Se regulariza abastecimiento de combustibles en La Paz y El Alto

Representantes de las 20 provincias de La Paz y vecinos de los 14 distritos de El Alto dieron un plazo de 48 horas para que el Gobierno cumpla su pliego petitorio.
domingo, 24 de noviembre de 2019 · 00:03

Página Siete /  La Paz

El abastecimiento de carburantes en el departamento de La Paz se regularizó desde ayer por la mañana,  luego de que un grupo de afines al MAS decidieran levantar el bloqueo que realizaban en   los accesos de la planta de Senkata, en El Alto, registrados desde el pasado 12 de noviembre.

“Estimamos que entre hoy (ayer) y mañana se regularizará en su totalidad el abastecimiento de carburantes. Desde la madrugada se han despachado camiones cargados con garrafas y cisternas con gasolina y diésel”, afirmó el ministro de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, quien estuvo en la planta alteña coordinando los despachos.

De acuerdo con datos oficiales de YPFB, tras la suspensión del bloqueo a la planta de Senkata, se despachó 1,8 millones de litros gasolina y diésel y más de 10.000 de garrafas de gas licuado de petróleo (GLP), cantidad suficiente para abastecer a la población paceña y alteña.

“Hay casi 40 millones de litros de combustibles para reabastecer a los cisternas que recorrerán por toda  La Paz y  El Alto”, indicó la autoridad.

Desde la planta de Senkata se despachó 31 camiones cargados de garrafas de GLP y más de cien cisternas con gasolina especial y diésel oil que distribuirán a  74 estaciones de servicio tanto en La Paz como en El Alto.

Los accesos a Senkata estaban  bloqueados durante 11 días, lo que ocasionó el desabastecimiento de combustibles, alza de pasajes en el transporte público,  falta de recojo de la basura, escasa circulación de vehículos y desesperación en la población.

Zamora afirmó que con la venta regular en las estaciones de servicio  también se espera que  las actividades de la población se normalicen  hasta este domingo.

Entretanto, el presidente de la estatal petrolera, José Luis Rivero, detalló que el personal de la estatal petrolera trabajó hasta la madrugada del sábado para enviar a las gasolineras  de la sede de Gobierno  alrededor de 1,3 millones de  litros de gasolina especial y 550 mil litros de diésel.

Cisternas  salen  desde la planta de Senkata con combustibles.
Foto: YPFB

Adicionalmente  se envasaron  20.000  garrafas  de GLP.

Después de la suspensión del bloqueo, el personal técnico de YPFB  puso en marcha todos los equipos de la planta de Senkata, dijo. No obstante, después de la reunión por más de cuatro horas entre el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, con  los representantes de las 20 provincias y dirigentes vecinales de los 14 distritos de El Alto,  se acordó dar un cuarto intermedio de 48 horas para que el Gobierno cumpla el pliego petitorio de nueve puntos.

Entre ellos  el repliegue de las Fuerzas Armadas de forma inmediata de todos los sectores en conflicto  y que la Policía se haga cargo del resguardo  de la planta de Senkata, donde se registró la muerte de nueve personas.

Algunos dirigentes vecinales, que son afines al partido oficialista del MAS, advirtieron que si el Gobierno no da cumplimiento a sus demandas en el plazo acordado, inmediatamente reiniciarán los bloqueos.

Las filas

En horas de la mañana se registraron filas de personas que cargaban garrafas y que esperaban adquirir el GLP de los camiones.

Por ejemplo, en un recorrido que hizo este medio  se evidenció que desde temprano en la plaza Riosinhio, en La Paz, se formó una fila de hasta dos cuadras para adquirir garrafas de  gas licuado.

Ante la falta de llegada del camión, la gente decidió bloquear  hacia la calle Sucre, pero pasada las 8:00 llegaron los primeros camiones y comenzó la venta  del producto en ese y en otros puntos se despejaron las vías.

Paralelamente, en el centro paceño se observó que  sólo la mitad de los puestos de venta de alimentos del mercado Lanza estaban abiertos, debido a la falta de garrafas y otros por la escasez de verduras y carnes para cocinar.   

Sobre el tema, el ministro Zamora afirmó en entrevista con radio Fides que las colas que hay en diferentes puntos de la ciudad serán abastecidos con todo el stock que hay.

“Que no se desesperen, hay combustible para distribuir, pero deben tener paciencia porque no faltará la provisión a ningún lugar”, garantizó.

Entretanto, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, adelantó que la distribución incluso llegará a las provincias paceñas, ya que se envió al menos 15.000 garrafas de GLP, además de cisternas que ya trasladan gasolina y diésel. 

Datos técnicos

El centro de almacenamiento de combustibles de Senkata  cuenta  con 29 millones de litros de gasolina y diésel  y un stock de 2,2 millones de kilogramos de GLP para abastecer a   ambas  ciudades.

La planta tiene 24 tanques horizontales, tres esferas de gas licuado de petróleo y 22 tanques de combustibles líquidos. La infraestructura está distribuida en una planta de engarrafado, con  capacidad  de 50.000 garrafas por día; una planta de recalificación de cilindros de GLP, y una planta de almacenaje de hidrocarburos líquidos.

Una estación  de servicio vende gasolina, en  La Paz.
Foto: Víctor Gutiérrez / Página Siete

Los bloqueadores robaron y quemaron

Las personas que cercaron durante 11 días  las instalaciones de la planta de Senkata, en El Alto, robaron al menos 600 garrafas de gas licuado de petróleo (GLP), quemaron tres vehículos de uso laboral y destrozaron muros, según la cuantificación preliminar del Gobierno.

“En la planta se ocasionó daños, donde  se tumbó los perímetros durante los conflictos. También vimos la quema de tres autos y en la parte norte de la planta robaron unas 600 garrafas, son datos preliminares, porque aún no se terminó de cuantificar”, adelantó ayer el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría.

Desde el pasado martes 12 de noviembre, un grupo de bloqueadores afín al partido del MAS decidió cerrar todos los accesos a las instalaciones, lo que no permitía la salida de cisternas cargados con combustibles y camiones que trasladen garrafas.

Eso hizo que el Gobierno intervenga  el pasado martes 19, donde los militares y bloqueadores se enfrentaron. El hecho dejó ocho muertos. Incluso el grupo movilizado intentó tomar la planta luego de derrumbar una parte del muro perimetral.