuestro trabajo; no contamos con prebendas de ninguna naturaleza.

Si usted desea apoyar el esfuerzo que realizamos, suscríbase a P7 VIP, para recibir de lunes a viernes una carta informativa por correo electrónico, que contendrá un resumen de las noticias y opiniones más interesantes de Página Siete, a un costo de sólo Bs 15 al mes.

Para suscribirse haga clic aquí o llame al número 2611749, en horas de oficina.

4
114