ASFI: Calificación y sanciones a Prodem no afectarán a clientes

De acuerdo con la directora de la supervisora, la mayor parte de los clientes de la institución financiera hacen un uso mínimo de sus tarjetas de débito y crédito.
miércoles, 09 de octubre de 2019 · 00:04

Manuel Filomeno /  La Paz

La directora de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Ivette Espinoza, señaló ayer que el cambio de perspectiva, a negativa  , otorgada al Banco Prodem por la calificadora AESA Ratings y las sanciones internacionales impuestas a su dueños no afectarán a sus clientes, por la naturaleza del negocio de la entidad de intermediación financiera.

“AESA Ratings es sólo una de las calificadoras con las que trabaja Prodem. Si vemos la calificación que le da MicroFinanza Ratings, el banco mantiene su perspectiva en positiva. Del análisis que hemos hecho, al parecer, AESA Ratings está confundiendo el tema patrimonial con el de liquidez”, dijo Espinoza.

  Hace unos días, AESA Ratings, calificadora de riesgo asociada a Fitch Ratings, ratificó la calificación de Prodem en A3, pero cambió la perspectiva de calificación de “en desarrollo” a “negativa”, como explicó a Página Siete, a través de una nota.

La calificadora atribuyó el cambio a “la muy ajustada liquidez que mantiene el emisor,  una potencial falta de acceso a mecanismos de liquidez de última instancia y efectos negativos  de potenciales limitaciones operativas relacionadas con la sanción OFAC (del Departamento del Tesoro de Estados Unidos)”.

La directora de ASFI apuntó que por más de cinco años, Prodem mantuvo un Coeficiente de Adecuación Patrimonial (CAP)  de 13% por encima de la media del sistema financiero, lo que refleja su solidez patrimonial.

“Por  más de cinco años, Prodem, por las utilidades que tiene, ha estado capitalizando su patrimonio, por eso tiene un CAP que está por encima de la media con el 13%, tiene utilidades y liquidez que le permiten seguir operando”, agregó.

Prodem se vio afectado por la prohibición a la empresa Mastercard a emitir tarjetas de débito y crédito  al Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela  (Bandes), su principal accionista, por lo que los clientes de la financiera nacional no pueden hacer transacciones en comercios y su uso se reduce a la red de cajeros automáticos.

Al respecto, Espinoza indicó que por la naturaleza del banco, esta sanción tiene un efecto muy reducido en sus clientes.

“Hay que entender que los clientes del Banco Prodem son microproductores,  más del 90% de los créditos que se dan son microcréditos. Por eso debemos entender que el uso que hacen de estas tarjetas de crédito y de débito es mínimo”, afirmó.

Este medio conversó ayer con algunos clientes del banco, quienes admitieron que si bien es una molestia que no puedan usar sus tarjetas en comercios y tuvieron algunos problemas al hacer transferencias interbancarias, no percibieron ningún otro problema respecto al servicio que les brinda la financiera.

 

Las  calificaciones

  • Categoría AESA aclaró que ratificó la calificación A3 para Banco Prodem. Esta nota “corresponde a emisores que cuentan con una buena calidad de crédito y el riesgo de incumplimiento tiene una variabilidad adecuada ante posibles cambios en circunstancias o condiciones económicas”, explicó la calificadora a Página Siete.
  •  Perspectiva La empresa remarcó que “sí cambió la perspectiva de calificación, de ‘en desarrollo’ a ‘negativa’”. AESA Ratings sostuvo que “el cambio de perspectiva sólo indica la posible dirección que podría seguir la calificación en un plazo de hasta 24 meses”. El cambio de perspectiva fue resuelto en el Comité de Evaluación del 30 de septiembre, con base en información financiera al 30 de junio de 2019, indicó la compañía.

El número de cuentas de ahorro creció en 242% desde 2005  

Página Siete /  La Paz

El número de cuentas de ahorro creció en 242% desde 2005, al pasar de 3,5 millones a 12 millones de cuentas al 31 de agosto pasado, de acuerdo con datos presentados ayer por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI)  en su rendición pública de cuentas.

“Podemos ver que hay un crecimiento de manera importante, a nivel nacional, de 2,4 veces, es decir, hemos empezado con 3,5 millones de cuentas y ahora estamos con 12 millones de cuentas” comunicó la  directora de la institución, Ivette Espinoza. 

La funcionaria destacó que ese incremento en el número de cuentas supera incluso a la población de Bolivia, lo que equivale a que los bolivianos tienen más de una cuenta de ahorro abierta en el sistema financiero. 

“Eso habla muy bien de toda la política para fomentar el ahorro. Hubo un crecimiento en el número de cuentas, que respalda el hecho de que hemos logrado el propósito de incluir a aquellas personas que antes no tenían acceso a servicios financieros, o que no tenían la confianza necesaria para poner sus depósitos”.

Datos de la ASFI muestran que del total de las cuentas existentes en el país, el 88% tiene un saldo menor a 500 dólares; el 3%, entre 500 y 1.000 dólares, y el 9% tiene más de 1.000 dólares.

Por otra parte, de acuerdo con la directora de la ASFI,  los créditos para la compra de viviendas sociales beneficiaron a más de 77.000 familias desde 2013.

“Estamos hablando que más de 77.000 familias se han beneficiado con créditos de vivienda de interés social”, manifestó.

Espinoza agregó que los créditos de vivienda social beneficiaron principalmente a familias de Santa Cruz, seguido de La Paz y Cochabamba. Manifestó que los créditos de vivienda, en general, crecieron más de ocho veces desde 2013, principalmente por el “importante” ascenso de los préstamos para la compra de vivienda social, que representa el 50% de esa cartera crediticia.

Añadió que la cartera de créditos de vivienda creció de manera sostenida y según la capacidad de pago de la gente, por lo que la mora del sector se sitúa por debajo del promedio nacional.

El 21 de agosto de 2013, se promulgó la Ley de Servicios Financieros que, entre otros cambios, autorizó al Estado boliviano a regular las tasas de interés para créditos productivos y de vivienda de interés social.

 

6
17